Pasar al contenido principal

La Tasa Google va a seguir adelante en España, sin esperar a la resolución del G-20

Nadia Calviño
Nadia Calviño, ministra de Economía Marta Fernández Jara - Europa Press
  • Los ministros de Economía y Finanzas de los principales países del mundo se han reunido esta semana para impulsar el impuesto a los servicios digitales.
  • En este evento, España ha comunicado que seguirá adelante con la Tasa Google sin esperar a la resolución del G-20, pero si hay un pacto a posteriori se adaptará en línea con los demás, tal y como ha confirmado El Confidencial.
  • Esto servirá para financiar una parte del aumento del gasto público y reducir el déficit, ya que esperan recaudar 1.200 millones de euros.
  • Y es que hay países que están retrasando la resolución final porque actualmente, se benefician del esquema de tributación de las tecnológicas.
  • Descubre más historias en Business Insider.

España seguirá adelante con la Tasa Google sin esperar a la resolución del G-20, tal y como ha publicado El Confidencial.

Los ministros de Economía y Finanzas de los principales países del mundo se han reunido esta semana para impulsar este impuesto de servicios digitales, en respuesta a las exigencias de Reino Unido, Francia y España.

Estos líderes políticos acordaron en la cumbre que tendrían un informe definitivo en 2020, para que a lo largo del año pudieran adoptarse las medidas oportunas. Sin embargo, el ejecutivo de Pedro Sánchez, ha señalado que, a pesar de que este avance es importante, ejecutará una hoja de ruta para que la Tasa Google pueda estar lista a principios de 2020. La razón de esta decisión es que sirva para financiar una parte del aumento del gasto público y reducir el déficit, ya que se esperan recaudar 1.200 millones de euros.

Leer más: Cómo te afectará la tasa Google y por qué serás el gran perjudicado

Este gravamen  —llamado oficialmente Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales (IDSD)— se aplicará a todas las empresas que cuenten con unos ingresos anuales de 750 millones de euros y que su facturación en España sea superior a los 3 millones de euros.

De esta forma, gravará con un 3% los servicios de publicidad online, los de intermediación en línea y la venta de datos generados a partir de información de los usuarios (es decir, programática). En caso de que no se cumpla, se prevén sanciones de hasta el 0,5% del importe neto de la cifra de negocios del año natural anterior.

No todos tienen tanta prisa porque saldrán perjudicados

El Gobierno es consciente que hay países que están "boicoteando" la rápida incorporación de la Tasa Google porque, actualmente, se benefician del esquema de tributación de las tecnológicas.

Por eso, quiere poner en marcha este impuesto sin esperar a que haya un acuerdo global. Así, ha señalado que si hay un pacto a posteriori se adaptará en la línea con los demás.

Pero España no ha sido la única que ha decidido tomar este camino alternativo. Reino Unido y Francia han señalado que seguirán la misma línea que España.

Y además