5 razones por las que merece comprar Nintendo Switch OLED (y 3 por las que no)

Nintendo Switch OLED
Nintendo
  • Si tienes una Nintendo Switch y te estás pensando dar el salto al modelo OLED hay bastantes cosas que debes tener en cuenta. 
  • Aquí tienes 4 razones por las que merece comprar Nintendo Switch OLED y 3 motivos por los que mejor quedarse con la original. 
  • Descubre más historias en Business Insider España

Desde hace ya unas semanas que Nintendo Switch OLED está disponible en las tiendas y si tienes una Nintendo Switch original en casa, igual estás indeciso sobre si merece o no dar el salto. 

No entro aquí en usuarios que no tengan ninguna versión de la híbrida de Nintendo, ya que la decisión en este aspecto es más que evidente: Nintendo Switch OLED gana por goleada.

Pero, ¿Qué ocurre si tienes la consola original en casa? ¿Merece la pena la inversión?

Aquí tienes 5 razones por las que merece la pena comprar Nintendo Switch OLED, frente a 4 motivos por los que no dar el salto y quedarte con la Nintendo Switch original. 

Razones por los que comprar Nintendo Switch OLED

1. La pantalla se ve mucho mejor

Es sacarla de la caja, encender la consola y simplemente ya en el menú todo luce mucho mejor. 

Los colores se sienten más vivos y definidos, todo tiene mejor contraste y el mayor tamaño de la pantalla —pasa de 6,2 pulgadas a 7 pulgadas con apenas bordes— también ayuda a crear una sensación mucho más inmersiva. 

Si se compara incluso da la sensación de tener mayor resolución, aunque tristemente no es así, ya que se queda en los 720p que ofrece el modelo estándar. 

2. Se siente un producto más premium

Ya no solo por la bisagra para que puedas colocarla de pie en cualquier sitio —que ahora recorre toda la parte trasera de la máquina en vez de esa pequeña pestaña de la original—, sino también por el material de la misma y los pequeños detalles. 

El tacto es bastante más placentero y agradable, se han reformulado algunos botones para que sea más cómodo manipularlos y la sensación de tenerla en la mano es mucho más gratificante. 

3. El sonido gana enteros y todo se escucha con más potencia y una sensación envolvente

Si te gusta el sonido y prefieres escuchar la consola sin necesidad de cascos —aunque por fin han metido compatibilidad con auriculares bluetooth— la Switch OLED gana por goleada. 

No es solo que la ranura por donde sale el audio es bastante más grande, sino que también han rediseñado varios componentes internos de la máquina para generar una sensación más envolvente y potente. 

Eso sí, también depende del juego. Hay muchos donde la diferencia es abismal y otros en los que se nota, pero la diferencia no es tan grande. 

4. La batería dura más

A pesar de que el tamaño de la batería es el mismo, tanto la tecnología de la pantalla como un mejor refinamiento de las partes internas de la consola hacen que la vida útil de la Switch OLED llegue casi a las 6 horas, mientras que la Switch original se queda en las 5 horas. 

Aquí una comparativa en vídeo que lo muestra, ya que no hay datos oficiales: 

5. Tiene más memoria interna para guardar tus juegos digitales...

Otro punto a favor del modelo OLED —sobre todo si tienes tus juegos digitales— es el espacio de almacenamiento interno que sube de los 32GB hasta los 64GB. 

Motivos por los que no comprar Nintendo Switch OLED

1. ... aunque sigue sin ser suficiente

A pesar del aumento de memoria interna, si apuestas por el modelo digital la diferencia en juegos que puedes meter en la consola puede ser de 3 a 5 títulos más siendo generosos, por lo que sigue siendo insuficiente. 

Además, si apuestas por los juegos físicos es algo a lo que no le vas a dar mucha importancia, ya que, salvo en contadas excepciones o los DLC, todo está dentro del cartucho. 

2. El problema del drift de los joy-con sigue estando presente. 

Uno de los grandes problemas que lleva existiendo desde que salió la Nintendo Switch en 2017 es el molesto drift de los joy-con. Un problema que hace que el stick de movimiento se mueva solo y por tanto se refleja en pantalla y aunque no estés haciendo nada, el personaje va a su bola. 

Pues en el modelo OLED el problema sigue persistiendo, ya que los joy-con son los mismos tanto para una consola como para otra. 

Por suerte hay una solución sencilla para remediarlo y que parece que es totalmente efectiva y da carpetazo de manera definitiva al molesto problema. 

3. En condiciones de mucho brillo el resultado sigue siendo bastante mejorable

Si vas a jugar en el salón o con la luz apagada, la diferencia de imagen es palpable, como ya te he explicado, pero si la sacas al exterior y tienes el sol pegado de frente, hay que forzar los ojos prácticamente lo mismo en la Switch OLED como en la Switch normal. 

A pesar de que tiene un brillo bastante más potente, el impacto directo del sol sigue siendo su peor enemigo y a pesar del esfuerzo, sigue siendo bastante mejorable y no vas a notar mucha diferencia entre uno u otro modelo en este campo. 

4. Si solo juegas en televisión, no vas a notar ninguna diferencia

Y para terminar, la más obvia y de la que ya se ha escrito demasiado, pero siempre es bueno recordarlo. 

Si vas a jugar en modo portátil, la diferencia es abismal, pero si habitualmente utilizas la consola en modo televisor, no tiene ningún sentido dar el salto al modelo OLED, ya que no cambia nada. 

Sí, dicen que el dock del modelo OLED está preparado para resolución 4K, pero de momento son tan solo rumores que Nintendo ha ido desmintiendo o simplemente dejándolos pasar sin comentar nada al respecto. 

Otros artículos interesantes:

Cómo vincular la cuenta principal de Nintendo en otra Nintendo Switch, paso a paso

Comparativa entre Nintendo Switch OLED y Lite: ¿cuál es la compra más acertada para ti?

Desactiva estas 4 funciones molestas de Nintendo Switch (que no sabías ni que se podían apagar)

Te recomendamos

Y además