Qué hacer en caso de incendio en tu casa: cómo actuar antes, durante y después para estar a salvo

Un bombero, frente a un incendio en la cocina de una casa

Getty Images

"Un incendio puede volverse mortal en tan solo 2 minutos. Una residencia puede quedar envuelta en llamas en 5 minutos". Es la advertencia que realizan desde el Gobierno de Estados Unidos, para concienciar sobre el peligro del fuego y educar sobre su comportamiento y acerca de qué hacer en caso de un incendio en casa.

El fuego es rápido (en 30 segundos, una llama pequeña puede convertirse en un gran incendio), extremadamente caliente (de hecho, el calor puede ser hasta más peligroso que las llamas, afirma, con temperaturas de entre 38 °C y 315 °C), oscuro (al principio es brillante, pero acaba provocando oscuridad total con su humo negro) y mortal ("el humo y los gases tóxicos matan a más personas que las llamas mismas"), alerta en una campaña.

Por supuesto, la principal preocupación debe ser la de cómo evitar los incendios en el hogar.

Para ello, se recomienda disponer de un extintor a mano, tener especial cuidado en la cocina (por ejemplo, no usar los fuegos con mangas demasiado largas y anchas), reemplazar los cables gastados o dañados, mantener el fuego (cocina, mecheros, cerillas...) fuera del alcance de los niños, no forzar los enchufes y dejar los líquidos combustibles e inflamables lejos de fuentes de calor, entre otros consejos.

Sin embargo, para cuando no es posible prevenir un incendio, es fundamental saber cómo actuar.

¿Qué se debe hacer en caso de incendio en el hogar?

Qué hacer antes de un incendio en casa

Además de la prevención, está la preparación: antes de un incendio ya se pueden empezar a tomar algunas medidas que serán de gran utilidad posteriormente, como conocer la ubicación de los extintores (y cómo se utilizan) y de las posibles vías de escape.

También se puede contactar con la compañía del seguro del hogar para saber los pasos que se deben tomar, con el fin de proteger la casa, hacer un inventario u otras medidas.

Qué hacer en caso de incendio doméstico

Lo primero que se debe hacer en caso de un incendio doméstico es poner a salvo a las personas, priorizando a los niños más pequeños, y llamar al 112.

Durante un incendio activo, hay que distinguir entre 3 tipos de situaciones diferentes. Si el fuego está en tu casa y puedes escapar, sal del edificio cerrando todas las puertas que puedas (coge las llaves para dárselas después a los bomberos solo si es posible y seguro), huyendo siempre hacia abajo y usando las escaleras, no el ascensor.

Una vez en la calle, llama lo antes posible al 112 y no intentes volver a entrar en la casa.

En caso de que el incendio suceda en el hogar y te impida salir, se recomienda ir hacia un lugar donde puedan verte desde el exterior —cerrando todas las puertas que atravieses—, poner ropa mojada en las rendijas de las puertas para que no pase el humo y llamar al 112.

Un paseo por la historia: los peligros más antiguos que alberga tu cocina, en los que nunca te habías parado a pensar

También debes quedarte en casa si hay un incendio activo cerca de tu ubicación (es decir, en otro piso) y la escalera se encuentra llena de humo, ya que en esa situación la vivienda propia es el sitio más seguro. De nuevo, se debe contactar con el 112, poner ropa mojada (toallas, camisetas, sábanas...) en las rendijas y hacerse ver por una ventana o balcón.

Otras medidas que se recomienda tomar cuando no se sabe qué hacer en caso de incendio doméstico son las siguientes:

  • Cortar la corriente eléctrica y la llave del gas, para que el fuego se apague por falta de combustible si no ha alcanzado aún a otros elementos.
  • Retirar los productos combustibles o inflamables cercanos al fuego, si es posible.
  • Intentar apagar el incendio con un extintor o, en su defecto, con un cubo de agua (no debe usarse agua si puede alcanzar instalaciones eléctricas o si el incendio viene provocado por líquidos inflamables), colocándote entre el fuego y la vía de escape. Solo, eso sí, si se trata de un fuego pequeño y controlable.
  • Gatear si hay humo y no empujar en la huida a otras personas, ni entorpecer su salida.
  • Cerrar puertas y ventanas, para que la ausencia de oxígeno apague el incendio activo.
  • Si se incendia tu ropa, túmbate en el suelo y rueda sobre ti; si le pasa a otra persona, tiéndelo en el suelo y aprieta con una manta grande o similar.
  • Si se está quemando tu pelo, debes tapar enseguida tu cabeza con un trapo húmedo.
  • En caso de incendios en un edificio, no te detengas hasta quedar a suficiente distancia de este.

Cómo actuar después del incendio

Si ocurre un incendio en casa (o en otro edificio similar, como en un almacén o una empresa) y no se puede apagar sin exponerse a peligros, las autoridades recomiendan no correr riesgos inútiles, buscar un lugar seguro y abandonar la zona, sin parar hasta estar lejos del siniestro.

Solo cuando el fuego está extinguido se pueden abrir de nuevo las ventanas para ventilar el hogar o la estancia en cuestión, señalan.

La larga sombra del fuego: vivir cerca de un incendio forestal aumenta el riesgo de varios tipos de cáncer

Ya después del incendio, serán los bomberos o autoridades quienes aclaren cuándo es seguro volver a la residencia y si se pueden reconectar los servicios públicos. 

También es entonces el momento en el que se puede contactar a personas cercanas si se necesita ayuda, comunicarse con el seguro (guarda los recibos de los gastos vinculados), hacer un inventario de la propiedad y los artículos dañados y buscar apoyo si necesitas una vivienda provisional, comida o alimentos.

Fuentes: Emergencias de la Comunidad de Madrid, Departamento de Interior de la Generalitat, Prevención-Diputación Foral de Bizkaia, Campaña Ready del Gobierno de EEUU

Otros artículos interesantes:

Un paseo por la historia: los peligros más antiguos que alberga tu cocina, en los que nunca te habías parado a pensar

Estas fotos muestran cómo se ve el terrible incendio que ha devastado Gran Canaria desde casi 800 kilómetros de altura

La larga sombra del fuego: vivir cerca de un incendio forestal aumenta el riesgo de varios tipos de cáncer

Te recomendamos