"La renovable más potente y abundante de la Tierra": esta tecnología aspira a convertirse en la principal fuente de energía del planeta

Varias personas contemplan un Géiser

REUTERS/Michaela Rehle

  • La geotermia es un tipo de energía limpia obtenida a través del calor existente en el interior de la Tierra. 
  • Según Matt Houde, cofundador y director de proyectos de Quaise Energy, tiene la llave para que las empresas reduzcan sus emisiones de gases de efecto invernadero, y puedan combatir el cambio climático. 

Al calor de la profundidad bajo nuestros pies, la energía geotérmica podría convertirse en el engranaje perfecto para la transición energética, ya que podría pasar de suministrar el 0,4% de la energía mundial actual a más del 20%, el 30% e incluso el 50% en 2050. 

Es el pronóstico que hizo Matt Houde, cofundador y director de proyectos de Quaise Energy, en la Cumbre de Tecnología Climática 2022 de SOSV —una empresa global de capital riesgo— celebrada los días 25 y 26 de octubre. 

En una mesa redonda titulada ¿Es este el momento de la geotermia?, el experto relató que Quaise está desarrollando una técnica de perforación única para llegar a la roca caliente que se encuentra entre 5.000 y 20.000 metros por debajo de la superficie de la Tierra. 

 Además de ser limpia y encontrarse accesible a nivel global, la geotermia está disponible durante las 24 horas del día, a diferencia del sol o del viento. También es "la renovable más potente y abundante de la Tierra", dijo Carlos Araque, CEO y cofundador de Quaise. "Mucho más que la eólica, la solar, la nuclear y todos los combustibles fósiles juntos", remarcó. 

 

Además, atendiendo a la cantidad de uso del suelo por unidad de energía que se produce, la cantidad de materiales necesarios y la huella de carbono emitida, la geotermia saca a relucir todo su potencial, aunque para aprovechar este recurso se requieran mucho tiempo y capital. "Hay que empezar a jugar en el nivel de 100 millones de dólares o incluso de 1.000 millones", dice en torno al despliegue.

También queda por delante demostrar la tecnología de perforación profunda de Quaise in situ, aunque ya ha obtenido resultados exitosos en el laboratorio del MIT. A finales de esta década su propósito es crear energía a partir de una central eléctrica de carbón o gas convertida a geotérmica. 

"Se introduce vapor geotérmico en lugar de vapor de una caldera de combustible fósil. Eso, en una pincelada, descarboniza la central, y puedes repetirlo 10.000 veces con otras plantas". Dicho de otra manera, la industria del petróleo y del gas se aprovecha, reutilizando su mano de obra, su cadena de suministro y su marco normativo.  

Bombas geotérmicas tan sencillas como "instalar un horno o un aire acondicionado"

Otra de las participantes en el simposio fue Kathy Hannun, cofundadora y presidenta de Dandelion Energy, una empresa que emplea la energía geotérmica para calentar y enfriar viviendas residenciales, usando una tecnología que no necesita una perforación tan profunda. 

La experta ha destacado la importancia de simplificar la complejidad para reducir costes para que una bomba geotérmica sea tan fácil de instalar como lo son un horno o un aparato de aire acondicionado. 

Además, otros de los retos más destacados para la industria son mejorar los sistemas de imagen para explorar el subsuelo, desarrollar dispositivos electrónicos que soporten las altas temperaturas o avanzar en sistemas de climatización de los hogares más sofisticados. 

 También es importante invertir en otros apartados del ecosistema que hagan la geotermia más escalable: no solo la tecnología central, sino productos y negocios relacionados con los permisos, las licencias y la transmisión, apunta el CEO de Araque.

Capacidad de energía geotérmica en 2020

"El contenido energético total del calor almacenado en el subsuelo supera nuestra demanda anual de energía como planeta por un factor de mil millones. Aprovechar una fracción bastaría para satisfacer nuestras necesidades energéticas en un futuro previsible", señalaba Houde en un comunicado de prensa el pasado jueves. 

Queda bastante para poder perforar a 16 kilómetros de profundidad, pero en cuanto el desarrollo tecnológico avance, la geotermia será el actor clave de la transición energética

Hasta la fecha, el agujero más profundo que se ha perforado hasta la fecha es la perforación de Kola, a 12 kilómetros de profundidad. Hicieron falta 20 años para completarlo porque los equipos convencionales, como las brocas mecánicas, no podían soportar las condiciones a esas profundidades. 

La tecnología de Quaise cambia brocas por energía de ondas milimétricas

La tecnología de Quaise cambia el juego, reemplazando las brocas por energía de ondas milimétricas que funde y luego vaporiza la roca para crear agujeros cada vez más profundos. Lleva 15 años siendo desarrolla, y el MIT ha demostrado su capacidad para perforar un agujero en el basalto. 

Estas ondas son perfectas para "la roca dura, caliente y cristalina de las profundidades con la que la perforación convencional tiene dificultades". Son menos eficaces para las formaciones más blandas y superficiales, donde la perforación convencional sigue siendo efectiva. En los próximos años pasarán a la acción para poner a la geotermia en primera fila. 

Otros artículos interesantes:

Problemas para tener hijos, insomnio o daños renales: 10 espeluznantes maneras en las que el cambio climático está dañando tu salud

"Es catastrófico para el clima": las fugas de gas en el Nord Stream suponen la mayor explosión de metano jamás registrada

El futuro está en los pinos: la resina puede convertirse en el nuevo petróleo, y España es el lugar con más fabricantes de Europa

Te recomendamos