He pasado una noche en un velero por primera vez y lo volvería a hacer con gusto, aunque no sola

Overall, I enjoyed my stay on this sailboat in Charleston.
Overall, I enjoyed my stay on this sailboat in Charleston.Rachel Askinasi/Insider
  • En un viaje reciente a Charleston, pasé una noche en un velero atracado que encontré por Airbnb.
  • Aunque el barco era una pasada y el clima era perfecto, probablemente no repetiría la experiencia de la misma forma. 
  • Para la siguiente, traería alguien conmigo y probraría a estar más de 18 horas a bordo.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Durante mi reciente viaje a Charleston, Carolina del Sur, pasé una de las 3 noches en un velero.

Este era el velero.
Este era el velero.

Rachel Askinasi/Insider

Una de las cosas más bonitas de Charleston es que está situado en la Costa Este de Estados Unidos y está flanqueada por 2 ríos: Ashley River y Cooper River.

Mientras buscaba sitios para quedarme, encontré un velero atracado en el puerto deportivo de Ashley.

Un todo incluído costaba 746 dólares, pero había una opción que te permitía pasar una noche por 100 dólares.  

Después de contactar con el vendedor, se ofreció a reducir el costo de mi estadía 50 dólares, algo que elevó el coste total a 808 dólares. Comparativamente hablando, los hoteles de 5 estrellas en el área costaban cerca de 500 dólares por noche. 

Nunca antes había dormido en un barco y no tenía ni idea de lo que podía esperar.

El velero estuvo amarrado durante toda mi estadía.
El velero estuvo amarrado durante toda mi estadía.

Rachel Askinasi

Vi fotos del barco, pero no estaba segura de si en persona sería igual. Sin embargo, cuando llegué y me subí a bordo me sorprendió mucho lo que me encontré. 

También tenía miedo respecto a la seguridad. Cada vez que pensaba que iba a dormir en un barco amarrado en un puerto, la ansiedad venía a advertirme de que iba a ser mi compañera de viaje. 

Leí todas las reseñas de Airbnb sobre lo increíble que les había resultado la experiencia e incluso tuve una conversación con el propietario sobre la seguridad en el muelle. Todo esto me ayudó a aliviar un poco mis preocupaciones, no obstante, tuve ansiedad durante toda la noche. 

Pedí un check-in temprano para poder encontrar el barco mientras todavía estaba iluminado, algo que recomiendo encarecidamente. 

Caminé por el muelle antes de encontrar el velero.
Caminé por el muelle antes de encontrar el velero.

Rachel Askinasi/Insider

El check in fue a las 17, pero como anochece a esa hora pregunté si podía ir un poco antes para así encontrar el velero con más facilidad. Fue lo mejor que pude haber hecho. 

La caminata desde el coche hasta el bote, que estaba al final del muelle, me llevó alrededor de 10 minutos y me encantó hacerlo con luz, ya que de la otra manera podría haber dado algún paso en falso y caer al agua. 

Mi experiencia con el propietario fue fantástica. Estaba siempre disponible e incluso me llamó para ayudarme a localizar el velero. 

Me quedé alucinada con la cantidad de espacio interior que tenía el velero.

A photo of the indoor living space.
A photo of the indoor living space.

Rachel Askinasi/Insider

Después de abrir la puerta con un par de problemas, el pestillo se atascó cuando tiré en lugar de empujar, bajé los escalones y me dirigí hacia el interior. 

A mi derecha se encontraba la cocina, a la izquierda el baño y al frente una sala de estar con 2 sofás y una mesa plegable. 

También había una pequeña televisión en la pared con canales por cable. Eso sí, estuve mucho tiempo en el exterior del velero.

Hacía una noche preciosa, así que pasé el mayor tiempo en el exterior.

Me relajé con el pijama en la parte exterior del velero.
Me relajé con el pijama en la parte exterior del velero.

Rachel Askinasi/Insider

Opté por pasar el rato en el exterior, algo que me dejó familiarizarme con el movimiento del bote y observar todo lo que me rodeaba para establecer una sensación de seguridad. 

Estuve viendo series en mi smartphone y llamé a un par de amigos para no sentirme sola. Unas 3 horas después, como a las 11 de la noche, entré en el interior para acostarme. 

Me lavé los dientes en el pequeño, pero encantador baño y me metí en la cama. 

La decoración era preciosa.
La decoración era preciosa.

Rachel Askinasi/Insider

El baño tenía inodoro y lavabo y estaba muy bien decorado. El espejo redondo también le daba mucha personalidad. 

Había 2 dormitorios a bordo, pero me decidí por el más alejado de la puerta. La habitación tenía forma de triángulo y elegí dormir sobre lo que parecía el pie de la cama, pero en realidad era el cabecero. 

Estaba muy emocionada de estar en la cama y quedarme dormida, pero no se cumplieron mis planes. 

Desafortunadamente no dormí mucho.
Desafortunadamente no dormí mucho.

Rachel Askinasi/Insider

Por lo general no me mareo en el mar, pero según me acosté empecé a sentir náuseas, pero esto no fue lo que me mantuvo despierta. 

A pesar de que el propietario me aseguró un millón de veces que era seguro, mis miedos se apoderaron de mí. 

Al estar sola, un montón de malos pensamientos me invadieron: ¿Qué pasa si se rompe el barco en una fuga? ¿Y si sube alguien a bordo?

Estuve despierta casi toda la noche con la excepción de alguna cabezada, pero eso no fue culpa del barco o del propietario. Si no tienes ansiedad severa, probablemente dormirás como un bebé. 

Como ya me dijeron, no pasó nada. Lo que tengo claro es que hubiese disfrutado mucho más la experiencia si alguien se hubiese quedado conmigo. 

En mi opinión, caben cómodamente 3 personas en el barco y lo hubiese disfrutado más con un par de amigos.

There was plenty of room for three people.
There was plenty of room for three people.

Rachel Askinasi/Insider

Entre el segundo dormitorio y el cómodo sofá, creo que había espacio para más pasajeros. 

En la descripción del barco señalaba que podían entrar 6 personas, pero creo que hubiese estado algo abarrotado. 

Si hubiese venido con un par de amigos la experiencia hubiese sido mucho mejor. 

Para cualquier interesado, recomendaría un check-in temprano y un check-out tardío.

El café mañanero con estas vistas fue lo mejor de la experiencia.
El café mañanero con estas vistas fue lo mejor de la experiencia.

Rachel Askinasi/Insider

Creo que para disfrutar de todo lo que da el barco es necesario tener mucho tiempo. 

Me desperté con una temperatura perfecta. 

Me hice un café y me senté en la parte delantera para tomar el sol. El propietario me llamó cerca de las 10 para ofrecerme un check-out más tardío, pero tenía que seguir con mi viaje. 

Me hubiera encantado quedarme más tiempo a bordo y lo recomiendo mucho, especialmente si te gusta el mar o el río. 

En general, creo que alojarse en un barco es una forma maravillosa de experimentar la belleza de Charleston. 

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.

Etiquetas: