Pasar al contenido principal

Tres motivos para que el oro vuelva a ser un activo refugio en medio de la inestabilidad de los mercados

Empleada indonesia con un lingote de oro
Reuters
  • El metal precioso podría escalar hasta los 1.320 dólares la onza en el tercer trimestre del 2019.
  • Una de las razones para la revalorización del oro sería que aumente la sensación de incertidumbre en los mercados, como ya está sucediendo.
  • Las tensiones financieras, las negociaciones del Brexit o las guerras comerciales, son catalizadores para el aumento del precio de este activo.

Las bolsas se han agitado en los últimos tiempos con movimientos en muchas clases de activos. El oro en particular ha descendido un 4% desde finales de junio. Una disminución que no debería estar justificada por el aumento de 11 puntos básicos en los rendimientos de los bonos y la subida del dólar durante el período. Más bien, el pírrico desempeño del oro parece haber sido motivado por un colapso en el sentimiento.

Mucho se ha comentado acerca de que algunos inversores han perdido la fe este activo como un refugio seguro, ya que no se ha sufrido un periodo de apreciación con la ola de venta en los mercados emergentes.

Sin embargo, los analistas de WisdomTree en un informe ven un error en ese argumento: "El hecho de que las acciones de mercados desarrollados se mantuvieran fuertes durante esos meses sugiere que los inversores no estaban buscando un activo seguro".

Esperando al rally

Estos expertos señalan que el pesimismo de hoy día “parece excesivo” y el oro parece estar en fase de madurez. No obstante, su escenario base contempla un avance hasta los 1.320 dólares la onza para el tercer trimestre del próximo ejercicio.

En este sentido, aliviar las presiones inflacionarias también puede pesar algo sobre el oro. En cuanto al dólar estadounidense, los riesgos son a la baja, lo que ejercería de apoyo sobre el metal precioso.

Aunque desde WisdomTree no creen que tres alzas en los tipos por parte de la Fed “sorprendan al mercado”, existe el riesgo de que “otros bancos centrales puedan restringir la política monetaria”.

Leer más: 5 de las acciones preferidas de Warren Buffett aún tienen potencial, según los analistas

Dicho todo esto, la firma de análisis señala que ninguno de estos factores es probable que suponga un efecto adverso para el oro. Por eso, el sentimiento de riesgo por parte de los inversores ha de ser el principal catalizador para el precio del metal. Entonces, ¿qué podría motivar un cambio en el sentimiento?

Varios factores podrían provocar un retorno de este sentimiento y recordar a los inversores las cualidades defensivas históricas del oro:

  • Guerras comerciales: Los analistas no esperan que el aumento del proteccionismo en Estados Unidos dañe la demanda económica mundial. Pero si las medidas proteccionistas tit-for-tat se intensifican, el mercado podría convertirse “en una fuente de riesgo”.
  • Negociaciones del Brexit: con la fecha límite de marzo de 2019 que se avecina para la salida del Reino Unido de la UE, hay muchos detalles por resolver. No negociar un acuerdo comercial podría ser perjudicial tanto para el Reino Unido como para la UE y generaría alzas en el metal precioso.
  • Tensiones financieras: A pesar de atravesar varios episodios de volatilidad en el mercado de renta variable este año, las acciones de los países desarrollados se han mantenido en gran medida resistentes. Pero no hay garantía de que sean tan optimistas ante la próxima conmoción bursátil, según estos expertos.

En consecuencia, incluso en una recuperación de precios plana a moderada, se cubrirán muchas posiciones de oro cortas (es decir, inversiones basadas en la expectativa de que su precio caerá). Esto tiende a generar subidas de precios y podría poner en marcha un repunte. 
 

Te puede interesar