La muerte del bitcoin deja de estar de moda: los pronósticos que anticipaban su "inevitable" desaparición se han evaporado en el último año

Bitcoin
Getty Images/ Jirapong Manustrong

Getty Images/ Jirapong Manustrong

  • La volatilidad del bitcoin ha echado para atrás a muchos inversores y es la causante de que analistas y medios hayan pronosticado su desaparición en 382 ocasiones desde su lanzamiento en 2010.
  • En 2020, sin embargo, estos se redujeron un 68,29%, al registrarse solamente 13 "obituarios".
  • El activo cayó con fuerza en marzo, pero se recuperó y en los últimos meses del año experimentó un rally alcista que culmino este 8 de enero, cuando el bitcoin alcanzó los 41.000 dólares.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si hay algo que ha caracterizado al bitcoin desde su lanzamiento en 2010 es su altísima volatilidad, una característica que ha frenado a muchos inversores y es la causante de que se haya pronosticado la desaparición de la criptomoneda en múltiples ocasiones. 382 desde su creación, para ser exactos, según datos de Crypto Parrot.

Pero en 2020, esos "obituarios" han caído con fuerza: un 68,29% menos en comparación con 2019, ya que solo se han registrado 13 pronósticos de desaparición frente a los 41 del año anterior. Este sería el número más bajo desde 2013, asegura el medio.

2017 fue el año en el que más obituarios de bitcoin se registraron, unos 124, mientras que en 2010 tan solo se registró uno. Esos 124 pronósticos se dieron en un contexto en el que el precio del activo pasó de los 997 dólares registrados en enero a los 19.343, su máximo de ese año. 

La felicidad no duró mucho tiempo. El bitcoin experimentó una fortísima corrección y se desplomó hasta el entorno de los 3.000 dólares, es decir, el activo perdió un 80% de su valor. 

En marzo de 2020 la criptomoneda bajó hasta los 4.000 dólares, pero no había experimentado anteriormente el mismo rally alcista que en 2017. La crisis causada por el coronavirus hizo tambalearse todos los mercados en ese mes, a partir del cual el bitcoin — y con ella, el resto de criptomonedas — empezó la recuperación.

Tal y como se aprecia en el gráfico, el precio del bitcoin se disparó en los últimos meses del año. No hay una razón única que justifique este rally, pero expertos consultados previamente por Business Insider España apuntar a un mayor apoyo de grandes corporaciones, como BBVA y Paypal, que ahora permiten operar con la criptomoneda, así como su uso para refugiar valor y la apuesta de grandes inversores ante los pobres retornos de otros activos.

Cotización de bitcoin el 27 de enero de 2021

Markets Insider

Todas estas razones explican la disminución de obituarios, si bien otros analistas advierten de que se trata de una burbuja, basándose en previas experiencias como la citada de 2017. No obstante, no es fácil pronosticar el fin de un activo que en el último año ha crecido más de un 300%.

En 2021, el bitcoin siguió con la racha alcista del año anterior y alcanzó los 41.000 dólares el día 8 de enero, aunque en los últimos días ha caído hasta cotizar en torno a los 30.000 este miércoles. 

Por qué las criptomonedas son la nueva gran revolución tecnológica, según el emprendedor e inversor en startups Eneko Knörr

En términos de capitalización, la criptomoneda más conocida cuenta con un valor de mercado de un billón de dólares, es decir, equivale a toda la economía de países como Suiza y a la mitad de la compañía más capitalizada del mundo, Apple.

Ante este crecimiento, los medios generalistas y algunos economistas que al principio eran escépticos parecen estar cambiando su discurso a medida que las grandes compañías apoyan al activo.

Otros artículos interesantes:

Las criptomonedas nunca podrán funcionar como las divisas actuales, según economistas de UBS y de Axa IM

Los sueldos en la industria de las criptomonedas, al descubierto: salarios entre 49.700 y 330.000 euros en Coinbase, Facebook, PayPal y otras empresas

Un inversor que apostó por bitcoin en 2013 explica que el mejor momento para invertir es cuando nadie habla de él y advierte de que esta no es la primera burbuja