Pasar al contenido principal

Los grandes bancos continúan financiando carbón pese a haber anunciado un giro hacia las inversiones sostenibles

Un trabajador carga carbón en un camión cerca de una mina del grupo estatal Longmay en las afueras de Jixi, Heilongjiang, China
Un trabajador carga carbón en un camión cerca de una mina del grupo estatal Longmay en las afueras de Jixi, Heilongjiang, China Reuters

  • En el marco de la transición energética, varios bancos anunciaron que no concederán financiación a proyectos intensivos en carbono.
  • Sin embargo, los críticos señalan que se continúan aprovechando ciertas lagunas para financiar a la grandes empresas contaminantes.
  • Los altos mandos de las compañías mineras ven las promesas de los bancos como green washing y aseguran que no se han visto obligados a dar con formas alternativas de encontrar capital.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

En el marco de la transición energética, varios grupos bancarios anunciaron que no concederán financiación a los proyectos intensivos en carbono, sin embargo, las críticas se ciernen en torno al sector y señalan que se continúan aprovechando ciertas lagunas para financiar a las grandes empresas contaminantes, según el Financial Times.

Los 35 bancos más grandes del mundo han prestado 2,7 billones de dólares a empresas vinculadas a los sectores del petróleo, gas y carbón desde que se firmó el Acuerdo de París en 2015, según Rainforest Action Network.

Los bancos de Reino Unido continúan siendo una de las mayores fuentes de financiación de carbón en Europa. Desde noviembre de 2018, han concedido 1.500 millones de libras (unos 1.680 millones de euros al tipo de cambio actual) en préstamos, según el grupo medioambiental Europe Beyond Coal.

Si se dejaran de conceder préstamos a las empresas más contaminantes ayudaría a que fueran más verdes. Cada organización traza las líneas sobre lo que quiere hacer o no.

Los bancos europeos fueron los primeros en adoptar este compromiso para reducir su exposición al sector de combustibles fósiles. De hecho, Credit Suisse fue el último en comunicar que restringirá los préstamos y la suscripción de bonos a los extractores de carbón, los generadores de energía a partir de carbón o las empresas que perforan el Ártico para obtener gas y petróleo.

Leer más: Ikea invertirá 600 millones de euros en sostenibilidad en los próximos doce meses para ser neutral en carbono en 2030

Parece que los bancos van, todavía, por detrás de la industria. Los grandes grupos mineros ya se están retirando del carbón térmico bajo la presión de los inversores. Rio Tinto, por ejemplo, vendió su última mina de carbón en 2018.

Los altos mandos de las mineras ven en las promesas de los bancos un lavado de cara verde (green washing) y aseguran que no se han visto obligados a dar con formas alternativas de encontrar capital ni han experimentado un aumento en los costes de financiación. También señalan que algunas mineras obtienen el 50% de sus ventas a partir del carbón. 

Y además