Pasar al contenido principal

Estos son los 3 motivos por los que los propósitos de Año Nuevo suelen fracasar, según explica un psicólogo

Struggling to keep your New Year's resolution might mean you're not setting the right kind of goal.
Insistir demasiado en mantener tus própositos de año nuevo puede significar que no has escogido la meta adecuada Viorel Kurnosov/Getty Images
  • No son muchas las personas que terminan cumpliendo sus propósitos de año nuevo.
  • El psicólogo Jonathan Alpert explica a Business Insider las 3 principales razones por las que estas promesas terminan fracasando.
  • Los propósitos no son lo suficientemente específicos, están redactados de forma negativa y no son importantes para la persona.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Millones de personas hacen propósitos de año nuevo todas las navidades, pero pocas logran cumplirlos.

Si te supone un gran esfuerzo mantener tus promesas de año nuevo es posible que no estés eligiendo la meta correcta, según advierte un experto.

Business Insider ha hablado con el psicólogo Jonathan Alpert, autor del libro 'Sé valiente: cambia tu vida en 28 días', que explica 3 de las razones principales por las que estos propósitos se incumplen.

No estás siendo lo suficientemente específico

Alpert cuenta a Business Insider que las promesas de año nuevo suelen ser demasiado generales, y que por eso es más difícil que se cumplan.

Plantearte hacer más deporte o perder peso son los caminos más rápidos hacia el fracaso. No es fácil mantener la motivación con un objetivo así.

Resultará más sencillo si buscas una meta en concreto, por ejemplo participar en una carrera que hayas marcado en el calendario o adelgazar 5 kilos para una fecha determinada.

Running a 5k is fun and definitely doable.
Participar en una carrera es tan divertido como factible Reuters

"Es fácil abandonar o alejarte de los objetivos cuando no son del todo claros", cuenta Alpert a Business Insider. "Sin embargo, cuando son específicos y detallados, resulta más difícil desmotivarte".

Una forma útil para organizarte es preparar un calendario, pensando en objetivos a corto y medio plazo que te permitan saber que estás en el camino correcto.

"¿Qué necesito hacer esta semana? ¿Qué debo hacer durante el próximo mes? ¿Qué espero conseguir en los próximos meses?", son las preguntas que Alpert considera importantes.

No utilizas un enfoque positivo

Otro problema es que los propósitos se redactan o se piensan con un lenguaje negativo.

Cuando alguien decide gastar menos dinero o dejar la comida basura suele fracasar porque está pensando en lo que quiere evitar, y no en lo que desea conseguir.

Leer más: 8 consejos para adelgazar que parecen absurdos, pero funcionan

"Es como si te dijese que no debes pensar en el aspecto de una zebra de rayas rosas y azules", explica Alpert a Business Insider. "Aunque no quieras imaginarlo al final lo acabas haciendo".

Intenta formular tus metas utilizando un lenguaje positivo.

"La forma en la que hablamos con nosotros mismos acaba afectando las acciones y el comportamiento", señala Alpert.

"Necesitamos un diálogo interno optimista. En lugar de pensar en abandonar la comida basura deberíamos formular el pensamiento que deseamos, por ejemplo comer zanahorias o mantequilla de cachuete como alternativas saludables."

No es un objetivo importante

Otro obstáculo habitual es el de hacer propósitos de año nuevo que no estén relacionados con tus prioridades.

"En estos casos los principales culpables son las dietas y el deporte", asegura Alpert. Aunque puede aplicarse a otro tipo de metas, sobre todo aquellas que están inspiradas en lo que otras personas esperan de ti.

Leer más: Los motivos por los que no consigues ahorrar dinero

"Deben establecerse objetivos que nazcan del deseo individual", aconseja Alpert. "A menudo las personas acaban siendo influenciadas por el entorno familiar o por sus amigos, y es imprescindible que se elijan metas relevantes para uno mismo".

Y además