Bankinter recurrirá el nuevo impuesto a la banca, mientras que BBVA, Santander, Caixabank o Sabadell lo estudian y alertan de que reducirá el crédito

María Dolores Dancausa, CEO de Bankinter.
María Dolores Dancausa, CEO de Bankinter.
  • El Congreso dio luz verde la semana pasada al nuevo impuesto a la banca en el mismo paquete de medidas que el nuevo gravamen a las energéticas. 
  • Los bancos mantiene su advertencia de que este nuevo impuesto impactará en la economía española y afectará a la concesión del crédito. 

Los grandes bancos continúan advirtiendo de los efectos que tendrá el nuevo impuesto a la banca. Consideran que no será bueno para la economía en este momento de incertidumbre y que puede acabar frenando el crédito, mientras esperan al texto final para decidir si lo recurren ante los tribunales

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, ha dicho que acatarán el impuesto que está a punto de ser aprobado, a pesar de "cientos de informes que decían que no eran lo que había que hacer". 

"Vamos a recurrirlo el día después de pagarlo", ha dicho Dancausa. "Lo vamos a hacer porque nos parece un impuesto injusto y confiscatorio y se ha construido sobre unas bases que son endebles", ha explicado la directiva en el marco del XIII Encuentro financiero organizado por KPMG y Expansión.  

El Congreso dio luz verde la semana pasada al nuevo impuesto a la banca en el mismo paquete de medidas que el nuevo gravamen a las energéticas. Ahora el texto, con las últimas enmiendas incluidas como la petición de PNV de que afecte a todas las entidades que operan en España, pasará el Senado para completar su tramitación en las Cortes. 

Una mujer pasa por delante de un anuncio de hipotecas en una calle de Madrid

Daño a la economía española

"Todavía no hemos decidido si lo recurriremos, pero esto no es bueno para la economía española", ha dicho el consejero delegado de BBVA, Onur Genç en el mismo foro. En este sentido, Genç ha apuntado que hay varias razones, en primer lugar porque va a dañar al crecimiento y puede limitar el crédito. 

"Pones impuestos específicos cuando quieres limitar la actividad del sector. Esto no debería ser el caso de la banca, la banca está para dar crédito y este impuesto va a dañar la economía. El crecimiento de la economía es nuestro interés y esto va a dañar el crecimiento de la economía", ha asegurado el directivo. 

Además, Genç ha señalado que "no es el momento correcto" para impulsar este impuesto. El directivo ha señalado que, en su opinión, deberíamos estar hablando de temas como la sostenibilidad y se ha preguntado si es extraordinario que los tipos de interés estén en positivo. 

Por su parte, António Simões, consejero delegado de Santander España y responsable regional de Europa, también se ha mostrado contrario al nuevo gravamen. 

"Nos parece una medida equivocada", ha destacado el directivo, que ha señalado que llega en un momento en el que la rentabilidad todavía está por debajo del coste de capital, apuntando que este indicador está entre el 10% y el 11% para Santander en España. 

Además, ha dicho que considera que es malo para "la competitividad con las inversiones en España" al comparar la cotización de la banca española con el resto de los mercados europeos. 

Por su parte, Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank ha apuntado que van a ir "poco a poco". 

"Tenemos que ver cuál es el texto final", ha destacado el directivo, que ha recordado que la entidad tiene unas "obligaciones fiduciarias" con sus accionistas, por lo que si piensan que esta regulación "no es conforme a derecho" su obligación como gestores será recurrirlo.  

Trasladar el impuesto a los clientes 

En el texto del nuevo impuesto se recoge que no puede trasladarse este a los clientes. Algo que ya había pedido el Banco Central Europeo en su análisis sobre los tributos a la banca, donde se recogía que no estaban a favor de este tipo de gravámenes. 

El informe del BCE, que no es vinculante, cuestionaba que no se trasladara el efecto de este nuevo impuesto a los clientes. 

En este sentido, se ha pronunciado el consejero delegado de Sabadell, César González-Bueno, que se ha preguntado cómo tiene que actuar la banca si por un lado, los preceptos de la autoridad bancaria, la EBA, estipulan que los efectos de los impuestos deben trasladarse a su política comercial, mientras que en el texto del gravamen se estipula que no pueden hacerlo. 

González-Bueno ha destacado que las razones para estar en contra de este impuesto son "tremendamente objetivas, ya que se ha tramitado de forma urgente, no ha tenido el sosiego que debe tener". 

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.