Parece que Google no puede tomarse ni un respiro

Hasan Chowdhury,
Sundar Pichai, CEO de Google.
Sundar Pichai, CEO de Google.

REUTERS/Gonzalo Fuentes

  • Gemini, el modelo de inteligencia artificial de Google, ha recibido críticas por sus problemas de generación de imágenes.
  • Los críticos afirman que las imágenes inexactas de Gemini se deben a que está "despierta".
  • El problema oscurece el verdadero impulso innovador que Google ha dado este mes a la IA.

Google tenía mucho de IA de lo que presumir este mes.

El gigante de las búsquedas anunció una importante actualización de su modelo de IA Gemini. Lanzó nuevos modelos de código abierto llamados Gemma. E introdujo una nueva suscripción de 20 dólares al mes para dar a los usuarios acceso a su IA de gama alta.

En conjunto, estos anuncios deberían haber marcado un hito para el gigante de las búsquedas, dándole munición de sobra para responder a quienes dicen que su despliegue de IA se ha quedado atrás respecto a OpenAI y Microsoft.

En lugar de ello, la oportunidad de Google de demostrar a los críticos que estaban equivocados se ha visto interrumpida por un grave error de IA que se ha visto obligado a enmendar.

Simplemente, Google no puede tomarse ni un respiro.

En el punto de mira

El gran problema de Google surgió después de que los usuarios de Gemini empezaran a informar esta semana de problemas con su función de generación de imágenes. El modelo parecía generar imágenes de personas de diferentes etnias y géneros, incluso si las instrucciones del usuario no lo especificaban.

Un usuario de Gemini, por ejemplo, compartió capturas de pantalla en X de la respuesta "históricamente inexacta" del modelo a la solicitud: "¿Puedes generar imágenes de los Padres Fundadores [de Estados Unidos[?". Otro usuario dijo que era "vergonzosamente difícil" conseguir que Gemini reconociera que existen las personas blancas".

El problema con la generación de imágenes ha resultado tan controvertido que Google intervino el jueves y pausó la funcionalidad por completo, y dijo que estaba "trabajando para mejorar este tipo de imágenes inmediatamente".

Naturalmente, la metedura de pata fue suficiente para que gente como Elon Musk se abalanzara sobre Google, pues avivó las preocupaciones de que los modelos de IA como Gemini se estén volviendo demasiado "despiertos."

"Me alegro de que a Google se le haya ido la mano con la generación de imágenes de inteligencia artificial, ya que ha dejado clara su programación racista y anticivilizadora", escribió Musk en X.

Nathan Lambert, científico de aprendizaje automático del Instituto Allen para la IA, señaló en un post de Substack el jueves que la reacción fue el resultado de que Google "añadiera con demasiada fuerza correcciones de sesgo a su modelo".

Para Google, la situación ensombrece los avances reales que ha realizado en IA para mantenerse a la par de sus competidores.

Lo que necesitas saber para estar informado

Lo que necesitas saber para estar informado

¿Te gusta lo que lees? Comienza tu día sabiendo qué piensan y qué les preocupa a los ejecutivos de las principales empresas del mundo con una selección de historias enviada por Business Insider España a primera hora cada mañana.

Recibe la newsletter

Gemini 1.5, que se actualizó este mes, es ahora capaz de procesar peticiones mucho más amplias de los usuarios gracias a una "ventana contextual" ampliada de 1 millón de tokens. En pocas palabras, esto significa que el modelo analiza hasta un millón de bits de datos en un momento dado. GPT-4 de OpenAI llega a 128.000.

El lanzamiento este mes de la suscripción premium Google One AI también ofrece al gigante de las búsquedas un paquete completo para competir con productos similares, como la herramienta Copilot de Microsoft basada en IA e ideada para su suite Office.

Sin embargo, estas soluciones no han impedido que sigan lloviendo las críticas.

En parte, porque el error de Gemini en la generación de imágenes es tan grave como se dice. También se debe a que se considera que Google se está poniendo al día en el campo de la IA después de que el lanzamiento de ChatGPT en noviembre de 2022 le pillara desprevenido.

Es un momento extraño para Google, sobre todo porque es la empresa que publicó el documento de investigación clave en 2017 que dio el pistoletazo de salida a todo el movimiento de la IA generativa.

El CEO de Google, Sundar Pichai, ha dicho anteriormente que se siente "muy cómodo" sobre dónde está la compañía con su misión de IA. Las publicaciones de este mes demuestran por qué.

Su próxima tarea es conseguir que el público también se sienta cómodo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.