Acciones

Una acción representa la propiedad de una fracción de una empresa cotizada.

GettyImages

  • Una acción representa la propiedad de una fracción de una empresa cotizada y es el activo por excelencia de la renta variable.
  • Invertir en acciones conlleva una cierta volatilidad: la rentabilidad dependerá de los beneficios que genere la compañía invertida.
  • Si quieres entender cómo funciona la economía, la tecnología, el mundo empresarial y descubrir el significado de la mayoría de conceptos que escuchas cada día, no te pierdas nuestra sección Qué es.
  1. Qué es invertir en acciones
  2. Qué tipos de acciones existen
  3. Cómo se invierte en acciones
  4. Cuáles son las ventajas de invertir en acciones
  5. Cuáles son los inconvenientes de invertir en acciones
  6. Qué debes tener en cuenta antes de invertir en acciones

Qué es invertir en acciones

Una vez que has tomado la decisión de invertir parte de tu dinero, existen 2 grandes alternativas: la renta fijay la renta variable

La primera opción consiste en prestar tu dinero para recibir intereses a cambio, ya sea realizando dicho préstamo al sector público o a una empresa privada. 

La segunda posibilidad pasa por adquirir una participación en un negocio: si una compañía cotiza en bolsa, su capital social se dividirá en múltiples porciones que pueden comprarse y venderse.

De este modo, una acción es un activo que representa la propiedad de una fracción de una empresa. Los inversores de todo el mundo, tanto institucionales como particulares, pueden invertir en acciones de las compañías cotizadas. 

Invertir en acciones puede generar rendimientos variables en función del beneficio por acción que genere la empresa. Los inversores reciben una parte de este beneficio en forma de dividendos, mientras que otra parte se reinvierte en la propia empresa para continuar impulsando su crecimiento.

Este tipo de inversión, cuyos rendimientos no son fijos sino que dependen de distintos factores, es la renta variable.

Qué tipos de acciones existen

No solo existe un tipo de acción.

Por lo general, se suele distinguir entre 2 tipos de acciones diferenciadas:

  • Acciones ordinarias. Esta clase de acciones se traduce en derechos políticos, como la posibilidad de voto en la junta general de accionistas, y también económicos, como el acceso al reparto de dividendos. La inmensa mayoría de las acciones a la venta son ordinarias.
  • Acciones preferentes. Sólo otorgan a su propietario derechos económicos sobre los títulos en cuestión. Es decir, los titulares de acciones preferentes no obtienen derecho de voto. No obstante, cuentan con ciertas ventajas, como suele ser la garantía de un dividendo fijo a perpetuidad, parecido a un bono. Asimismo, tienen preferencia sobre los accionistas comunes a la hora de amortizar sus acciones en caso de que la compañía entre en liquidación.

Cómo se invierte en acciones

Las acciones no son el único activo en el que se puede invertir en bolsa, pero sí es el activo por excelencia. Si quieres hacerlo, debes saber que los propios inversores no pueden comprar o vender por sí mismos acciones u otros títulos. 

Para ello, tendrás que dirigirte a una firma de servicios de inversión o a una entidad que actuará como intermediario, dado que son los únicos autorizados para dar órdenes de compra o venta. Estas son las distintas opciones:

  • Entidades bancarias. Los bancos suelen contar con servicios de asesoramiento para invertir en acciones o brókers online. Esta opción permite un contacto más cercano y directo, pero también mayores costes.
  • Brókers online. Esta herramienta, que está de moda en los últimos años, ofrece numerosas facilidades para operar de forma cómoda. Es importante que te aseguras de que el bróker es serio y reúne todas las garantías legales.
  • Asesores financieros independientes. Estos profesionales pueden ayudarte a la hora de tomar decisiones. Algunos se limitan a ofrecer consejos, mientras que otros pueden realizar todas las operaciones por ti.
  • Gestión pasiva. Existen herramientas que pueden efectuar tus inversiones con un coste muy reducido, como los roboadvisor o gestores automatizados de carteras.
  • Instituciones de inversión colectiva. Los fondos de inversión aglutinan el patrimonio de varios partícipes y lo invierten en los mercados de manera eficiente.

Cuáles son las ventajas de invertir en acciones

Antes de pensar en invertir en acciones debes conocer sus ventajas.

Estos son los principales puntos a favor de comprar y vender acciones:

  • Es un tipo de inversión muy líquida, puesto que se puede convertir en efectivo vendiendo a precio de mercado en la bolsa de valores.
  • Es posible obtener beneficios importantes limitando el riesgo de pérdidas a la cantidad de dinero invertida originalmente.
  • Invertir en acciones es cada vez más accesible a través de herramientas sencillas como los brókers online.
  • Las comisiones son relativamente bajas.
  • Permite contribuir a financiar y desarrollar las empresas en la que estés invirtiendo, de las que también serás propietario.

Cuáles son los inconvenientes de invertir en acciones

A pesar de las ventajas, este tipo de inversión no está exento de riesgos. 

Presta especial atención a los siguientes:

  • La bolsa se caracteriza por una volatilidad constante, por lo que debes ser consciente del riesgo que implica. El valor de una compañía puede fluctuar dependiendo de multitud de factores.
  • A diferencia de la renta fija, no sabrás de antemano cuánto dinero ganarás, o incluso si perderás todo lo invertido.
  • Aunque invertir en acciones es sencillo, comprender el sistema y obtener ganancias no lo es tanto.
  • Si la compañía entra en bancarrota eventualmente, los propietarios de acciones serán los últimos en cobrar.

Qué debes tener en cuenta antes de invertir en acciones

La inversión en acciones es volátil por definición, en la medida en que el rendimiento de las empresas también lo es. El contexto global afecta mucho al comportamiento de las acciones: el crecimiento económico suele afectar en términos positivos a la renta variable, mientras que la incertidumbre tiende a golpear negativamente los mercados.

Antes de invertir, debes conocer y entender los riesgos existentes para evaluar cuáles estás dispuesto a aceptar. El punto de partida debe ser comprender que no existen acciones seguras en las que invertir.

Además, una de las principales recomendaciones para cualquier inversor es apostar por la diversificación, siguiendo el principio de “no poner todos los huevos en la misma cesta”. 

Algunas compañías y sectores pueden tener un mejor desempeño en determinados momentos, pero ninguno está a salvo de experimentar caídas y verse penalizado por ello. Para un inversor particular, no es sencillo diversificar y por ello resultan atractivas opciones como los fondos de inversión.

Te recomendamos