Pasar al contenido principal

Los inversores de Facebook abren un nuevo frente en la guerra contra Mark Zuckerberg: ahora quieren una investigación independiente sobre su poder "desmedido"

Facebook CEO Mark Zuckerberg.
Mark Zuckerberg, CEO de Facebook. Reuters

Un inversor activista de Facebook ha abierto un nuevo frente en la guerra contra Mark Zuckerberg, pidiendo una investigación independiente sobre la estructura de gobierno de la compañía.

La demanda ha sido realizada por el supervisor de las cuentas públicas de la ciudad de Nueva York, Scott Stringer, que controla aproximadamente 785 millones de dólares en acciones de Facebook, y se produce a continuación de que los accionistas independientes votaran abrumadoramente por el cambio en la presidencia de Facebook.

En la reunión anual de accionistas de la red social celebrada la semana pasada, el 68% de los inversores externos votaron a favor de que Zuckerberg fuera destituido como presidente, mientras que el 83,2% exigió la abolición de la estructura de acciones de clase dual de Facebook.

A pesar de esos números, Zuckerberg y la administración de Facebook rechazaron las propuestas debido a su abrumador poder. Las acciones de Clase B, que están controladas por las personas que están dentro del corazón de la compañía, tienen 10 veces más valor de voto que las acciones de Clase A.

El resultado, y la reticencia de Facebook al cambio, han llevado a Stringer a hacer público su llamamiento a una investigación independiente. El 15 de abril escribió una carta a Susan Desmond-Hellmann, la principal representante independiente de la junta directiva de Facebook, en la que ha expuesto sus demandas. Business Insider ha tenido acceso a una copia de la carta.

En la misiva de siete páginas, solicita a Desmond-Hellmann a tomar "medidas decisivas" y encargar una investigación sobre cómo "los acuerdos de gobernabilidad han contribuido al desarrollo de la cultura corporativa de Facebook, ofreciendo respuestas inadecuadas a problemas importantes y a la falta de reconocimiento de mayores responsabilidades por parte de los accionistas".

Leer más: La revuelta en Facebook se pone sangrienta: inversores independientes votan en masa para echar a Zuckerberg de presidente

Stringer afirma que esto debe llevarse a cabo por alguien que sea independiente de la junta directivo, en medio de la preocupación de que incluso los miembros externos, como Desmond-Hellmann, "carecen de la objetividad necesaria para evaluar acuerdos de gobernabilidad" porque "le deben sus asientos" a Zuckerberg. Su sugerencia ha sido nombre un "experto externo", potencialmente alguien que tenga relación con la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos (SEC).

New York City Comptroller Scott Stringer.
Scott Stringer. REUTERS/Brendan McDermid

Stringer y otros accionistas externos han visto con horror cómo varios escándalos se han ido extendido a través de Facebook. Stringer enumera varios en su carta, incluyendo la interferencia electoral en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, los mensajes de odio que se publican en la plataforma y la gigantesca brecha de datos protagonizada por Cambridge Analytica el año pasado.

"Facebook juega con los límites ... pero aún no, al menos públicamente, ha considerado cambios de mayor alcance", razona. "Facebook no ha logrado adaptarse a las responsabilidades añadidas que conlleva el gran crecimiento de la empresa".

En una declaración enviada a Business Insider, Stringer añade lo siguiente:

El enorme poder de Mark Zuckerberg en Facebook debe terminar. La compañía depende completamente de una persona, que no es responsable ante nadie, para administrar el día a día y supervisar las operaciones en constante expansión de la compañía, lo que demuestra una falta de sentido comercial básico y mantiene a la empresa en un constante estado de agitación. La sala de juntas de Facebook debe estar agrietada porque la empresa no tiene responsabilidad con sus usuarios, sus inversores o con la democracia.

Business Insider ha contactado con Facebook para solicitar alguna valoración al respecto.

La compañía ha respondido a la carta de Stringer, pero Business Insider entiende que ha dicho poco para insinuar que accederá a su petición. En su lugar, la compañía ha señalado los cambios de gobierno realizados el año pasado, cuando reforzó el poder de su comité de auditoría, que está presidido por el ex jefe de personal de la Casa Blanca, Erskine Bowles.

El supervisor de las cuentas públicas de la ciudad de Nueva York espera que otros inversores se unan a su llamada para abrir una investigación independiente, mientras se está trabajando para proponer otro votación de los accionistas con el objetivo de intentar nombrar un presidente independiente.

Y además