Pasar al contenido principal

Por qué la reina Isabel II ha ido por primera vez a un desfile de moda

Isabel II y Anna Wintour en la primera fila del desfile de Richard Quinn
Isabel II y Anna Wintour en la primera fila del desfile de Richard Quinn. Yui Mok / Getty Images
  • Por primera vez y con 91 años, Isabel II acude a un desfile de moda.
  • La reina ha creado un premio para honrar al joven talento británico del sector que, en su primera edición, recayó en Richard Quinn.
  • Isabel II se sentó junto a Anna Wintour, criticada por no quitarse las gafas de sol en lo que algunos consideran un error de protocolo.

Para una persona que tiene más de 90 años y que ha hecho prácticamente de todo en su vida, cualquier actividad nueva ha de ser un aliciente. De ahí que no sea de extrañar la amplia sonrisa que la reina Isabel II mostró la tarde del martes 20 de febrero cuando se sentó en la primera fila de un desfile enmarcado dentro de la Semana de la Moda de Londres. Para la persona que más tiempo ha ocupado el trono de Inglaterra, era toda una novedad: el de Richard Quinn era el primer desfile al que la reina Isabel acudía en su vida.

La llegada de la reina causó expectación en la Semana de la Moda de Londres, a la que fue el primer día. Isabel II acudió al desfile de Quinn y además dio un discurso en él. Se sentó en primera fila, flanqueada a su derecha por Caroline Rush, presidenta del British Council of Fashion (la federación de moda y diseñadores británicos) y a su izquierda por Anna Wintour, directora de la revista Vogue en Estados Unidos desde 1988, hace 30 años, pero nacida y criada en Reino Unido.

Pero, ¿cuál es el motivo por el que Isabel II ha acudido a un desfile y precisamente al de Richard Quinn, un joven diseñador de 28 años que ha sido becario en Dior, ha trabajado en Stella McCartney y cuya propia firma de ropa apenas lleva un año en el mercado? 

Al parecer, todo parte de la propia reina. Ella misma propuso crear, hace varios meses, un premio de moda en el que se reconocieran a los jóvenes talentos de la industria de la moda británica. De hecho, el premio lleva su nombre: Queen Elizabeth II Award for British Design (Premio Reina Isabel II por el Diseño Británico).

Un galardón que, según la Casa Real británica, "trata de reconocer el papel que la industria de la moda juega en la sociedad y la diplomacia, y se otorgará anualmente a diseñadores de moda emergentes que muestren talento y originalidad, así como que aporten valor a la comunidad y/o tengan en cuenta la sostenibilidad". El galardonado, obviamente, no lo decide la reina, sino ese British Council of Fashion, pero aún así la soberana tuvo palabras de elogio hacia Quinn y hacia la industria de la moda.

"Es un gran placer estar aquí en la Semana de la Moda de Londres. Desde el tweed de las islas Hébridas al encaje de Nottingham y, por supuesto, a Carnaby Street, nuestra industria de la moda ha sido reconocida por sus sobresalientes artesanos desde hace años, y sigue produciendo textiles de renombre mundial y diseños prácticos y a la última. Como un tributo a la industria y como mi legado a todos aquellos que han contribuido a la moda británica, quiero presentar este premio para los jóvenes talentos. Y quiero agradecer al British Fashion Council por seleccionar al primer ganador: Richard Quinn", detalla Vogue UK,.

La reina Isabel II, según recoge la publicación, acudió a la pasarela poco antes de que comenzara el desfile. Isabel II pasó por el backstage y saludó a algunos jóvenes diseñadores, y también vio algunas de sus creaciones.

Cómo no, la reina hizo patria, más en un acto así. Iba vestida por la que es su diseñadora de cabecera, Angela Kelly, que también acudió al desfile y se sentó muy cerca de ella. Sus acompañantes también lucieron moda británica: Caroline Rush iba vestida de Burberry y Anna Wintour de Alexander McQueen, una de las firmas favoritas de la realeza británica.

Leer más: Isabel II tiene una fortuna de casi 450 millones, ¿cómo lo ha hecho?

Sin embargo, Wintour ha sido enormemente criticada por lo que algunos consideran un error de protocolo o, incluso, una falta de educación. Considerada la mujer más poderosa del mundo de la moda, Wintour no se quitó las gafas de sol que siempre la acompañan a la hora de saludar a la reina y de sentarse con ella, algo que muchos no perdonan.

Esta no era la primera vez que la reina de Inglaterra y la reina de la moda cruzaban sus caminos. Wintour, londinense, tiene una fuerte relación con su país de origen e incluso se ha hablado de ella como posible embajadora de EE. UU. ante Reino Unido. Además, sus logros han sido ampliamente reconocidos por la corona: tiene la orden de Oficial del Imperio Británico desde 2008 y fue nombrada Dama por Isabel II en mayo de 2017.

Te puede interesar