Pasar al contenido principal

Los peligros de fumar cigarrillos electrónicos y el vapeo

riesgos del vapeo
Shutterstock
  • Para el nuevo estudio realizado, los investigadores analizaron muestras de orina de casi 100 adolescentes.
  • Aquellos que habían utilizado vapeadores tenían niveles significativos de partículas químicas potencialmente peligrosas en su orina.
  • La investigación se basa en una serie de nuevos hallazgos que, en conjunto, sugieren que, aunque el vapeo puede sea más saludable que fumar, tiene riesgos para la salud.

Para aquellos que disfrutan de un buen cigarro desde hace años, los vapeadores —  o cigarrillos electrónicos —  parecen haberse convertido en una forma más saludable y fácil de llevar este hábito mortal.

Pero la primera investigación contundente realizada sobre la práctica del vapeo, que implica inhalar vapor caliente, parece sugerir que aunque es potencialmente más segura que fumar, el vapeo es más peligrosos de lo que en un principio pudiera parecer. 

En este nuevo estudio publicado esta semana en la revista Pediatrics, científicos de la Universidad de California en San Francisco encontraron evidencias crecientes de que los cigarrillos electrónicos exponen a los usuarios a niveles significativos de sustancias químicas peligrosas, presentes también en la fabricación de productos como espuma de poliestireno o ácidos.

Para llegar a esta conclusión, se estudió la orina de casi 100 adolescentes  — en el Área de la Bahía de San Francisco — ,  de los cuales algunos solo vapeaban, otros vapeaban y fumaban y un tercer grupos que no consumía cigarrillos de ningún tipo.

Leer más: El 'tecnoestrés' producido por los móviles ya es un área de un estudio

La investigación sigue la línea de otro estudio de la misma universidad, que encontró evidencia de metales tóxicos como el plomo en el vapor de casi 70 cigarrillos electrónicos aleatoriamente muestreados. Este estudio lleva esos hallazgos un paso más allá, al descubrir que no solo existen toxinas potenciales presentes en el vapor de los cigarros electrónicos; algunas de estas toxinas también están presentes en los cuerpos de los fumadores.

Los científicos incluso encontraron evidencia de estas toxinas en las muestras de orina de adolescentes que usaron productos sin nicotina, lo que sugiere que los problemas no provienen del componente más adictivo de los cigarros electrónicos, sino del proceso de calentamiento inherente a cualquier residuo generado por el vapeo.

Qué lleva tu vaporizador

La mayoría de los cigarros electrónicos o vapeadores dependen de una tecnología bastante simple que calienta un líquido y desprende un vapor que se inhala o "vaporiza". Pero los dispositivos pueden variar de muchas maneras, algo que los hace notoriamente difíciles de estudiar, ya que los investigadores tienen que encontrar una manera de dar cuenta de todas las diferentes variables que los usuarios pueden estar utilizando.

Uno de los puntos fuertes del último estudio realizado es que en lugar de analizar un tipo particular de residuo de vapeo, los investigadores simplemente observaron fumadores de este tipo de cigarros, independientemente del  dispositivo que usaban.

riesgos del vapeo
Eduardo Munoz/Reuters

En la mayoría de los cigarros electrónicos, el líquido que se usa para llenar los dispositivos generalmente consta de cuatro ingredientes principales: nicotina —una sustancia estimulante altamente adictiva—, propilenglicol —un conservante que se encuentra en el helado y bebidas a base de café—, glicerina —un edulcorante líquido ampliamente utilizado— y sabores. (Estos ingredientes difieren un poco de los utilizados en los vapeadores de marihuana, donde una gran cantidad de ingredientes no regulados pueden ser usados para diluir el aceite de cannabis).

Algunos vaporizadores son personalizables, lo que permite a los usuarios cambiar toda esa combinación, desde la cantidad de nicotina en el líquido a la temperatura a la que se calienta la mezcla.

Leer más: Los 20 países menos saludables del mundo

Las pipas de vapeo vienen en un formato simple, listo para usar, donde la mayor parte de la tecnología está oculta dentro del dispositivo. Los usuarios no pueden personalizar estos dispositivos, por lo general,  orientados a principiantes. Algunos están diseñados incluso para desecharse una vez que se agota el líquido.

Para este estudio, los investigadores no especificaron qué tipo de usuarios estaban vapeando. Pero preguntaron a los vapeadores si sus dispositivos incluían o no nicotina, y algunos usaban líquidos con sabor que tenía niveles muy bajos de nicotina o ninguno.

La evidencia de metales tóxicos en vapeadores está creciendo e incluye algunos de los mismos compuestos que se encuentran en los cigarrillos comunes

A pesar de que el vapeo a menudo se anuncia como una herramienta potencial para ayudar a los adultos a dejar de fumar, parece que los jóvenes también están adquiriendo también este hábito.

A esto se han referido los investigadores que han demostrado los propios riesgos que conllevan los cigarros electrónicos, los cuales son más elevados en los jóvenes ya que sus cuerpos todavía están en desarrollo.

"El vapeo entre adolescentes es mi mayor preocupación (y la de la mayoría de los profesionales de la salud pública)", declara Ana Rule, profesora de salud ambiental e ingeniería en la Universidad Johns Hopkins y autora de un estudio relacionado sobre cigarros electrónicos y adolescentes, a Business Insider.

Rule escribió un artículo publicado el mes pasado que mostraba que el vapor de estos dispositivos incluía sustancias tóxicas como plomo, níquel, cromo y manganeso, a menudo en concentraciones que se aproximaban, cumplían o excedían los límites definidos como seguros por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

Leer más: Hábitos saludables avalados por la ciencia

Según el estudio ahora publicado, hay evidencias de la presencia de otro conjunto de sustancias químicas potencialmente tóxicasincluyendo acrilonitrilo, acroleína, óxido de propileno, acrilamida y crotonaldehído, algunas de las cuales también se encuentran en los cigarrillos convencionales. La mayoría de estos compuestos se utilizan en el proceso de fabricación de ácidos y fibras, según la Agencia de Protección Ambiental, y no se han estudiado específicamente sus posibles consecuencias sobre la salud de quienes los consumen de esta manera. 

Aún así, muchos de estos químicos causan dolores de cabeza, mareos, náuseas, irritación del tracto respiratorio superior y congestión. Además se ha descubierto que al menos dos son causantes de tumores en roedores, lo que ha llevado a los investigadores a clasificarlos como "probables cancerígenos humanos".

"Los adolescentes deben ser advertidos de que el vapor producido por los cigarrillos electrónicos no es un vapor de agua inofensivo, sino que contiene algunos de los mismos productos químicos tóxicos encontrados en el humo de los cigarrillos tradicionales", dijo Mark Rubinstein, profesor de pediatría de la Universidad de California. San Francisco y autor principal del nuevo estudio, a través de un comunicado.

 

Te puede interesar