Pasar al contenido principal

Así pone en jaque el abaratamiento de las baterías al gas natural en favor de un sistema híbrido entre renovables y almacenamiento energético

Dos trabajadores instalando un panel
Reuters

  • A medida que penetran la energía eólica y solar, el precio de los sistemas de almacenamiento energético se reduce y, poco a poco, coge el relevo al gas natural en el sistema eléctrico.
  • Las compañías avanzan en proyectos que integran baterías de almacenamiento como fórmula para complementar la generación de energía.
  • Si los precios del gas natural se recuperan de sus mínimos históricos, las baterías grandes podrían terminar asumiendo el papel de este combustible fósil y Australia y Estados Unidos se posicionan como mercados emergentes en generación híbrida.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las baterías de almacenamiento energético abaratan sus costes. A medida que penetran la energía eólica y solar, el precio de estos sistemas de almacenamiento energético se reduce y, poco a poco, coge el relevo al gas natural en el sistema eléctrico. 

Como muestra, el pasado mes, la compañía australiana AGL Energy apuntó, precisamente, que esta caída en los costes de esta tecnología podría justificar que las baterías grandes terminaran asumiendo el papel del gas dentro de una red compuesta de energías renovables.

El gas natural ha tocado mínimos históricos a raíz de la pandemia del coronavirus pero cuando sus precios se normalicen, este combustible fósil no podrá competir con las baterías. De esta forma se producirá el relevo. 

De hecho, la empresa australiana se ha comprometido a instalar varias baterías nuevas para complementar la generación de energía, lo que se traduce en 1.200 MW de nueva capacidad de almacenamiento para dar respuesta a la demanda de 2024. 

Leer más: El histórico desplome del precio del gas natural por las tensiones geopolíticas pone contra las cuerdas la rentabilidad y el crecimiento de las renovables en España

Pero también el mercado estadounidense vislumbra un incipiente sector de proyectos de almacenamiento energético. Es el caso de Vistra Energy que ha obtenido el visto bueno para expandir un sistema de almacenamiento de energía en construcción en su central en California. 

Pero si hay una compañía que pise con fuerza en el sector es Neoen, que está planeando un sistema de almacenamiento energético que cuadriplicaría el tamaño de la  gigabatería la de Tesla, ubicada en Australia del Sur. 

Pero no solo eso, Neoen presentó recientemente un proyecto de energía solar, eólica y fotovoltaica que relevaría a la mayor batería del mundo, con una capacidad prevista de 900MW/1.800 MW. Así es que parece que los proyectos híbridos, que dejan fuera de juego al gas, se perfilan como el futuro del sistema eléctrico. Mientras las baterías a escala cogen fuelle en Australia y Estados Unidos y pronto lo harán en Europa, según ha publicado El Periódico de la Energía.

Y además