Rusia planea lanzar una nave espacial de propulsión nuclear que pueda viajar desde la Luna hasta Júpiter

Lanzamiento de un cohete Soyuz a la Estación Espacial Internacional desde Baikonur (Kazajstán), el 23 de octubre de 2012.
Lanzamiento de un cohete Soyuz a la Estación Espacial Internacional desde Baikonur (Kazajstán), el 23 de octubre de 2012.

Bill Ingalls/NASA via Getty Images

  • Rusia está construyendo una nave espacial de propulsión nuclear que puede transportar carga pesada en el espacio profundo y está programada para lanzarse en una misión a Júpiter en 2030.
  • El país ruso espera construir una estación espacial de propulsión nuclear utilizando tecnología similar.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Rusia planea enviar una nave espacial de propulsión nuclear a la Luna, luego a Venus y, finalmente, a Júpiter.

Roscosmos, la agencia espacial federal de Rusia, anunció el sábado que su "remolcador espacial", el término para una nave espacial que transporta astronautas o equipos de una órbita a otra, está programado para lanzarse en una misión interplanetaria en 2030.

El módulo de energía de la nave espacial, denominado "Zeus", está diseñado para generar suficiente energía como para propulsar carga pesada a través del espacio profundo. Es, en esencia, una planta de energía nuclear móvil.

Varios países tienen sus ojos puestos en una tecnología similar como una forma de acortar los viajes en el espacio. En este momento, las naves espaciales dependen de la energía solar o la gravedad para acelerar. Pero eso significa que los astronautas podrían tardar más de 3 años en realizar una visita de ida y vuelta a Marte. La NASA estima que una nave espacial de propulsión nuclear podría reducir un año esa línea de tiempo.

Los planes de la NASA y de Roscosmos

Estados Unidos espera poner una planta de energía nuclear, un reactor de 10 kilovatios integrado con un módulo de aterrizaje lunar, en la Luna para 2027. Hasta ahora, sin embargo, la NASA solo ha enviado un reactor nuclear al espacio, en un satélite, en 1965. Otras naves espaciales, como los rovers Curiosity y Perseverance, también funcionan con energía nuclear, pero no utilizan un reactor.

Rusia, mientras tanto, ha puesto más de 30 reactores en el espacio. Su módulo "Zeus" avanzaría esos esfuerzos mediante el uso de un reactor nuclear de 500 kilovatios para propulsarse de un planeta a otro, según la agencia de noticias estatal rusa Sputnik.

El arma del futuro: Rusia comienza la producción en masa de robots de guerra autónomos

El plan de la misión exige que la nave espacial se acerque primero a la Luna y luego se dirija hacia Venus, donde puede usar la gravedad del planeta para cambiar de dirección hacia su destino final, Júpiter. Eso ayudaría a conservar el propulsor. 

La misión completa duraría 50 meses (un poco más de 4 años), según Alexander Bloshenko, director ejecutivo de Roscosmos para programas y ciencia a largo plazo. Durante una presentación en Moscú el sábado, Bloshenko explicó que Roscosmos y la Academia de Ciencias de Rusia todavía están trabajando para calcular la balística o trayectoria del vuelo, así como la cantidad de peso que puede transportar.

En última instancia, la misión puede ser un precursor de una nueva frontera de los vuelos espaciales rusos: Sputnik informó que Rusia está diseñando una estación espacial que utiliza la misma tecnología de propulsión nuclear. 

La energía nuclear tiene ventajas sobre la energía solar en el espacio

Ilustración de una nave espacial de la NASA que usaría propulsión térmica nuclear.
Ilustración de una nave espacial de la NASA que usaría propulsión térmica nuclear.

NASA

La mayoría de las naves espaciales obtienen su energía de algunas fuentes: el Sol, las baterías o átomos inestables llamados radioisótopos.

La sonda espacial Juno de la NASA en Júpiter, por ejemplo, utiliza paneles solares para generar electricidad. La energía solar también se puede utilizar para cargar baterías en una nave espacial, pero la fuente de energía se vuelve menos potente a medida que la nave espacial se aleja del Sol. En otros casos, las baterías de litio pueden ayudar a impulsar misiones más cortas por sí mismas. La sonda Huygens, por ejemplo, usó baterías para aterrizar brevemente en la luna de Saturno, Titán, en 2005.

Las naves espaciales gemelas Voyager de la NASA utilizan radioisótopos (a veces llamados "baterías nucleares") para sobrevivir en los entornos hostiles del sistema solar exterior y el espacio interestelar, pero eso no es lo mismo que llevar un reactor nuclear a bordo.

Los reactores nucleares ofrecen varias ventajas: pueden sobrevivir a las regiones frías y oscuras del sistema solar sin necesidad de luz solar. También son confiables durante largos períodos de tiempo: el reactor nuclear "Zeus" está diseñado para durar de 10 a 12 años. Además, pueden propulsar naves espaciales a otros planetas en menos tiempo.

Pero la energía nuclear también tiene sus desafíos. Solo ciertos tipos de combustible, como el uranio altamente enriquecido, pueden soportar las temperaturas extremadamente elevadas de un reactor, y es posible que no sean seguros de usar. En diciembre, Estados Unidos prohibió el uso de uranio altamente enriquecido para propulsar objetos al espacio si una misión es posible con otro combustible nuclear o fuentes de energía no nucleares.

Rusia se está preparando para una estación espacial de propulsión nuclear

El miembro de la tripulación de la EEI Sergey Kud-Sverchkov aterriza en un área remota en Kazajstán, el 17 de abril de 2021.
El miembro de la tripulación de la EEI Sergey Kud-Sverchkov aterriza en un área remota en Kazajstán, el 17 de abril de 2021.

NASA/Bill Ingalls/Reuters

Los ingenieros rusos comenzaron a desarrollar el módulo "Zeus" en 2010, con el objetivo de enviarlo a órbita en 2 décadas. Están en camino de cumplir con esa marca.

Los ingenieros comenzaron a fabricar y probar un prototipo en 2018, informó Sputnik. Roscosmos también firmó un contrato el año pasado por valor de 4.200 millones de rublos (46,7 millones de euros) que puso a Arsenal, una empresa de diseño con sede en San Petersburgo, a cargo de un diseño preliminar.

La tecnología podría ayudar a los esfuerzos de Rusia para desarrollar una nueva estación espacial para 2025. La BBC informó el mes pasado que Rusia planea cortar los lazos con la Estación Espacial Internacional (EEI), que comparte con Estados Unidos, Japón, Europa y Canadá, ese año.

Rusia lanzó la EEI en asociación con Estados Unidos en 1998. Pero el viceprimer ministro ruso, Yury Borisov, dijo al canal de televisión estatal Rusia 1 el mes pasado que la condición de la EEI "deja mucho que desear". De hecho, la estación ha experimentado recientemente fugas de aire y una avería en su sistema de suministro de oxígeno.

La NASA ha autorizado a la EEI a volar hasta al menos 2028, aunque es probable que la agencia deje de orbitar la estación en los próximos 10 a 15 años.

Otros artículos interesantes:

Descubre el motivo por el que la NASA incendia sus propias naves espaciales

El nuevo avión con cero emisiones de Airbus revela cómo serán las aeronaves del futuro: mira lo que están haciendo el resto de compañías

Por qué Europa no planea diseñar sus propias naves espaciales para enviar astronautas al espacio