Pasar al contenido principal

La Unión Europea quiere atar en corto a Amazon y Alibaba con un Reglamento que dote de transparencia su actividad con las empresas

Bandera de la Unión Europea
  • La UE va a introducir nuevas normas que ofrecerán a las empresas un entorno de plataformas online más transparente, equitativo y predecible, así como un sistema eficiente de vías de recurso.
  • Las plataformas tendrán que hacer públicos los parámetros principales que determinan la clasificación de empresas usuarias en los resultados de búsqueda, así como cualquier trato diferenciado a terceros.
  • El futuro Reglamento también obligará a todas las plataformas a establecer un sistema interno eficiente y ágil de tramitación de las reclamaciones y a elaborar informes anuales sobre su eficacia.

Las plataformas online como Amazon, Alibaba, Google o Facebook son factores esenciales de la economía digital. Actualmente, más de un millón de empresas europeas comercian por medio de esta clase de servicios para contactar con sus clientes, y se estima que alrededor del 60% del consumo privado y el 30% del consumo público de bienes y servicios relacionados con la economía digital se gestionan a través de intermediarios online.

Pero sus prácticas, en muchas ocasiones, dejan que desear. Y son la falta de transparencia y los distintos baremos con que se privilegia o defenestra a un tercero los pecados que la Unión Europea quiere perseguir ahora mediante un nuevo Reglamento.

"El principal objetivo del Reglamento es establecer un marco legal que garantice condiciones transparentes para empresas usuarias de plataformas online, así como vías de recurso eficientes cuando las plataformas en línea no respeten dichas condiciones", indica la UE en un comunicado oficial. 

Las plataformas cubiertas por el Reglamento incluyen los mercados electrónicos, las tiendas de software o aplicaciones y las redes sociales , así como los motores de búsqueda. Eso sú, como es obvio, siempre que presten servicios a empresas usuarias que estén establecidas en la UE y que ofrezcan bienes o servicios a consumidores también situados en el Viejo Continente.

En lo que se refiere a la transparencia, la UE quiere exigir a las plataformas que apliquen a sus servicios de intermediación online unas condiciones sencillas y comprensibles. Para ello, deberán facilitar una declaración de motivos cada vez que decidan restringir, suspender o rescindir el uso de sus servicios por parte de una empresa usuaria.

Leer más: Europa tiene que seguir apostando por una competencia justa para diferenciarse de EE.UU. y China

Por otra parte, las plataformas han de hacer públicos los parámetros principales que determinan la clasificación de empresas usuarias en los resultados de búsqueda, así como cualquier trato diferenciado que concedan a bienes o servicios ofrecidos directamente por ellos mismos o a través de cualquier empresa que esté bajo su control.

También tendrán que hacer pública la descripción de las principales consideraciones económicas, comerciales o jurídicas por las que restringen la capacidad de las empresas usuarias de ofrecer condiciones distintas a los consumidores fuera de la plataforma.

A su vez, y en relación con los mecanismos de recurso, el Reglamento obligará a todas las plataformas a establecer un sistema interno eficiente y ágil de tramitación de las reclamaciones y a elaborar informes anuales sobre su eficacia. También les exige que en sus condiciones incluyan a dos o más mediadores para los casos en que el sistema interno de tramitación de reclamaciones no esté en condiciones de resolver una disputa entre sus empresas usuarias. 

Próximamente el texto acordado será sometido, tras la habitual revisión jurídico-lingüística, al Parlamento Europeo y al Consejo para su adopción formal.

Y además