Pasar al contenido principal

Por qué la justicia belga no ha aceptado las últimas peticiones de extradición españolas

El rapero Valtonyc
Flickr / Omnium Cultural

Un tribunal belga ha negado a España la extradición del rapero Valtònyc, condenado a tres años y medio en nuestro país por enaltecimiento del terrorismo, amenazas, y calumnias e injurias graves a la Corona en sus canciones.

El motivo: que en Bélgica no existe el delito de enaltecimiento del terrorismo, que las amenazas solo se consideran tales cuando se han producido por escrito y que la libertad de expresión prevalece sobre las injurias a la Corona.

Pero es que no hace ni un año que la justicia belga también rechazó extraditar al expresident Carles Puigdemont y a sus exconsellers huidos.

Las razones alegadas fueron las mismas: que en su Código Penal no existen los delitos que se les imputaban, en este caso, rebelión y malversación.

Este último se considera delito en el país belga… pero solo cuando el investigado ha transferido dinero público a su bolsillo, no a otro propósito.

Entonces, ¿puede Bélgica negarse a ejecutar cualquier euroorden?

La Orden Europea de Detención y Entrega, conocida como euroorden, entró en vigor en 2004.

Su aplicación garantiza que un Estado de la UE entregue a otro Estado miembro a cualquier persona reclamada para ser enjuiciado o para cumplir una condena.

Debe ejecutarse automáticamente si el delito entra en una de las 32 categorías tipificadas, entre ellas, el terrorismo, la trata de seres humanos, la corrupción, el fraude, la falsificación de documentos administrativos o la violación.

Para el resto de delitos, ha de comprobarse que se produce una doble tipificación, es decir, que el delito que se imputa sea penado tanto en el país que reclama al acusado como en el país en el que se encuentra esa persona.

En ese supuesto se ha amparado Bélgica en los casos tanto de Valtònyc como de los políticos catalanes. El tribunal también ha dado por bueno el precedente de dos sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos a favor de la libertad de expresión en nuestro país.

Leer más: Pedro Sánchez propone una reforma exprés de la Constitución para acabar con los aforamientos de los políticos

La primera, en 2011, obligó a España a pagar 20.000 euros a Arnaldo Otegui tras condenarle a un año de cárcel por llamar al rey Juan Carlos "jefe de los torturadores".

Hace seis meses, Estrasburgo ordenó a España indemnizar a dos hombres a los que había condenado por quemar una foto de los Reyes en 2007 en Gerona.

El tirón de orejas europeo llegó 11 años después de los hechos, sí, pero llegó. Pese al tiempo que tarda en resolverse un recurso interpuesto al Tribunal de Derechos Humanos, Valtònyc se ha mostrado dispuesto a llegar hasta esa instancia.

"Llegaremos al TEDH, crearemos un precedente y se demostrará que tenemos razón: que en España no hay libertad".

En Bélgica, desde luego, la hay para él y para los políticos catalanes huidos.

 

 Este artículo ha sido publicado originalmente por upday España
 Upday es la mayor app de noticias de Europa, exclusiva para smartphones de Samsung, con la que podrás seguir toda la actualidad y los mejores contenidos de los medios más relevantes en cualquier lugar.

Te puede interesar