Los motivos más comunes por los que un juez ordena la anulación del testamento

legal, justicia, juez, juzgado

Getty Images

  • Un juez puede anular un testamento si cree que este no se ha hecho correctamente, tal y como indica el Código Civil.
  • En caso de que exista un testamento anterior válido, será este el que sustituya al antiguo.

El testamento es un documento por el cual una persona expresa antes de fallecer cómo quiere que se reparta su patrimonio tras su muerte. Es un procedimiento muy útil para la gestión de una herencia y que se puede realizar de diferentes formas.

Lo más común es hacerlo ante notario y con el asesoramiento del mismo, pero también se puede realizar un testamento cerrado, que no puede ser abierto hasta la muerte del titular. Otra variante muy usada es el testamento ológrafo, que debe escribirse de puño y letra y al que se le da validez una vez ha ocurrido el fallecimiento.

En cualquiera de estas tres modelos puede ocurrir que el testamento sea anulado por un juez, puesto que como cualquier documento oficial, deben respetarse diferentes aspectos.

Las causas más frecuentes de anulación del testamento

Uno de los motivos más habituales por los que se anula un testamento es la incapacidad de la persona que lo ha realizado para hacer este documento. Y es que, como recoge el Código Civil, no pueden realizar un testamento ni los menores de 14 años, ni aquellas personas que "habitual o accidentalmente" no se hallen en su "cabal juicio".

Se entiende por esto padecer alguna alteración psíquica que le impida entender el significado, la dimensión y consecuencias de este documento. Suele ocurrir en casos de personas mayores que tienen demencia, alzhéimer o cualquier otra enfermedad cognitiva.

Para que un juez anule el testamento debe haber, el caso debe estar acreditado, contando con informes médicos que atestigüen la enfermedad. Por este motivo, el proceso se complica si se denuncia la nulidad una vez el testador ha fallecido, ya que no se pueden aportar nuevos informes.

Otra de las razones más comunes es la de coacción. Y es que un testamento debe hacerse de forma libre, sin ningún tipo de manipulaciones ni amenazas, de lo contrario puede darse por nulo.

De nuevo, descubrir y aportar pruebas de los vicios en la voluntad puede ser algo complejo y debe haber algo que lo acredite para que un juez pueda aplicar la nulidad.

¿Qué pasa cuando se anula un testamento?

Anular un testamento significa que todas las disposiciones que hay en él sobre el patrimonio del  difunto pierden su validez legal, por lo que no se pueden realizar. El proceder, a partir de ahí, depende de si existen otros testamentos anteriores y de los herederos.

En caso de que haya un testamento previo que sea válido, este sustituye al testamento anulado, haciendo la gestión mucho más sencilla.

Si no hay más testamentos, que es lo que suele ocurrir, la herencia se repartirá según la normativa recogida en el Código Civil. Es decir, siguiendo el orden de sucesión por el que primero van los descendientes, luego los ascendientes, cónyuge y parientes colaterales. En último lugar, y si no hubiera familiares o todos renunciaran a la herencia, esta iría al Estado.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.