Observan la primera supernova causada por un baile de la muerte entre estrellas compañeras, un hecho conocido solo a nivel teórico

Esta imagen de la NASA muestra la Nebulosa de la Calabaza, el 3 de febrero de 2017.
Esta imagen de la NASA muestra la Nebulosa de la Calabaza, el 3 de febrero de 2017.
NASA

Reuters

  • A través de diferentes instrumentos, un equipo ha podido observar este curioso evento, en el que una estrella compañera ha provocado la supernova en otra, mediante la incursión en su núcleo.
  • Los astrónomos han utilizado diversos datos desde que una alerta de la Estación Espacial Internacional (EEI) avisara en 2014 de una explosión enorme de rayos X.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuando una estrella agota el combustible necesario para la fusión en el núcleo, un proceso que le da la energía, esta comienza su camino hacia la muerte.

Las supernovas ocurren cuando las estrellas masivas no son capaces de soportar su propia gravedad sin el proceso de fusión, lo que lleva a su núcleo a colapsar y provocar la explosión final.

Sin embargo, nunca se había podido observar que una estrella de neutrones o agujero negro compañeros hicieran colapsar el núcleo de otra y, así, causaran una supernova.

Un estudio publicado en la revista Science, que ha utilizado datos del proyecto VLASS (Very Large Array Sky Survey) relata cómo ha sido este proceso en el objeto denominado VT 1210 + 4956, a 480 millones de años luz de la Tierra. 

"Los teóricos habían predicho que esto podría suceder, pero esta es la primera vez que realmente vemos un evento así", ha asegurado Dillon Dong, estudiante graduado de Caltech (Instituto de Tecnología en California, Estados Unidos) y autor principal.

Aunque la estrella colapsaría en cualquier momento, lo curioso de este evento es que su compañera la ha ayudado a morir antes de lo que se esperaba. Algo que en teoría se conocía, pero nunca se había podido ver.

Un baile de la muerte que ha durado siglos

Para poder observar este baile de la muerte los astrónomos han tenido que obtener imágenes del cielo 3 veces durante 7 años, mediante VLASS. En el proceso, también ayudaron el Observatorio W. M. Keck, en Hawái (Estados Unidos) y la Estación Espacial Internacional (EEI).

Tras un exhaustivo estudio descubrieron algo que no tenían en mente: el colapso de una supernova provocada por otra. 

Hace aproximadamente 300 años, la estrella de neutrones o agujero negro avanzó en espiral hacia su estrella compañera, causando la supernova, un evento que nunca antes había sido observado.

Esta ilustración muestra cómo ha sido el proceso.
Esta ilustración muestra cómo ha sido el proceso.
Bill Saxton

NRAO/AUI/NSF

Este primer objeto comenzó a introducirse en el núcleo de su compañera, lo que provocó que la fusión nuclear que da vida a las estrellas se interrumpiera y, finalmente, causara el colapso de su núcleo.

Una vez que pasó esto, se formó un chorro de material en órbita alrededor del primer compañero. Todo ello a la velocidad de la luz facilitó la observación de tan extraño fenomeno.

"Ese chorro es lo que produjo los rayos X vistos por el instrumento MAXI a bordo de la Estación Espacial Internacional, y esto confirma la fecha de este evento en 2014", ha concretado Dong. "La estrella compañera iba a explotar alguna vez, pero esta fusión aceleró el proceso".

La impresionante imagen de una estrella gigante a punto de autodestruirse que ha tomado el telescopio espacial Hubble para celebrar sus 31 años

Es decir, que desde 2014 los materiales expulsados por la estrella compañera facilitaron la labor de VLASS al observar el choque de estos con la explosión de la supernova. Como si un gran brillo en el cielo te sorprendiera de noche.

"Todas las piezas de este rompecabezas encajan para contar esta increíble historia", ha declarado Gregg Hallinan de Caltech. "El remanente de una estrella que explotó hace mucho tiempo se hundió en su compañera, haciendo que también explotara".

Por ello, los astrónomos están realmente sorprendidos por el hallazgo. Nunca se había podido ver este fenómeno que hasta ahora solo existía en la teoría. Sin embargo, constituye una casualidad muy preciada para la ciencia.

"De todas las cosas que pensamos que descubriríamos con VLASS, esta no fue una de ellas", ha concluido Hallinan. 

Otros artículos interesantes:

Los astronautas descubren grietas en un módulo ruso de la Estación Espacial Internacional que amenazan con extenderse

El telescopio espacial Hubble descubre por primera vez vapor de agua en Ganímedes, la mayor luna de Júpiter

Descubren en el Océano Pacífico isótopos radiactivos que podrían ser alienígenas, fruto de una supernova violenta reciente