Pasar al contenido principal

Reino Unido amenaza con cobrar más impuestos a Facebook y Google si no combaten el extremismo

Una ilustración muestra los logos de varias compañías de internet frente a la bandera del Dáesh.
Una ilustración muestra los logos de varias compañías de internet frente a la bandera del Dáesh. Reuters
  • El ministro de Seguridad de Reino Unido, Ben Wallace, defiende que las grandes empresas tecnológicas deben hacer más contra el extremismo.
  • El político critica las empresas que ofrecen y facilitan el envío de mensajes encriptados.
  • También rechaza la "inacción" de las plataformas a la hora de eliminar contenido terrorista.
  • Wallace sugiere aumentar los impuestos a estas empresas para financiar las agencias de seguridad y contraterrorismo, cada vez más costosas.
  • La materialización de la idea podría traducirse en un "impuesto extraordinario" único.

El Gobierno del Reino Unido está considerando gravar con nuevos impuestos la actividad de las grandes empresas de tecnología como Facebook y Google debido a su presunta inacción contra el contenido de grupos extremistas. 

El ministro de Seguridad de Reino Unido, Ben Wallace, ha descrito a las grandes firmas tecnológicas como "usureras despiadadas" que hacen muy poco por ayudar a las autoridades a combatir a los terroristas que a menudo aprovechan sus plataformas.

En una entrevista con el periódico The Sunday Times, Wallace asegura que lo que describe como una respuesta insuficiente del sector tecnológico obliga tanto la policía como otros servicios de seguridad a invertir cientos de millones de libras extra para mantener Reino Unido a salvo.

"Debido a la encriptación y la radicalización, el coste [...] recae y se acumula en las fuerzas y cuerpos de seguridad", explica el político en la entrevista. "Necesito tener más vigilancia humana. Está costando cientos de millones de libras. Si siguen siendo menos que cooperativas, deberíamos considerar cosas como los impuestos como una forma de incentivarlas o compensar su inacción".

"Debido a que el contenido no se elimina tan rápido como podrían hacerlo, tenemos que desradicalizar a las personas que ya se han radicalizado. Eso cuesta millones [de libras]. No pueden salirse con la suya y debemos considerar todas las opciones, incluidos los impuestos", explica.

The Sunday Times sugiere que la forma más probable de obtener un ingreso extra sería a través de un "impuesto extraordinario" a la industria tecnológica, un método utilizado por el gobierno de Tony Blair en la década de 1990 frente a las industrias del gas, la electricidad, las telecomunicaciones y el ferrocaril.

El ministro de Seguridad de Reino Unido, Ben Wallace
El ministro de Seguridad de Reino Unido, Ben Wallace Parlamento de Reino Unido

Wallace, continúa en la entrevista, critica las compañías por su falta de cooperación con las autoridades y describe su modelo de negocio como "despiadado". "Deberíamos dejar de pretender que porque se sienten en pufs y usen camisetas no son usureros despiadados. Venderán despiadadamente nuestros datos a empresas de préstamos y de porno suave, pero no los entregarán a nuestro Gobierno elegido democráticamente", sostiene.

Aunque Wallace no citó ninguna compañía de forma explícita, sus críticas a la falta de vigilancia sobre el contenido radical son un clara referencia a Google, que posee YouTube, y Facebook. La crítica al cifrado de los mensajes también parece una referencia clara a WhatsApp.

La superior de Wallace, la ministra de Interior de Reino Unido, Amber Rudd, mantiene desde hace tiempo un conflicto con Facebook a propósito del cifrado de extremo a extremo de WhatsApp pues la compañía, se supone, se ha negado de forma categórica a ofrecer cualquier puerta trasera a las autoridades.

En otro momento de la entrevista, Wallace también destaca la urgencia de actuar a medida que la amenaza del extremismo sobre Europa aumenta tras la derrota del Dáesh en Oriente Próximo.

Te puede interesar