Pasar al contenido principal

La policía tiene un grave problema con dash, monero y zcash

Estos son los logos de Zcash, Monero y Dash, las tres criptomonedas que la policía ha asociado con la criminalidad ante 'Business Insider'.
Estos son los logos de Zcash, Monero y Dash, las tres criptomonedas que la policía ha asociado con la criminalidad ante 'Business Insider'. Business Insider
  • Los miembros de Europol y de la Met Police de Londres expertos en criptomonedas revelan a Business Insider la existencia de una serie de criptodivisas están asociadas a la delincuencia.
  • Monero, Zcash y Dash han sido señaladas.
  • Estas tres monedas tienen características específicas de privacidad que pueden frustrar las investigaciones.
  • Es menos probable que las bolsas que operan con estas monedas cooperen con las fuerzas del orden.

Los delitos vinculados a las criptomonedas están adquiriendo cada vez más importancia a medida que los organismos encargados de hacer cumplir la ley se apresuran a enfrentarse a una nueva tecnología que complica su ámbito de acción. Pero no todas las monedas digitales son iguales.

Mientras que el bitcoin encabeza la mayor parte de los titulares, impulsando la creación de nuevas fortunas y arrasando con otras tantas debido a sus constantes cambios de precio, un núcleo duro de monedas extra seguras están empezando a preocupar cada vez más a las fuerzas policiales internacionales.

Dos de los principales cuerpos policiales que informaron a Business Insider señalaron las mismas monedas cuando se les preguntó qué desarrollos en tecnología criptográfica les preocupaban más: monerozcash y dash.

  • Monero (con una capitalización de mercado de 4,5 mil millones de dólares, unos 3,6 mil millones de euros) es una criptomoneda que fue creada en 2014 que emplea una cadena de bloques más difícil de rastrear que la de bitcoin, y es más fácil de intercambiar con otras unidades.
  • Zcash (con una capitalización de mercado de 1,4 mil millones de dólares, aproximadamente unos 1,1 mil millones de euros) se comenzó a expedir en 2016 y no es completamente privada, pero tiene características que pueden convertir la moneda en una variante "blindada", lo que dificulta su rastreo.
  • Dash (que tiene una capitalización de 4,9 mil millones de dólares, unos 4 mil millones de euros), fue anteriormente conocida como "la moneda oscura" y deriva originalmente de litecoin, pero tiene significativamente más prestaciones de privacidad.

Un analista de ciberdelincuencia de la Europol (la agencia de policia europea unificada). Jarek Jacubchek, comentó que "podemos observar un cambio bastante evidente y claro de bitcoin a criptomonedas que puede proporcionar un mayor nivel de privacidad".

"Así que se puede lograr un nivel más alto de privacidad utilizando estos altcoins, que se sirven del sigilo como base, igual que Monero. También hay monedas, como el Dash, que no tienen direcciones ocultas, sino transparentes, pero cuyo proceso de mezcla que es parte del protocolo".

Este es el modo que utilizan los criminales para evitar ser detectados a través de criptomonedas de alta privacidad.
Business Insider

El problema con esto es que las fuerzas policiales no pueden vincular fácilmente las transacciones con individuos, lo que limita su capacidad para identificar a los sospechosos, recopilar pruebas de criminalidad o incautar el cuerpo del delito.

Sus comentarios recuerdan a los del inspector de detectives de la Policía Metropolitana de Londres, Tim Court, quien mencionó a Monero en el transcurso de una sesión informativa para reporteros de crímenes a finales del año pasado.

Aunque no señaló a otros, Court agregó: "observamos que, en ciertos mercados oscuros se impulsa la emisión de algunas criptomonedas únicamente porque ofrecen una pátina extra de anonimato". Tanto Zcash como Dash se ajustan a este perfil.

Según mencionó Court, muchas de las plataformas que comercian con estas monedas se resisten activamente a los esfuerzos de la policía para obtener información de ellas, en contraste con la infraestructura de criptodivisas más común, que ha establecido procedimientos a través de los cuales proporcionar información.

Jacubchek explicó que el uso de altcoins muestra la sofisticación de las organizaciones criminales, sobre todo porque necesitan emplear múltiples divisas y monedas para acceder a las de alta privacidad, como Monero.

Ambos también enfatizaron que ninguna criptomoneda es intrínsecamente criminal, pero son herramientas que pueden ser usadas para hacer el mal, y estas muestran una especial propensión.

Según los analistas, bitcoin sigue siendo sorprendentemente el medio predilecto. Tom Robinson, cofundador de la empresa de análisis de criptomoneda, Elliptic, dijo a Business Insider que "la gran mayoría de las actividad ilícitas en materia de criptomonedas sigue teniendo lugar en bitcoin, debido a su facilidad de intercambio y a una infraestructura más avanzada".

Pero los intercambios de bitcoin se sirven cada vez más de los mismos controles rigurosos que el resto del mundo financiero tradicional: antes de permitir las transacciones exigen una identificación, la dirección del domicilio y, en algunos casos, incluso un selfie. Al mismo tiempo, las fuerzas policiales se están volviendo más rápidas, diligentes y competentes en el rastreo de transacciones de criptomonedas en bitcoin.

Como resultado, muchos criminales que opinan que el bitcoin les permite ser sigilosos, dejan tras su paso un rastro en papel, acelerando su propia captura, que según Jacubchek facilita el rastreo policial por parte de los estados miembros de la UE.

La otra cara de la moneda es que los criminales bien organizados están llevando a cabo una serie de avances, que pueden acabar frustrando los esfuerzos por parte de las fuerzas policiales por capturarlos y, con todo, dificultar aún más que la ley les alcance.

Te puede interesar