Pasé de los grandes cruceros a uno pequeño de 140 pasajeros, y mereció la pena

Rebecca Deurlein y su marido a bordo del Windstar Wind Spirit.
Rebecca Deurlein y su marido a bordo del Windstar Wind Spirit.

Rebecca Deurlein

  • Cuando sus hijos eran pequeños, Rebecca Deurlein reservaba todos los años un crucero para pasar unas vacaciones en familia.
  • Pero empezó a cansarse de los barcos abarrotados y de la comida insípida, así que probó la experiencia de los barcos pequeños.
  • Deurlein asegura que el increíble servicio y las deliciosas comidas gourmet merecieron la pena el aumento de precio.

Cuando mis hijos eran pequeños, me encantaban los cruceros en megabuques. Nuestra familia reservaba cruceros anuales probando diferentes navieras y barcos.

Aunque en aquel momento eran perfectas, poco a poco empecé a sentir "fatiga de crucero". 

Estaba cansada de pelearme por las tumbonas, de hacer cola en los bufés y de lidiar con las multitudes. Los casinos llenos de humo, los hipnotizadores y los pianistas que tocaban "Sweet Caroline" ya no me atraían. 

Cuando nuestros hijos se fueron a la universidad, mi marido y yo pensamos que nos habíamos cansado de los megabuques.

Así que cuando empezamos a buscar un viaje para celebrar nuestro aniversario, propuse una experiencia en un barco pequeño. Había oído a amigos hablar de los placeres de navegar en un barco pequeño, y por fin podíamos permitírnoslo. 

Habíamos pagado hasta 100 dólares (91 euros) al día en cruceros en megabuques. En los barcos más pequeños, el precio se acerca a los 600 dólares (547 euros) diarios por persona. Un aniversario especial era mi excusa para derrochar. 

Me sentí atraída por el Wind Spirit de Windstar: un velero de 140 pasajeros con el que fácilmente convencería a mi marido marinero. Elegimos un viaje de 7 días por Tahití, las islas de la Polinesia Meridional y Bora Bora. El crucero costó 4.299 dólares (3.925 euros), unos 614 dólares (560 euros) diarios por persona.

Crucero pequeño

Rebecca Deurlein

Viajamos en el Windstar este mes de marzo. He aquí los pros y los contras de elegir una experiencia en un barco pequeño.

La proporción de personal por pasajero hizo que el servicio fuera increíble

Compartimos nuestro pequeño barco –que parecía más bien el yate de un amigo rico– con solo otros 100 pasajeros.

Con 100 empleados a bordo, el servicio era increíblemente personalizado y las excursiones, íntimas. 

Un día, 6 de nosotros visitamos una isla privada. Los miembros de la tripulación nos recibieron con guirnaldas de flores, bebidas tropicales y toallas de playa. 

Cuando pedí un ron de coco con coca-cola en el bar tiki que habían montado, el camarero se dio cuenta de que no tenía ese licor en concreto. Antes de que pudiera sugerirle otra opción, llamó al barco, informó de que uno de los pasajeros quería ron de coco, colgó y sonrió. "Lo traerán del barco", afirmó. "Le entregaré su bebida cuando llegue".

Parecía como si todos tus caprichos pudiesen ser atendidos. 

Crucero pequeño

Rebecca Deurlein

Pudimos acceder a destinos que no están abiertos a los megabuques y visitarlos sin aglomeraciones

Los grandes barcos no pueden acercarse a algunas de las islas a las que viajamos por motivos medioambientales y logísticos. 

Como el Wind Spirit no necesitaba grandes muelles para atracar ni los canales necesarios para los barcos más grandes, navegamos fácilmente hasta las calas y echamos el ancla. 

Cada vez que salíamos a cubierta, nos encontrábamos con paisajes como las verdes montañas de Moorea sobre el agua azul o las cabañas tradicionales bajo las palmeras. Estas vistas nunca estaban bloqueadas por barandillas abarrotadas de gente. 

Las islas que visitamos también estaban casi vacías de turistas. No había más de 8 personas en nuestro grupo en todas las excursiones que reservamos. 

¿Te esperará un crucero si llegas tarde a una escala en un puerto? Un capitán te da la respuesta

Me alegré de evitar los enormes cruceros con miles de pasajeros desembarcando al mismo tiempo y siendo llevados a las mismas atracciones.

Cada isla parecía privada; cada excursión podía adaptarse a nuestros deseos. 

El entretenimiento a bordo es muy reducido y sencillo 

En un barco pequeño no hay espectáculos al estilo de Broadway. No hay casinos, tiendas ni toboganes de agua. 

La experiencia es más parecida a la de un yate, donde uno se empapa del destino en lugar de seguir un itinerario repleto de actividades. 

Podríamos visitar el puente y hablar con el capitán, apuntarnos a una clase de mixología o sentarnos con los isleños locales a hacer artesanía tradicional. Como me comentó Calvin Dsouza, director general de un hotel de Windstar Cruises: "Es una oportunidad para realmente conectar con el lugar".

 

El puerto deportivo acuático del barco, solo abierto cuando el barco estaba fondeado, estaba en la cubierta un piso más abajo de nuestro camarote. Rodeados de bellos paisajes, saltábamos desde la cubierta, flotábamos en una plataforma o trampolín, o cogíamos un kayak o una tabla de paddle surf.

Era surrealista nadar directamente desde el barco hasta el océano Pacífico. De vez en cuando se unían otros, pero muchas veces estábamos solos.

Sentir que el barco y el destino eran nuestros para explorarlos fue mi aspecto favorito de los cruceros en barcos pequeños.

Estaba cansada de la comida de los cruceros, pero las opciones gourmet de los buques pequeños me hicieron cambiar de opinión

La comida a bordo fue mi segundo aspecto favorito. Había renunciado prácticamente a los cruceros por culpa de la comida: huevos que nunca sabían a huevo, ligeras variaciones de los mismos platos en varias comidas y menús diseñados en función del número de personas que podían alimentar en lugar de la creatividad. 

La experiencia gastronómica en un barco pequeño era todo lo contrario. Windstar colabora con James Beard y ofrece cocina galardonada en su menú nocturno. 

La comida a bordo superó con creces mis expectativas. Disfrutamos de pan recién salido del horno, un cochinillo entero, colas de langosta, paella y filetes perfectamente cocinados. Todas las comidas me encantaron. 

Una de mis experiencias gastronómicas favoritas fue en Bora Bora. Llegamos a una isla privada con vistas al monte Otemanu y nos sirvieron pargo rojo fresco y bebidas de primera calidad generosamente servidas, todo ello mientras charlábamos con otros pasajeros que se habían convertido en amigos. 

Merece la pena el precio si puedes entretenerte solo

Si no necesitas 100 actividades a bordo, los cruceros en barcos pequeños son para ti. Los barcos pequeños no te entretienen todo el día: tú encuentras y creas tu propio entretenimiento.

El Wind Spirit es más caro de entrada que un megabuque normal, pero merece la pena cada céntimo, y volveré a reservar unas vacaciones en un crucero pequeño.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.