Pasar al contenido principal

Si quieres heredar la fortuna de Hugh Hefner, deja el alcohol y las drogas

Hugh Hefner Playboy
Hugh Hefner posa en Los Angeles, California, en noviembre de 2005. Dan Tuffs/Getty Images

Hugh Hefner, el fundador de la revista de Playboy, fallecía el pasado 27 de septiembre de 2017 a los 91 años, dejando tras de sí un reguero de fiestas, conejitas, polémicas… y dinero, muchísimo dinero. Hefner tenía un fortuna que, según Newsweek, rondaba los 37 millones de euros. Eso sin contar con su célebre mansión de Los Ángeles, que vendió en junio de 2016 por 105 millones de dólares (unos 88,6 millones de euros), la mitad de los 200 que inicialmente pedía. 

Ahora, todo ese patrimonio se repartirá entre sus herederos: sus cuatro hijos —Christie y David, de 65 y 62 años, nacidos de su primer matrimonio y Cooper y Marston, de 27 y 26, nacidos del segundo— y su viuda, Crystal, la que fue su tercera y última esposa. Pero puede que ninguno de ellos vea un céntimo, puesto que se acaban de hacer públicas las exigencias de Hefner en su testamento, y no son demasiado fáciles de alcanzar para los ricos y famosos.

Según publica en exclusiva la web The Blast, la última voluntad de Hefner incluye un epígrafe titulado Abuso de sustancias. En él explica que los beneficiarios de su testamento que "hagan uso de o consuman cualquier tipo de sustancia ilegal, y que sean física o psicológicamente dependientes de las mismas, o que sean clínicamente dependientes del alcohol o de cualquier otra droga legal o sustancia química que no esté prescrita por un psiquiatra o un médico colegiado dentro de un programa de tratamiento", perderían su parte de la herencia y sus derechos a participar en las decisiones acerca de la misma.

No sólo el consumo de drogas o alcohol dejan fuera de juego de la herencia. "Si los fideicomisarios creen que los beneficiarios son incapaces de cuidar de sí mismos o de manejar sus asuntos financieros", reza el testamento, también perderán sus derechos a recibir la herencia.

Eso sí: estas decisiones pueden ser reversibles, tan pronto como los beneficiarios sean capaces de demostrarlo. Si en un año se sometieran una prueba y con ella se comprobara que están limpios, podrían volver a recuperar sus derechos.

Lo que es irrefutable es quiénes son sus herederos: Hefner tiene cuatro hijos. Lo deja muy claro en su herencia, recoge The Blast, en la que excluye a "cualquiera que reclame ser hijo mío, incluyendo cualquier hijo póstumo, excepto que dicho hijo haya vivido en mi casa y hayan sido reconocido por mí como hijo".

Te puede interesar