Descubren en el Océano Pacífico isótopos radiactivos que podrían ser alienígenas, fruto de una supernova violenta reciente

supernova

Reuters

  • Un equipo de físicos de la Universidad Nacional de Australia ha encontrado, en el Océano Pacífico, isótopos radiactivos, como plutonio-244 y hierro-60.
  • Dichos elementos suelen formarse debido a supernovas, por lo que su edad les ha llevado a hipotetizar que han sido eyectados por una violenta y reciente.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Por todo el universo, constantemente, viajan una infinidad de compuestos químicos y elementos radiactivos. Además, estos pueden entrar perfectamente en la atmósfera de la Tierra y quedarse a pasar un rato en la corteza de las profundidades oceánicas.

Así, un equipo de físicos de la Universidad Nacional de Australia, liderados por Anton Wallner, ha encontrado 2 isótopos grandes, aún radiactivos, en dicha superficie oceánica, a 1.500 metros de profundidad, en el Océano Pacífico.

La gran curiosidad es que el elemento que han encontrado es plutonio-244, cuya media de vida es de algo más de 80 millones de años, por lo que, según han explicado los físicos, es muy extraño que dicho plutonio lleve en esa zona desde que el planeta Tierra se unió, hace 4.500 millones de años.

El objetivo de la misión, sin embargo, era buscar muestras de hierro-60, con el objetivo de encontrar isótopos de otros elementos pesados cercanos. Para su sorpresa, hallaron 2 muestra de este material datadas de 10 millones de años, acompañadas de cantidades muy pequeñas de plutonio-244, en proporciones casi similares.

Isótopos radiactivos extraterrestres

Como ha explicado en su página web la propia universidad, dichos elementos químicos pesados son consecuencia de explosiones de estrellas –las conocidas supernovas–, que incluyen otros de vital importancia para el ser humano, como el hierro, el potasio y el yodo.

Aunque no tienen muy claro el origen de dichos elementos de la tabla periódica, los físicos han hipotetizado con eventos cercanos en el tiempo –hablando de tiempo cósmico– que los han producido, como la producción de hierro-60, relacionada con supernovas ocurridas a entre 50 y 100 parsecs de la Tierra (entre 160 y 330 años luz).

"La historia es complicada: posiblemente este plutonio-244 se produjo en explosiones de supernova o podría ser un residuo de un evento mucho más antiguo, pero aún más espectacular, como la detonación de una estrella de neutrones", ha asegurado Anton Wallner, líder del estudio y profesor de la Escuela de Investigación de Física de la Universidad Nacional de Australia (ANU).

Así, este descubrimiento supone un quebradero de cabeza para los físicos, ya que los materiales que se formaron hace 4.000 millones de años ya se habrían descompuesto tiempo atrás, por lo que estos son de origen alienígena, sin duda alguna. Esto se debe a que la desintegración del plutonio-244 se da en 81 millones de años, mientras que el hierro-60 tiene una vida de solo 2,6 millones de años.

El origen misterioso de los isótopos

Como han asegurado y probado los físicos, el hierro-60 se forma en las supernovas, aunque la formación del plutonio-244 es totalmente desconocida, en su mayor parte. Por ello, se ha hipotetizado con una fusión violenta de estrellas de neutrones, aunque nada está claro. 

“Nuestros datos ahora sugieren que esto no es tan sencillo. Los 2 eventos sucesivos con afluencia concomitante podrían ser la primera evidencia de que las supernovas sí producen plutonio-244", ha explicado Wallner.

Aunque la duda sigue y se especula, incluso, con que dichos isótopos estuvieran en el espacio exterior y fueran empujados por la energía liberada de dicha supernova.

"O quizás ya estaba en el medio interestelar antes de que la supernova estallara, y fue empujada a través del sistema solar junto con la eyección de la supernova", ha concluido.

Otros artículos interesantes:

Este agujero negro, bautizado como Ricitos de oro, es una "reliquia antigua" y podría haberse creado antes de las primeras estrellas y galaxias

Las imágenes espaciales más impresionantes de lo que llevamos de 2021 incluyen un fascinante agujero negro, una "galaxia perdida" y las increíbles corrientes en chorro de Júpiter

El comportamiento extraño de esta estrella de neutrones desafía las teorías conocidas sobre los imanes más potentes del universo