Pasar al contenido principal

Por qué no existen más y mejores métodos anticonceptivos para los hombres

  • Tradicionalmente, la medicina se ha preocupado más por ofrecer más opciones anticonceptivas a las mujeres que a los hombres.
  • Distintas investigaciones se han ido topando con diferentes impedimentos biológicos que han hecho más complicada la creación de un método sin demasiados efectos secundarios. 
  • Se han desarrollado métodos como gele  o sustancias capaces de crear una "esterilidad temporal".

Narrador: ¿Sabías que el preservativo tiene más de 5.000 años? Así es, algunas de las primeras formas de control de la natalidad se remontan a unos 3.000 años antes de Cristo, y aunque el preservativo haya evolucionado desde la Edad de Bronce, los hombres todavía no tienen una opción mucho mejor milenios después. A parte de la vasectomía.

Especialmente, en comparación con las píldoras, los DIU, y los parches disponibles hoy en día para las mujeres. Entonces, ¿Por qué no tenemos un mejor control de la natalidad para los hombres?

En 2002, investigadores preguntaron a más de 9.000 de cuatro continentes si estarían dispuestos a usar un anticonceptivo capaz de impedir la producción de esperma. Más de la mitad dijo que sí. Así que el problema no es la falta de interés, es en parte la biología humana. Las mujeres expulsan sólo uno o dos óvulos al mes. Los hombres, por otro lado, producen esperma diariamente, y no son sólo uno o dos.

Michael Skinner: Se producen, literalmente, cientos de millones de espermatozoides cada día, así que, debido a que hay tanta producción de espermatozoides, en realidad si reduces tu número de espermatozoides en más del 90%, serías siendo completamente fértil.

Narrador: Para alcanzar la infertilidad, el recuento de espermatozoides de un hombre debe ser de 1 a 10 millones por mililitro, pero es casi imposible llegas a esas cifras, al menos sin efectos secundarios. Esto se debe a que el recuento de espermatozoides está relacionado con la producción de testosterona. En el pasado, los investigadores trataron de disminuir la testosterona en un intento de reducir el número de espermatozoides.

Michael Skinner: El problema es que no tienes libido, tienes muy poca testosterona para actuar sobre otros tejidos y así sucesivamente, por lo que los efectos secundarios fueron tan dramáticos que realmente nunca podría ser una nueva píldora anticonceptiva.

Narrador: Los científicos también han intentado usar diferentes compuestos que ataquen a las células que producen el esperma. Pero de nuevo, la biología se ha interpuesto en el camino. Las células germinales, como se las llama, se desarrollan dentro de una estructura en forma de fortaleza dentro de los testículos.

Leer más: Así afecta la ropa interior masculina a la cantidad y la calidad del esperma, según un estudio de Harvard

Michael Skinner: Así que, literalmente, nada puede atravesarlo. Ha habido muchos estudios de pequeñas moléculas para tratar de atacar la célula germinal e impedir que funcione. Prácticamente, puedo pensar en 10 o 15 compuestos diferentes que en realidad han sido desarrollados para hacer eso, pero no funcionan debido a esa barrera.

Narrador: Pero la compleja anatomía masculina no es el único problema, también es la financiación o la falta de ella. En 2002, dos grandes compañías farmacéuticas se interesaron por la anticoncepción masculina, Schering y Organon. Y juntos, financiaron un gran ensayo clínico sobre un anticonceptivo basado en hormonas, ofreciendo la esperanza de que una píldora respaldada por Big Pharma podría estar en el horizonte.

Christina Wang: Luego, estas dos empresas se convirtieron, como ya se sabe, en empresas más grandes, y luego en empresas aún más grandes, por lo que ahora se fusionan entre grandes empresas, y la salud de las mujeres sigue siendo una prioridad en muchas de las empresas, mientras que la salud de los hombres se ha convertido en parte de la cuestión general de la salud. Y por lo tanto, el desarrollo de la anticoncepción tiene una prioridad muy baja.

Narrador: Según la Dra. Wang, la anticoncepción masculina también era demasiado arriesgada para las grandes farmacéuticas en ese momento. Se desconocen los efectos secundarios a largo plazo. A las compañías les preocupaba que las mujeres no pudieran confiar en él, y a pesar de los resultados de las encuestas, no estaba claro si los hombres usarían realmente un anticonceptivo basado en hormonas. Hoy en día, los fondos limitados provienen principalmente de las agencias gubernamentales como los Institutos Nacionales de Salud. De hecho, hay algunas líneas de investigación prometedoras. La Dra. Wang está trabajando en un gel que puede reducir la testosterona donde importa, en los lugares donde se producen los espermatozoides, mientras mantiene los niveles de testosterona normales en otros lugares. Esto significa un número menor de espermatozoides y, lo que es más importante, ningún efecto secundario reseñable.

Christina Wang: Tenemos estudios preliminares que demuestran que si le aplicamos el gel y si el hombre se aplica el gel, el 90% de los hombres alcanzarán el nivel del que se habla, 1 millón por mil. Y Skinner está siguiendo un nuevo enfoque, cerrando las células de Sertoil, que son parte de esa barrera impenetrable que alberga a las células germinales.

Michael Skinner: Así que, si apagamos la célula de Sertoil, también acabamos con la producción de esperma. 

Narrador: Pero quizás, lo más prometedor sea una especie de “vasectomía reversible” que está desarrollando.

Michael Skinner: Así que, ahora tienen la capacidad de inyectar ese gel en lo que se llama el conducto deferente, y crea ese tapón, así que, esencialmente hace lo mismo, pero no tienes que cortarlo. Entonces, créetelo o no, puedes inyectarte esta mezcla química, que disolverá el tapón y así podrás recuperar su fertilidad.

Narrador: Pero, por muy prometedores que puedan ser estos enfoques, todavía quedan años, sino décadas, según Skinner. Y, sin más fondos, es posible que algunos de ellos nunca lleguen al mercado. Así que, al menos por ahora, a los hombres les quedan pocas opciones: vasectomías irreversibles, cortes, e inventos de la Edad de Bronce ligeramente actualizados.