Pasar al contenido principal

'Rindiendo bajo presión', el campamento de entrenamiento extremo de Red Bull

Oso rugiendo
"Enfréntate al oso" es particularmente sorprendente la primera vez que los participantes se lo encuentran. Garth Milan/Red Bull content pool

Los mejores competidores del mundo se enfrentan a un reto particularmente duro cuando tratan de mejorar su rendimiento: un atleta al máximo de su capacidad física hace pocos progresos pese a probar nuevos entrenamiento, así que el área en el que dispone de más margen de mejora es la mental.

El apartado mental del rendimiento deportivo es precisamente el enfoque que Red Bull a dado a su campamento "Rindiendo bajo presión" (Performing Under Pressure por su nombre original en inglés), donde Andy Walshe, director de alto rendimiento de Red Bull, somete a los deportistas a entrenamientos bastante heterodoxos en los que tratan de alcanzar metas totalmente nuevas.

La teoría de Walshe es que aquellos que quieren rendir bien bajo presión tienen que transformar primero en la que su cuerpo y mente reaccionan al estrés. Cree que someterse a retos extremos, como por ejemplo enfrentarte a un oso o sumergirte en agua congelada, puede ayudar a preparar a los deportistas para situaciones de intensa presión.

El clinic está especialmente diseñado para deportistas patrocinados por Red Bull, desde surfistas hasta deportistas olímpicos en esgrima. Sin embargo, la firma también ha invitado a algunos líderes empresariales a participar. Las técnicas empleadas proceden de disciplina como la psicología, el entrenamiento militar, la neurociencia y, por supuesto, el deporte.

"Habitualmente la gente responde a este tipo de entrenamientos diciendo 'me cambió la vida'" declara Walshe a Business Insider.

"Queremos pillaros desprevenidos"

Cuando los invitados llegan al campamento de Red Bull (hasta ahora celebrado en Montana y California), no tiene ni idea de por qué experiencias van a pasar.

Sasha DiGiulian, una escaladora que ha subido a algunos de los picos más importantes del mundo y ganado campeonatos mundiales, fue al campamento en 2016: "Cuando llegué, vi bicicletas estáticas y cintas de correr alineadas para probar simplemente nuestra forma física. Son actividades exigentes pero estrictamente físicas. Me equivoqué.

Baño de hielo
Aprender a aguantar en una bañera helada ayuda a controlar la mente. Garth Milan/Red Bull content pool

Según Walshe, el campamento está pensado para someter a los invitados a pruebas para las que no están preparados. Esta forma, el entrenamiento consiste más en averiguar cómo superarlas que en el fracaso o éxito puramente físico al que están acostumbrados.

Los responsables de los entrenamientos utilizan aparatos para medir la reacción cerebral de los individuos a las pruebas, y también monitorizan valores como la frecuencia cardíaca o el estrés hormonal. Después, utilizan esos datos para ver si un deportista va mejorando a la hora de enfrentarse a las distintas fases del entrenamiento. Hay una gran variedad de actividades, y suenan divertidos a la vez que intimidantes. Puede que haya que probar a ver cuánto aguantas sin aliento bajo el agua, o resolver un puzzle con los ojos tapados también bajo el agua.

Algunas actividades enfrentan a los participantes a sus miedos. En una de ellas, hay que atravesar a ciegas una habitación llena de serpientes.

"Queremos que lo pases mal, te queremos pillar desprevenido" dice Walshe. "Te llevamos al límite para comprobar dónde están tus puntos débiles":

Biomecánico de origen australiano, Walshe ha entrenado a los equipos olímpicos de snowboard y esquí de EEUU. También a Felix Baumgartner a batir el récord del mundo de salto de altura. Él fundó el programa de alto rendimiento de Red Bull en 2007. El primer campamento Rindiendo Bajo Presión se celebró en 2015. En las sesiones que han tenido lugar hasta ahora, Red Bull ha invitado a una docena de participantes.

Participante en el campamento de Red Bull con un oso
Garth Milan/Red Bull content pool

En pasadas ediciones los retos de Red Bull también han incluido desactivar una bomba en cuenta atrás y realizar ejercicios de habilidad con armas. Otros han tenido que aprender técnicas de respiración para aguantar más de 10 minutos en un baño de agua helada, o han sido sorprendidos por un oso en plena caminata.

"Mucha gente se encuentra con cualquier reto planteado y los ven como una amenaza" lamenta Walshe. "En este campus ves tantos retos que dejas de verlos como tal. No es una amenaza, es un desafío que te ayuda a demostrarte a ti mismo que eres capaz y empuja a avanzar".

Sorprendentemente, una de las actividades que los participantes califican como más estresantes es aquella en la que tienen que actuar e improvisar en un escenario.

Mujer riendo
Improvisar actuando frente al público es un gran reto para los participantes. Cassy Athena / Red Bull Content Pool

El surfista D.K. Walsh, al que también podemos ver en el vídeo al final de este artículo, le confesó a Walshe que actuar es una de las cosas más desafiantes que ha hecho en su vida, algo sorprendente al venir de una persona que arriesga su vida muchas veces. El esgrimista Miles Chamley-Watson narra a ABC que tener que actuar frente a un grupo le ayudó a manejar sentimientos que cree que le costaron la medalla olímpica.

Extrayendo conclusiones

Steve Graef, psicólogo deportivo de la Universidad Estatal de Ohio, cree que la teoría tras el programa de entrenamiento de Walshe tiene mucho sentido. Los retos introducidos por Red Bull fuerzan a la gente a enfrentarse a sus dos mayores temores: el miedo a la muerte (con ejercicios como aguantar la respiración o enfrentarte a serpientes) y el miedo al aislamiento y la soledad (improvisar y actuar). Sacar a una persona de su zona de confort le ayuda a enfrentarse a otros problemas de su vida.

"Si eres capaz de experimentar crecimiento personal y enfrentarte a retos que nada tienen que ver con tu día a día, obtendrás muchos beneficios. Puede ayudarte a ganar confianza y habilidad para manejar mejor la presión. Va a dejar huella en tu mente" aclara Graef.

Mujer escalando escalada
Sasha DiGiulian escala el Shawangunks, en New Paltz (Nueva York) el 20 de junio de 2016. Greg Mionske / Red Bull Content Pool

La escaladora Sasha DiGiulian cree que es totalmente cierto. "La espontaneidad del campo refuerza la idea de que todo lo que puedes controlar es cómo te enfrentas a los problemas. Es interesante aplicar a tu vida diaria este concepto y sentirte bien sin conocer de antemano todos los planes".

Siguiendo esta filosofía, Walshe y Red Bull han comenzado a invitar a gente del mundo de la tecnología y los negocios, gente como Will Weisman, director ejecutivo de la Singularity University. El entrenador piensa que a esta gente le puede interesar la idea de aplicar sus conceptos en su día a día. Además, cree que los líderes empresariales aportan una perspectiva distinta a los retos de grupo.

Sin embargo, no es imprescindible ir a algunos de los campamentos para incorporar estas lecciones a tu día a día.

"Enfrentarte a desafíos que no son frecuentes te ayuda a abandonar tu zona de confort, y esa es una buena forma de aprender más sobre ti mismo y divertirte" declara Walshe.

Que enfrentarte al estrés y el miedo es beneficioso no es nuevo, por supuesto. Culturas antiguas como la espartana entrenaban a sus guerreros a base de hacerles enfrentarse a retos particularmente duros, sobre todo desde el punto de vista físico. Este enfoque sólo le da un nuevo aire de modernidad al centrarse en desafíos psicológicos.

 

 

Te puede interesar