Pasar al contenido principal

La Fosa de las Marianas es el punto más profundo de la Tierra e incluso aquí han descubierto restos de plásticos dentro de los animales

  • La Fosa de las Marianas es el punto más profundo del planeta Tierra, es un lugar sin luz y que sufre la presión de 48 grandes aviones.
  • Sin embargo, la vida ha encontrado la forma de abrirse camino. Una vida muy extraña, eso sí. Podrás ver crustáceos con “escudos” de aluminio o peces traslúcidos y ciegos.
  • Pero lo que más sorprende es encontrar plástico en las profundidades del mundo. Es una realidad que ni siquiera en el punto más profundo del mundo puede escapar de la contaminación humana.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo.

Narrador: la Fosa de las Marianas es el lugar más profundo de la Tierra. Es tan profundo que si dejáramos caer el Monte Everest en su interior, el pico aún estaría a más de un kilómetro bajo el agua. Es tan profundo que ninguna luz llega al fondo. Y si pudieras sentirla, la presión sería parecida al peso de 48 jumbos. Sin embargo, de alguna manera, la vida encuentra el camino. Una vida muy extraña. La verdad es que, a primera vista…
 
Douglas Bartlett: No te impresionarían demasiado. Está este tipo de sedimento de un verde grisáceo.
 
Narrador: Pero si se pone algo de comida, algunas de las criaturas más extrañas del planeta emergerán de la oscuridad. Como estas. Son crustáceos llamados anfípodos. Y algunos pueden llegar a crecer hasta 30 centímetros de largo, o más o menos el tamaño de una pelota de fútbol americano. Ahora, como las langostas, estos animales tienen exoesqueletos duros hechos de carbonato de calcio que, normalmente, no encontrarías aquí abajo a más de 10.000 metros de profundidad. Porque una vez que pasas los 4.500 metros más o menos, la presión es tan grande y la temperatura tan baja que el carbonato de calcio se disuelve.
 
Pero estos anfípodos tienen un arma secreta. O más bien, un escudo. Los crustáceos están cubiertos con una armadura hecha de aluminio, que sintetizan en sus cuerpos, usando el aluminio que se encuentra en el lecho marino. Es algo bueno, porque estos caparazones son su mejor defensa contra algo más que acecha el abismo.
 
El pez caracol de las Marianas, también conocido como el pez a más profundidad jamás descubierto, ya que los científicos han visto a más de 8.000 metros de profundidad.  Y hay muchas cosas curiosas en estos peces. Tienen huesos flexibles, que los científicos creen que les ayuda a soportar la presión. Son ciegos porque, bueno, cuando todo está tan oscuro no tiene sentido ver. Y… 

Douglas Bartlett: su piel es translúcida, con lo que podrás ver sus órganos internos.

Leer más: Caracoles transparentes, ratas gigantes o ranas diminutas: las especies más fascinantes descubiertas en la última década

Narrador: Pero también son uno de los principales depredadores de la fosa. Y si quieres alguna prueba, echa un vistazo a esta aterradora imagen en rayos X. Ahora, los peces caracol son muy extraños. Pero, aún no has conocido a…
 
Douglas Bartlett: un monotálamo.
 
Narrador: Es un organismo unicelular parecido a una ameba gigante. De hecho, con unos 10 centímetros de largo, es uno de los organismos unicelulares más grandes de la Tierra. La fosa también tiene lo que Barlett llama…
 
Douglas Bartlett: esos pequeños cerdos marinos.
 
Narrador: Son pequeños pepinos de mar transparentes que se arrastran por el fondo del océano con patas que tienen forma de tentáculos.
 
Pero quizás lo más sorprendente que descubrirás dentro de la Fosa de las Marianas será esto: plástico. En 1998, un sumergible operado de forma remota detectó una bolsa de plástico a 10.898 metros de profundidad. Y, en 2019, un explorador reportó la presencia de plásticos mucho más al fondo. Es más, los investigadores han encontrado microplásticos dentro de los estómagos de los anfípodos en las profundidades del Challenger.  Lo llamaron, “las pruebas más profundas de ingesta de plásticos”.
 
Y todo esto demuestra que incluso aquí, en el lugar más remoto del planeta, donde solo cuatro personas han estado, hay signos de nuestro vasto impacto en el mundo.

Y además