Pasar al contenido principal

Hay un mercado negro de leche materna en EEUU en el que los padres se arriesgan a adquirir productos contaminados

  • La leche materna es una gran comodidad para los padres que no pueden amamantar.
  • Se estima que alrededor del 26% de los norteamericanos acuden a este método para alimentar a sus hijos, el resto usa la fórmula para bebés, que resulta no ser la forma más saludable de alimentarlos.
  • Esto obliga a los padres a recurrir a tiendas online para comprar leche materna, que no siempre resulta ser 100% materna. 

Esta es la transcripción del vídeo

Brasil se toma el tema la leche materna muy en serio. Cuenta con más de 200 bancos de leche en todo el país, el mayor número de todos. Pero aquí está la parte extraña: Estados Unidos, que tiene una vez y media la población de Brasil, sólo tiene 24 bancos de leche que distribuyen menos de seis mil onzas (177 litros) de leche materna al año. Y eso es un problema serio, ya que las unidades de cuidados intensivos por sí solas demandan más de 63 millones de onzas al año, por lo que los padres de bebés sanos necesitan encontrar otra manera de alimentar a sus hijos, y recurrirán a otras fuentes más oscuras.

Por supuesto, muchos padres tienen incorporado un suministros de leche materna de forma gratuita. Pero no todo el mundo puede amamantar. Esto puede deberse a que no producen lo suficiente por sí solas, a que su horario de trabajo les deja poco tiempo para amamantar o a que simplemente no tienen senos. De hecho, se estima que solo el 26% de los norteamericanos es capaz de amamantar. Por lo tanto, si les falta leche materna, muchos padres se dirigirán a grupos como Human Milk 4 Human Babies, que conecta a los donantes de leche con los buscadores de leche. En este caso, ayudan a más de 20.000 miembros de su comunidad en 52 países. Pero todavía no hay suficiente leche para todos.

Aquí es donde entran en juego los mercados online. En las webs de anuncios clasificados como Only The Breast y Breast Moms Unite, la gente vende su leche por unos 2 dólares la onza (30 ml). Esto es una ganga comparada con los más de cuatro dólares que los bancos de leche ya cobran. Pero este es un caso en el que se obtiene lo que se paga, porque la leche que puede no ser 100% humana. En un estudio de 2015, por ejemplo, se investigó el origen de la leche de un mercado online.

Leer más: Bancos de leche materna, una importante ayuda para los recién nacidos

Analizaron el contenido de cada muestra y descubrieron que una de cada 10 muestras estaba contaminada con leche de vaca, además de tener cantidades significativas. Las muestras contaminadas contenían aproximadamente un 10% de leche de vaca. Eso es mucho más que unas pocas gotas… Además, un informe de 2013 descubrió que el 74% de la leche de las tiendas online contenían bacterias dañinas, que probablemente provenían de una recolección, almacenamiento o envío deficiente.

Todo esto plantea la pregunta: ¿Por qué pasar por la molestia y el riesgo, cuándo puedes fácilmente comprar un poco de fórmula para bebés de tu supermercado? Bueno, la fórmula no es suficiente. La leche materna humana está repleta de nutrientes que desarrollan el cerebro, anticuerpos que combaten enfermedades que estimulan el sistema inmunológico y bacterias fundamentales que aceleran la flora intestinal de los bebés. Pero la fórmula para bebés no tiene anticuerpos ni bacterias y eso puede ser la gran diferencia.

Las investigaciones calcularon que más de 800.000 bebés alimentados con fórmula que mueren cada año en todo el mundo podrían haberse salvado con la lactancia materna. Así que los padres están atrapados entre la espada y la pared. ¿Fórmula o leche misteriosa? Un hecho curioso, en Brasil, el gobierno financia a los mensajeros en motocicletas para que recojan la leche materna directamente en las casas de la gente.

Y además