Tarjeta de crédito

Una tarjeta de crédito sirve para efectuar compras sin necesidad de emplear efectivo.

GettyImages

  • Una tarjeta de crédito es un documento físico de plástico o de metal que emite una entidad financiera a nombre de una persona.
  • Es un método de pago que te permite disponer de dinero para realizar una compra aunque no cuentes con saldo suficiente en tu cuenta cuando quieres hacerlo.
  • Si quieres entender cómo funciona la economía, la tecnología, el mundo empresarial y descubrir el significado de la mayoría de los conceptos que escuchas cada día, no te pierdas nuestra sección Qué es.
  1. Qué es una tarjeta de crédito
  2. Cómo funciona y para qué sirve una tarjeta de crédito
  3. Qué tipos de tarjetas de crédito existen
  4. Qué partes tiene una tarjeta de crédito
  5. Qué debes tener en cuenta a la hora de contratar una

Qué es una tarjeta de crédito

Una tarjeta de crédito es un documento físico de plástico o de metal que emite un banco o una entidad financiera a nombre de una persona. 

Tras solicitarla a la entidad, el titular podrá utilizarla para efectuar compras sin tener que emplear efectivo. Además, permite llevar el pago a un periodo futuro, posponiendo a otro momento el abono, ya sea todo junto o en plazos.

Precisamente, se denominan así porque el importe con el que se llevan a cabo las compras corresponde a un dinero que el banco presta al cliente. 

En síntesis, se trata de un método de pago que te permite disponer de dinero aunque no cuentes con saldo suficiente en tu cuenta en el momento en que quieres realizar la compra.

Este tipo de tarjetas siempre cuenta con un límite de dinero, por encima del cual no es posible efectuar más operaciones.

La primera versión de una tarjeta de crédito se remonta a las primeras décadas del siglo XX, cuando algunas compañías comenzaron a distribuirlas entre sus empleados. Tenían un uso interno y servían para acreditar sueldos y efectuar operaciones sencillas, pero no para el consumo. Hasta 1950 no se emitiría la primera tarjeta de crédito universal aceptada en comercios.

Cómo funciona y para qué sirve una tarjeta de crédito

El rasgo distintivo de las tarjetas de crédito es que permiten al cliente realizar compras aunque en ese momento no tenga el dinero para ello o no quiera gastarlo.

Cuando se contrata una, lo que realmente ocurre es que el titular accede a un crédito ya previamente concedido por la entidad, y cada compra se descuenta del saldo total del préstamo. Este crédito se devolverá más adelante según lo acordado, en un único pago o en varios mensuales.

Entre las principales ventajas que ofrecen las tarjetas de crédito, ofrecen una mayor protección en la medida en que el dinero no se obtiene directamente de la cuenta personal. También permiten disponer de efectivo con mayor libertad y hacer compras seguras en Internet.

Además, suelen contar con otros beneficios asociados, como la posibilidad de acceder a descuentos en algunos establecimientos y acceder a seguros de viaje u otros tipos.

Qué tipos de tarjetas de crédito existen

No todas las tarjetas de crédito son iguales. Existen diferentes tipos que debes tener en cuenta.

En cuanto a la forma de pago, hay 2 modalidades distintas de tarjetas de crédito:

  • Tarjeta de crédito clásica. Es el tipo de tarjeta más habitual. Por lo general, el dinero prestado se devuelve pasado 1 mes desde el momento de la compra.  Si no se dispone de saldo, se cobrarán intereses como parte del préstamo. Aunque depende de lo establecido, el crédito suele oscilar entre los 600 y los 1.200 euros al mes.
  • Tarjetas revolving. Con este tipo de tarjeta, todos los pagos realizados se aplazan de forma automática. De este modo, el titular pagará una cantidad fija al mes en lugar de abonar todo junto cuando llegue el momento de liquidación. Su principal inconveniente está en los altos intereses que se cobran.

Otras modalidades son las tarjetas de puntos que ofrecen ventajas adicionales.

También existen las tarjetas emitidas por establecimientos para sus clientes y las tarjetas de empresa destinadas a cubrir gastos de la compañía.

Qué partes tiene una tarjeta de crédito

Normalmente, en la parte frontal de la tarjeta de crédito se encuentra el nombre de la entidad emisora, junto con el chip de seguridad.

 Asimismo, figura el BIN o número de la tarjeta, de 16 dígitos, además de la fecha límite o de caducidad de la misma y el nombre del titular. En la zona inferior derecha, aparece el nombre del emisor de la tarjeta, como Visa, Mastercard o American Express.

En la parte trasera está la banda magnética, que tiene grabados los datos del cliente y caracteres alfanuméricos, y un espacio para que el titular pueda firmar. Por último, aparece el número de seguridad CVV, necesario para las compras online.

Qué debes tener en cuenta a la hora de contratar una

Utilizar una tarjeta de crédito tiene ventajas e inconvenientes. Es un método de pago que resulta de gran ayuda para efectuar gastos o adquisiciones imprescindibles, puntuales o urgentes, pero hace necesario evitar las compras impulsivas.

A la hora de contratar una, debes tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Las comisiones: son cobros adicionales que el banco puede realizar por la contratación de una tarjeta de crédito u otros motivos, como utilizarla en un cajero de otra entidad.
  • La periodicidad de las cuotas: el pago puede realizarse en una única cuota o en varias. En el segundo caso, se traduce en una tasa de interés, que varía en función de las condiciones fijadas.
  • Los intereses: si el crédito se devuelve en un solo pago y en el plazo acordado con la entidad, no habrá intereses. Sin embargo, si la devolución se efectúa en más de una cuota, acarreará una tasa de interés a abonar en cada una de las cuotas.
  • El límite de crédito: es la cantidad máxima de dinero que se puede gastar con la tarjeta, que se establece en función de la capacidad de pago del titular.
  • El saldo: es el importe del crédito del que aún se dispone porque todavía no se ha gastado. Se renueva tras el abono del pago para contar con nuevo crédito en la tarjeta.
  • La fecha de facturación: es el plazo en el que la entidad cobra la cuota.

Esto es todo lo que has de saber antes de contratar una tarjeta de crédito.

También merece la pena que pienses por un momento si te compensa más utilizar una tarjeta de débito.

Te recomendamos