Pasar al contenido principal

Por qué Stephen Hawking nunca ha ganado el Premio Nobel

Stephen Hawking Flickr
Flicr / Lwp Kommunikáció

Stephen Hawking, el brillante físico británico que dedicó toda una vida a la ciencia y se convirtió en uno de los divulgadores más prominentes de la comunidad científica desde su silla de ruedas, a la que quedó postergado a raíz del desarrollo de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) que padecía, ha fallecido esta madrugada en Cambridge a los 76 años.

Su legado es ya imborrable como uno de los científicos más sobresalientes de su campo, algo que se ha traducido a lo largo de las últimas décadas con infinitos homenajes, reconocimientos y premios. Sin embargo, en el día de su muerte son muchos los que se preguntan por qué Stephen Hawking nunca ganó un Premio Nobel.

Y es que el autor de obras como Una breve historia del tiempo era considerado como una leyenda viva en la cosmología. Su intenso trabajo, durante toda su vida, alrededor de los agujeros negros y de la relatividad han cambiado nuestra manera de entender el universo.

En 1974 Stephen Hawking planteó que los agujeros negros no eran tan negros como se pensaba hasta el momento y que, debido a fenómenos cuánticos, podían emitir radiación.

Aquella fue una teoría revolucionaria que con el paso del tiempo pasó a llamarse "radiación de Hawking", un concepto basado en conceptos matemáticos asociados a la mecánica cuántica y por la que se podía deducir que los agujeros negros, aparte de absorberlo todo también devuelven al exterior la información que absorben de manera caótica.

A pesar de que la teoría ha sido aceptada con un amplio consenso dentro de la comunidad científica, ni los astrónomos ni los físicos han sido capaces de probar que la radiación de Hawking existe. Y ese es el principal obstáculo por el que Hawking jamás ha ganado un Premio Nobel.

Leer más: El consejo de Bill Gates a los emprendedores: dedicaos a la ciencia

La intención original de Alfred Nobel con sus premios —instaurados como la última voluntad del inventor sueco— fue la recompensar todas aquellas contribuciones que hubieran logrado un gran servicio a la humanidad.

Por esta razón, el Premio Nobel de Física tradicionalmente ha ido a parar a invenciones en lugar de descubrimientos o teorías. De hecho, Stephen Hawking no es el único gran físico teórico que jamás ha recibido este homenaje, sino que es el mismo caso por ejemplo que el de Edward Witten, uno de los principales físicos de la teoría de cuerdas.

Lo mismo le sucedía hasta hace muy poco a Peter Higgs, un físico británico que desarrolló la teoría del bosón de Higgs durante la década de los 60 y solo se pudo probar gracias al CERN en 2012, por lo que recibió el Premio Nobel de Física en 2013.

En definitiva, la falta de confirmación empírica de sus teorías es la principal razón por la que Hawking no ha ganado el Premio Nobel de Física. O mejor dicho, no lo ha ganado todavía.

Te puede interesar