Pasar al contenido principal

3 gráficos que alertan sobre el frenazo económico de China y cómo puede afectar a los mercados

Xi Jinping, presidente de China
Flickr / Global Panorama
  • Los mercados vuelven a estar alerta sobre la actividad económica de China, que puede convertirse en el principal factor de riesgo este año.
  • Las dudas sobre la evolución de su PIB real permanecen, mientras que su crecimiento sigue desacelerándose. 
  • La balanza comercial se puede comenzar a desequilibrar a partir del 2020.

La Conferencia anual de trabajo económico central que terminó antes de Navidad estableció oficialmente la prioridad económica para 2019 a la "estabilización del crecimiento" por parte del gigante asiático. La política monetaria adoptará una postura neutral y el Banco Popular de China ya ha lanzado avisos a navegantes. 

Esto ayudará a los bancos a otorgar préstamos a través de fondos más baratos y proveerá de liquidez. Es probable que se produzcan dos o tres recortes más en el primer semestre de 2019, según los expertos, aunque lo más importante para estabilizar la demanda y la actividad económica es la postura fiscal proactiva, donde los líderes se comprometieron a ampliar el déficit del presupuesto central al 3% y permitir que los gobiernos locales gasten más. 

Los fondos se utilizarán para más recortes de impuestos y gastos de infraestructura. Además, las reformas para abrirse, para aumentar la protección de la propiedad intelectual y para fomentar el sector privado continuarán dada la urgencia de encontrar nuevos motores de crecimiento y ser más impulsados por el consumo en medio de la disputa comercial con los Estados Unidos.

Con todo, hay varias variables que pueden hacer que China poco a poco y termine haciendo descarrilar a los mercados, como ocurrió a lo largo del verano del 2015. Hay tres gráficos que pueden poner en contexto todo esto y a tener en cuenta por parte de todo el entorno ligado a la inversión.
 

Y además