Renfe asume el control de la construcción y gestión de la primera línea de AVE de EE.UU., que comenzará a funcionar en 2026

2 trenes de AVE en la estación de Sevilla
  • Renfe pasará de ser asesor a asumir el control de la construcción y posterior gestión y mantenimiento de la primera línea de AVE de EE.UU., según Cinco Días.
  • La línea, que unirá las ciudades tejanas de Houston y Dallas, terminará de construirse y entrará en servicio en 2026 y estará bajo control de Renfe hasta 2042.
  • El proyecto supondrá una inversión de entre 12.000 y 15.000 millones de dólares y Renfe prevé transportar 5 millones de viajeros en su primer año en activo.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Renfe da un paso más en la internacionalización de su modelo de alta velocidad ferroviaria. Mientras en España se prepara para competir con operadoras privadas a partir de diciembre de 2020 y en Arabia Saudí su AVE a La Meca lleva operando desde verano, la compañía ferroviaria está negociando asumir un papel más activo en los proyectos de alta velocidad en EE.UU..

Así, Renfe asumirá el control de la construcción y posterior gestión y mantenimiento de la primera línea de AVE de EE.UU. hasta 2042, según ha adelantado Cinco Días. Hasta ahora, la empresa pública española ejercía de asesora durante el proceso de diseño, desarrollo y construcción de esta infraestructura para la compañía promotora de esa línea, Texas Central Partners, por medio de un contrato que vence en abril de 2020.

Leer más: Así será el nuevo AVE 'low cost' que se llamará AVLO y empezará a funcionar en Semana Santa de 2020

Sin embargo, Renfe y Texas Central se encontrarían ahora a punto de firmar el acuerdo que suponga que la compañía ferroviaria asuma un mayor protagonismo en las próximas fases del proyecto, según el periódico financiero. Esas fases incluyen el desarrollo y ejecución del plan comercial para esta línea, la operación y el mantenimiento de trenes y equipos y la promoción y venta de billetes. 

La primera línea de AVE de EE.UU. cubrirá el recorrido entre las ciudades tejanas de Houston y Dallas, que incluye al núcleo urbano de Forth Worth, y se prevé que termine de construirse en 2026 mediante una inversión de entre 12.000 y 15.000 millones de dólares (entre 10.800 y 13.500 millones de euros). Una vez se haya construido la infraestructura, se estima que en su primer año en activo transportará a 5 millones de viajeros.

El origen de este proyecto se remonta al año pasado, cuando Renfe se impuso a los gestores ferroviarios de Francia, SNCF, e Italia, Trenitalia, y consiguió el contrato de asesoría con Texas Central. Pocos meses después, Renfe recibía un varapalo a sus planes de expansión en EE.UU. cuando el gobernador de California, Gavin Newsom, anunció en febrero que suspendería la construcción de la línea de tren de alta velocidad entre Los Ángeles y San Francisco.

Leer más: El Tribunal de Cuentas Europeo critica el derroche económico del AVE

Pese a este contratiempo, el proceso de internacionalización de Renfe mira ahora a Francia e Italia como posibles destinos. Además, según Cinco Días, la compañía está estudiando implantar el modelo de Cercanías en varios países de Europa y en EE.UU., donde ya ha pujado por la red ferroviaria regional de Los Ángeles, sin descartar otros emplazamientos como San Francisco o Boston.

Otros artículos interesantes:

Estos son los nuevos competidores del AVE de Renfe: Adif elige a SNCF y a Ilsa

La CNMC autoriza el primer AVE privado, que operará entre Madrid y Montpellier

Te recomendamos