Pasar al contenido principal

Esto es todo lo que está fallando en Windows 10 y le impide ser el sistema operativo perfecto

  • Windows 10 superó a Windows 7 como el sistema operativo más popular del mundo.
  • Los usuarios siguen sufriendo grandes inconvenientes derivados del diseño del sistema operativo, sus erráticas actualizaciones y la recolección masiva de datos.
  • Windows 10 tiene gran trabajo si quiere incorporar servicios como Cortana y Edge al día a día de sus usuarios. 

Esta es la transcripción del vídeo.

Narrador: He sido usuario de Windows desde Windows 98, y aunque trabajo ocho horas al día en un Mac, mi sistema operativo favorito sigue siendo Windows. Tiene un amplio soporte para las aplicaciones, es la mejor opción para los jugadores... Y si quieres construir tu propio ordenador es, prácticamente, tu única opción. Lo siento, Linux. Windows 10 ha mejorado mucho desde su lanzamiento en 2015, y, en enero, ya superó a Windows 7 como el sistema operativo de escritorio más utilizado del mundo. Pero no es perfecto, y Windows 10 aún tiene un largo camino por recorrer.

Los problemas más indiscutibles de Windows 10 son los relativos a su diseño. Windows 8 supuso un gran cambio en el diseño, pero Microsoft apostó mucho por lo táctil e hico que el trabajo en el escritorio tradicional fuera más engorroso. Con Windows 10, Microsoft combinó el aspecto de Windows 7 y 8. El menú de Inicio y las notificaciones se actualizaron, perdimos el menú de Accesos de Windows 8 y las aplicaciones tradicionales se mantuvieron. Pero esta combinación de estilos y funciones provocó una gran cantidad de inconsistencias en el diseño de toda la interfaz de usuario. Hay una gran diferencia en el aspecto de las aplicaciones modernas de Windows y las clásicas de Windows.

El nuevo menú de Herramientas de Windows puede ser lo primero que veas si lo que quieres es ajustar la configuración de la pantalla o del sonido. Pero lo que quieres es profundizar un poco más, te llevará a una ventana de Panel de Control que apenas ha cambiado desde los años 90, y los antiguos opciones de diseño de diseño de Windows casi se ven mejor que la nueva interfaz de usuario.

Con Windows 10, Microsoft ha estado reemplazando paulatinamente el ‘Metro Design’ empleado en Windows 8 por lo que denomina ‘Fluent Design’. Pero muchas de esas aplicaciones parecen como si no pudieran decidirse entre la interfaz táctil o el ratón. Estos dos diseños son demasiado diferentes como para tratar de combinarlos. Hay grandes espacios en blanco y los botones a menudo no hacen lo que esperas que hagan. El diseño de aplicaciones de Windows como Mail, Calendario o Fotos parecen incompletos aún después de años de su lanzamiento. Este problema también es extensible a sus menús contextuales. Windows puede mostrarte hasta cuatro menús contextuales diferentes. Estos menús son a menudo redundantes y puede llegar a ser confuso averiguar dónde encontrar cada ajuste.

Leer más: 10 buenos libros escritos por los CEO de las grandes empresas tecnológicas que todavía no has leído

Para ser justos, todos estos son problemas superficiales. Además de un poco de confusión, las inconsistencias en el diseño no le impiden funcionar correctamente, pero debido a estos problemas, Windows no transmite ser un sistema operativo cohesionado. El sistema operativo OS X de Apple no ha tenido un gran rediseño en casi dos décadas, pero aún así parece un sistema operativo completo. Además del diseño, la queja favorita de todos sobre Windows 10 son las actualizaciones. Las actualizaciones de Windows son bastante agresivas. Pueden, incluso, reiniciar el PC sin que el usuario lo autorice o acepte la actualización, y a no ser que quieras pagar 100 dólares por actualizar a la versión Pro, no hay ni una forma fácil de desactivar o evitar las actualizaciones por completo.

Y, sí, las actualizaciones son importantes para la seguridad y suelen incluir nuevas y atractivas características, pero en los últimos años el control de calidad de las actualizaciones de Windows parece estar disminuyendo. Hubo numerosas denuncias de que la actualización de octubre eliminaba los archivos de los usuarios, y después de haber sido retirada, las actualizaciones van con meses de retraso. Windows 10 normalmente tiene grandes actualizaciones en octubre y abril, y con cada actualización Microsoft pone mucho énfasis en las nuevas características, pero parece que Microsoft se sigue moviendo en la dirección equivocada. Cortana, Windows 10 S y Edge han fracasado en sus pretendidos usos, y están siendo reimaginados y rediseñados.

También han puesto mucho énfasis en el Microsoft Store, pero la mayoría de las aplicaciones que se encuentran allí son solo versiones reducidas de programas que ya se pueden ejecutar en Windows. En los tres años que llevo usando Windows 10, nunca he necesitado descargar una aplicación de la tienda de Windows. Otra gran preocupación de los usuarios de Windows 10 es la privacidad. Desde su lanzamiento, Windows 10 ha recibido muchas críticas por su agresiva recopilación de datos y procesamiento.

Y aunque Microsoft se ha vuelto mucho más transparente durante los últimos años, todavía hay muchos ajustes de rastreo activados por defecto. Incluso con todos estos problemas, Windows 10 sigue siendo un sistema operativo increíble, Microsoft introdujo nuevas características como silenciar aplicaciones, los escritorios virtuales y el plan para empresas de Windows 10 con servicios como las actualizaciones periódicas gratuitas como las de Mac OS, lo que le convierte en la mejor versión de Windows hasta ahora.

Pero Microsoft necesita centrarse en arreglar las características que tiene actualmente en vez de añadir docenas nuevas. Ah, y date prisa con la actualización de octubre, así podremos obtener una mejor herramienta de captura de pantallas.

Y además