Pasar al contenido principal

Así es la 'tasa Google' que propone Francia, que recaudaría menos de la mitad que la española

París. Francia.
Getty Images
  • La tasa digital que planea introducir Francia es muy similar a la española en el gravamen impuesto y en las actividades que se perseguirán con el nuevo impuesto.
  • Sin embargo, difieren claramente en el mínimo de facturación a partir del cual las empresas se verán obligadas a pagar la tasa. Eso también altera el alcance recaudatorio total de ambos impuestos.
  • España y Francia son pioneros en introducir esta clase de cánones, a la espera de que la Unión Europea alcance una posición común en todo el Viejo Continente.

Francia continúa con el lento pero firme propósito de imponer un impuesto a las empresas de base digital, similar a la 'tasa Google' aprobada en España, con la que compensar las prácticas fiscales de muchas de estas firmas, que escatiman sus esfuerzos fiscales mediante mecanismos como el 'sandwich holandés' o el 'doble irlandés'.

La tasa francesa, cuya fecha de entrada en vigor se ha ido retrasando en los últimos meses (tendría que haber entrado en vigor originariamente el pasado uno de enero), incluye muchos elementos copiados del impuesto establecido por Pedro Sánchez en nuestro país, aunque también multitud de diferencias en cuestiones clave.

Leer más: La tasa Google tendrá un impacto de hasta 665 millones en los consumidores según las compañías, pero su cálculo esconde una pequeña trampa

Los parecidos no son casuales: tanto Francia como España han defendido ante la Unión Europea la necesidad de establecer un canon común a las actividades digitales en el Viejo Continente. Pero la laxitud de la posición germana al respecto y la oposición frontal de Luxemburgo e Irlanda (dos de los territorios que más se benefician de las compañías digitales gracias a sus bajos impuestos) han impedido llegar a un acuerdo supranacional.

¿En qué se parecen y en qué son distintas las tasas digitales de Francia y España? ¿Cuáles son los retos de cada una de ellas? ¿Y sus objetivos? Analizamos a continuación algunos de los puntos más destacados de ambas propuestas:

  • A quién va dirigida: Bruno Le Maire, ministro galo de Finanzas, ha confirmado este domingo al diario le Parisien que su tasa digital gravará a empresas con ingresos digitales en todo el mundo de al menos 750 millones e ingresos en Francia de más de 25 millones de euros. Por el contrario, la 'tasa Google' española grava a empresas con una facturación de 750 millones de euros a escala global y de tres millones en nuestro país. Eso abre mucho más el abanico de compañías afectadas en el caso patrio (y también el potencial recaudatorio, como veremos a continuación).
  • A cuánto asciende el impuesto: 3% sobre la facturación local, igual en ambos países.
  • Empresas en la diana: En ambos casos, las principales afectadas serán compañías norteamericanas como Google, Amazon, Facebook y Apple (muy criticadas por sus prácticas fiscales en el pasado). En el caso galo sabemos que la cifra total de compañías identificadas por el gobierno ronda la treintena, entre las que hay mayoría de EEUU, pero también a chinas, alemanas, españolas y británicas, así como a una firma francesa y varias firmas de origen francés que han sido compradas por compañías extranjeras.
  • Actividades objeto del impuesto: de nuevo, criterios comunes en ambos países, ya que se perseguirán a firmas dedicadas a la intermediación de servicios o productos online, así como a la venta de datos personales con fines publicitarios.
  • Excepciones: Francia incluirá, según su ministro de Finanzas, una salvaguarda para evitar penalizar a las compañías originarias de ese país, de modo que si ya han pagado sus impuestos ordinarios correspondientes podrán deducirse la nueva tasa en su declaración anual.
  • Previsiones recaudatorias: Francia prevé ingresar 500 millones de euros con este impuesto cada año. España, por el contrario, amplía esta cifra de forma notable: 1.200 millones de euros por curso.

Y además