Pasar al contenido principal

Un estudio demuestra que un mejor uso de los antibióticos recupera su eficacia y hace reversible la resistencia de las bacterias

Una mujer científico investiga en su laboratorio
Getty Images
  • Según demuestra un estudio publicado en la revista The Lancet Infectious Diseases, un mejor uso de los antibióticos desde los centros de atención primaria reduce las infecciones por bacterias multiresistentes.
  • Esto implica el no recetar los innecesarios y elegir los que tienen un menor impacto ecológico.
  • En España se contabilizan alrededor de 3.000 muertes anuales por infecciones causadas por bacterias resistentes.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Descubiertos en la década de 1930, la aparición de los antibióticos supuso el freno para miles de enfermedades infecciosas bacterianas para las que hasta entonces no había cura.

Sin embargo, su uso excesivo e inadecuado de estos ha contribuido a que los microorganismos hayan adquirido la capacidad de sobrevivir en su presencia y pongan en riesgo la vida de miles de personas al año, convirtiéndose en una de las causas fundamentales de la aparición y propagación de bacterias resistentes, uno de los mayores retos globales de la medicina moderna.

Cada año 33.000 personas mueren en toda Europa como consecuencia de infecciones hospitalarias causadas por esta resistencia. Según las cifras del Registro del Conjunto Mínimo Básico de Datos (CMBD), en España se contabilizan alrededor de 3.000 muertes anuales por este mismo motivo.

Leer más: Uno de los mayores bancos del mundo ha lanzado un alarmante aviso sobre la resistencia a los antibióticos, con grandes consecuencias para la humanidad

La investigación demuestra que un mejor uso de los antibióticos desde los centros de atención primaria reduce las infecciones por bacterias multiresistentes

Pero esto puede cambiar. Según demuestra un estudio publicado en la revista The Lancet Infectious Diseases y  del que informa El País, un mejor uso de los antibióticos (como no recetar los innecesarios) desde los centros de atención primaria reduce las infecciones por bacterias multiresistentes.

El autor principal del estudio, José Miguel Cisneros (jefe de servicio de enfermedades infecciosas del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla) explica que si disminuye la presión de los antibióticos sobre los microbios “las resistencias son reversibles y las bacterias tienden a perderlas”.

Para la investigación, llevada a cabo en Andalucía, participaron 214 centros de salud y cinco hospitales desde enero de 2012 hasta diciembre de 2017. Además, alrededor de 1.300 sanitarios se reunieron cinco veces al año para analizar sus hábitos de prescripción con un equipo de microbiólogos, infectólogos, epidemiólogos y farmacéuticos.

El estudio se centró en las infecciones en el tracto urinario causadas por la bacteria común Escherichia coli (implicada en más de 37.000 infecciones), y se monitorizó la prescripción de siete de los antibióticos más comunes.

Los resultados del estudio muestran una importante bajada en la prescripción inadecuada según las guías clínicas (del 36,5% al 26,3%) y un descenso del consumo de antibióticos como la ciprofloxacina o la cefalosporina, aunque aumentó el de amoxicilina y la fosfomicina trometamol (el 6,1%). 

Y además