Google pierde la apelación y deberá pagar 4.125 millones por el monopolio de sus servicios en Android a la UE

Un móvil con Android

Unsplash / Adrien

El conflicto judicial que enfrenta a la Comisión Europea y Google por el supuesto monopolio de sus aplicaciones en los móviles Android se aproxima a un final, y Google está más cerca que nunca de la derrota.

El Tribunal General de la Unión Europea ha confirmado este miércoles la decisión que había tomado la Comisión Europea en 2018 y que determinaba que Google había abusado de su posición dominante al imponer restricciones a los fabricantes de móviles Android y los operadores de telefonía.

Estas prácticas, de las que se tiene constancia desde el año 2011, van en contra de la competencia de los mercados y se basan en acuerdos de distribución para que su Buscador y su navegador Chrome estuvieses preinstalados en los dispositivos Android como condición obligatoria para poder utilizar su tienda de aplicaciones Play Store.

La Comisión Europea también denunció la existencia de otros acuerdos por los que Google se comprometía a pagar parte de sus ingresos por publicidad a los fabricantes y operadores por no incluir aplicaciones rivales instaladas por defecto en sus productos.

En su resolución de este miércoles, los tribunales comunitarios confirman la mayor parte de la sanción inicial estipulada por la Comisión Europea en 2018, que era de 4.343 millones de euros y que finalmente se quedará en 4.125 millones de euros, como informa el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en un comunicado.

"El Tribunal General confirma en gran medida la decisión de la Comisión de que Google impuso restricciones ilegales a los fabricantes de dispositivos móviles Android y a los operadores de redes móviles con el fin de consolidar la posición dominante de su motor de búsqueda", concluye la sentencia.

En cuanto a las condiciones de preinstalación impuestas a los fabricantes de dispositivos móviles, la Comisión concluyó que eran abusivas, como recuerda el Tribunal General, que ha rechazado todas las apelaciones de Google a esta decisión. 

El CEO de Google quiere que la compañía sea un 20% más eficiente: los empleados ya temen despidos

"Los conjuntos de aplicaciones de Google habían restringido la competencia durante el período de la infracción, para lo cual Google no había podido demostrar ninguna justificación objetiva", argumenta la sentencia de este miércoles.

También se han rechazado los argumentos de la apelación de Google sobre las condiciones de preinstalación de apps, las restricciones de los acuerdos antifragmentación con las versiones más recientes del sistema Android.

Los únicos aspectos en los que el Tribunal General dan la razón a las apelaciones de Google, y que han contribuido a la rebaja final de la sanción, se deben a fallos en el procedimiento por parte de la Comisión Europea que pueden haber perjudicado el derecho a la defensa del gigante estadounidense, como reconoce la sentencia.

Con esta decisión, desestiman el recurso que había interpuesto Google a la sanción inicial de la Comisión. No obstante, el camino judicial de Google no ha concluido, ya que la sentencia actual del Tribunal General se puede recurrir aún ante la instancia superior, el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE).

Esta investigación, que la Comisión Europea lleva a cabo desde 2015, es muy similar a otra a la que se enfrenta la compañía en Estados Unidos, donde el Departamento de Justicia ha denunciado recientemente que paga "miles de millones"para que su buscador se use por defecto en los móviles de todo el mundo.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.