Cómo teletrabajar desde cualquier lugar del mundo: 5 consejos que todo nómada digital debe seguir

Los nómadas digitales son personas que trabajan a distancia en el extranjero y cambian regularmente de ubicación.
Los nómadas digitales son personas que trabajan a distancia en el extranjero y cambian regularmente de ubicación.

Getty

Hace poco menos de 2 años empecé a trabajar en la startup Deskbird. Los fundadores y algunos otros miembros del equipo tienen su sede en Múnich, Alemania, mientras que el resto está repartido por toda Europa.

Yo vivo en Suiza, pero Deskbird permite a sus empleados trabajar desde cualquier parte del mundo. Después de un par de meses trabajando allí, reflexioné sobre que no tenía por qué quedarme en Zúrich.

Así que busqué en Google el modo de estar en el extranjero viviendo con más gente y así fue como di con el concepto de coliving. En enero de 2021, reservé mi primera estancia en un espacio de este tipo en Tenerife, España, donde la gente no sólo trabaja junta en un espacio de coworking sino que también vive junta en un apartamento compartido.

Desde entonces, he trabajado en Normandía, Francia, durante 4 semanas; en Sofía, Bulgaria, durante una semana; y en Grecia durante 2 semanas. Ya he planeado tres viajes más, entre ellos trabajar en las Azores durante 3 semanas en julio.

Dejé mi trabajo para viajar y trabajar a distancia hace 5 años: esto es lo que me hubiera gustado saber antes de hacerlo

La comunidad de nómadas digitales en Europa está creciendo rápidamente. Muchos de ellos sólo quieren probar esta forma de trabajar, como hice yo. Y la mayoría vuelve.

Estos son mis 5 consejos para trabajar a distancia desde el extranjero si te lo estás planteando:

1. Darse al menos unos meses en el extranjero

La primera vez que me trasladé al extranjero para trabajar estuve 2 meses, y que creo que es una buena cantidad de tiempo para la primera vez que lo pruebas.

Puede llevar un poco meterse en ello, y siempre soy partidario de tomarse su tiempo en un lugar nuevo. Algunas personas que he conocido viajando sólo iban a quedarse 2 semanas, pero acabaron alargando su estancia.

Puede que pienses: "Vale, esto no es para mí. Necesito mi vida cotidiana, mis rutinas". Y eso está bien.

2. Darse un tiempo a solas 

Yo también me sentí un poco abrumada por toda la socialización al principio. Aprendí que tengo que alejarme y tener algo de tiempo para mí de vez en cuando.

Estos son los requisitos que debe cumplir un nómada digital para teletrabajar en España y en otros países europeos

Eso no es tan sencillo con el coliving, donde salir con la gente siempre parece la opción más fácil.

3. Mantén tus rutinas favoritas

Enseguida me di cuenta de lo importantes que son para mí ciertas rutinas. La reunión diaria a las 10 de la mañana con mis compañeros de equipo es sagrada, al igual que mis clases de deporte.

También tengo un gran gimnasio en Zúrich que empezó a ofrecer transmisiones en directo cuando empezó la pandemia. Voy 2 o 3 veces por semana. Me hace feliz poder seguir asistiendo a distancia y ver a la gente que conozco allí.

4. Ten claro cómo trabajas mejor antes de ir

Hay algunas preguntas importantes que debes responder antes de decidirte a viajar: ¿Qué método de trabajo me conviene más? ¿Qué tipo de entorno necesito para rendir al máximo? Para aquellos a los que les gusta tener mucha interacción en el trabajo, un espacio de coworking local podría ser más adecuado.

Pero yo necesito más paz y tranquilidad. Los espacios de coworking son geniales, pero no funcionan para gente como yo, que tiene que hacer muchas llamadas.

La invasión de los trabajadores a distancia: cómo los nómadas digitales están arruinando los paraísos tropicales

En el espacio de coliving de Tenerife había salas de reuniones adicionales para hacer llamadas. Pero yo siempre quiero estar disponible para alguno de mis compañeros, incluso en mi casa, así que suelo trabajar desde mi habitación. 

5. Asegúrate de que tu espacio de coliving tiene el equipo adecuado

Soy un gran fan de tener mi propio escritorio. Nunca he trabajado desde una tumbona.

Como diseñadora de UX, también es útil tener una segunda pantalla, pero puedo arreglármelas con mi MacBook Pro si lo necesito. A menudo, los espacios de coliving ofrecen segundas pantallas.

Cuando llego a un nuevo espacio, quiero un puesto de trabajo fijo en el que pueda permanecer el resto de mi tiempo allí.

Otros artículos interesantes:

Teletrabajo: breve historia en 6 claves de algo más que una moda y algo menos que una revolución laboral

Algunos trabajadores consideran que el modelo híbrido es más agotador que el teletrabajo: qué deben hacer las empresas para solucionarlo

La conciliación y la flexibilidad serán imprescindibles en las ofertas de trabajo del futuro: así será el teletrabajo cuando acabe la pandemia

Te recomendamos