Pasar al contenido principal

Un estudio confirma que poner precio al CO2 sí ayuda a reducir los niveles de emisiones, hasta un 2%

Episodio de contaminación en Londres
Un turista pasea con el skyline de Londres de fondo durante un fuerte episodio de contaminación en la capital británica. Reuters

  • El mayor estudio sobre qué sucede cuando las emisiones de CO2 implican una carga económica muestra que los países que optaron por tasarlo reflejan tasas más bajas de gases contaminantes.
  • Los mercados que han puesto precio a las emisiones de dióxido de carbono muestran un nivel de emisiones que es dos puntos porcentuales inferior al de los países sin precio al carbono.
  • Las emisiones de CO2 Cayeron en torno a un 2% cada año entre 2007 y 2017 mientras que el resto de países, sin medidas de este tipo, muestran un ratio de crecimiento del 3%.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La estrategia de poner precio a las emisiones de CO2 para reducir los procesos contaminantes, haciéndolos más caros, ha surtido efecto. El mayor estudio realizado hasta la fecha sobre qué sucede cuando las emisiones de CO2 implican una carga económica muestra que los países que optaron por tasarlo reflejan tasas más bajas de gases contaminantes.

Los mercados que han puesto precio a las emisiones de dióxido de carbono muestran un nivel de emisiones que es dos puntos porcentuales inferior al de los países sin precio al carbono.

Si bien la tasa de crecimiento medio anual de las emisiones de CO2 en todo el mundo aumentó un 2%, hay países que muestran una trayectoria ascendente y otros una descendente, según un estudio elaborado por la Universidad Nacional Australiana, El Centro de Políticas Climáticas y Energéticas y la Macquaire University.

Las emisiones de CO2 tienen a descender en países que ponen precio a la producción de gases contaminantes. De hecho, cayeron en torno a un 2% cada año entre 2007 y 2017 mientras que el resto de países, sin medidas de este tipo, muestran un ratio de crecimiento del 3%. Si bien hay una diferencia de 5 puntos porcentuales entre ambos casos, el estudio apunta que el precio del carbono es responsable de 2 puntos porcentuales.

Leer más: Por qué es importante el glaciar de Thwaites en la Antártica para limitar el impacto del calentamiento global

De hecho, la investigación considera en qué medida el cambio depende del precio impuesto a la contaminación en el sector industrial y en qué medida responde a otros factores como el estímulo a las renovables o a los impuestos a los combustibles fósiles. 

De media, poner un precio de un euro adicional a cada tonelada de CO2 implica una desaceleración del crecimiento anual de 0,3 puntos porcentuales.

En definitiva, tasar las emisiones de dióxido de carbono funciona. Poner precio a las emisiones de CO2 es una forma efectiva de lograr un modelo económico bajo en carbono y, de hecho, las principales organizaciones económicas del mundo, como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial, apoyan esta medida.

Y además