Pasar al contenido principal

5 tipos de cuentas bancarias: cómo elegir la tuya

Una mujer mirando sus cuentas bancarias en el móvil.
Getty Images

Las cuentas bancarias han pasado a ser un producto indispensable para la mayoría de españoles. Es donde tienen domiciliados sus recibos, donde reciben sus nóminas, a donde cargan los gastos de la tarjeta de crédito… En otras palabras, la piedra angular sobre la que pivotan sus finanzas personales y su dinero.

Quizás por eso dedicamos más tiempo a elegir la cuenta bancaria que el en realidad deberíamos. El primer paso para dar con la cuenta que necesitas es tener claro para qué vas a utilizar, ya que existen diferentes tipos y aunque todas funcionan de forma simular, hay pequeñas diferencias.

Tipos de cuentas bancarias

Los bancos han encontrado más de una forma de comercializar este producto. Estos son los tipos de cuentas que hay en el mercado y para qué sirve cada una.

  • Cuenta corriente o cuenta al descubierto. Son las cuentas bancarias más habituales. Con ellas podrás domiciliar ingresos y pagos, sacar dinero, usar la tarjeta contra ella… Están pensadas para el día a día. Normalmente no ofrecen ningún tipo de remuneración por el dinero depositado en ellas, pero sí cobran comisiones por mantenimiento o transferencia, e incluso por la emisión de la tarjeta de crédito.
  • Cuenta de ahorro o cuenta remunerada. Funcionan de forma similar a la anterior, sólo que al estar enfocadas al ahorro sí que ofrecen una mínima remuneración por el dinero depositado en ellas. Por eso mismo, aunque permiten domiciliar pagos y recibos, lo ideal con estas cuentas es no hacer muchas operaciones. Y es que esa remuneración o intereses que paga el banco se suelen calcular en función del saldo medio en cuenta. Aquí puedes ver las mejores cuentas remuneradas.
  • Cuenta nómina. Su propio nombre indica su principal objetivo, recibir cada mes tu salario. En realidad se trata de cuentas corrientes al uso, solo que para contratarlas es necesario domiciliar la nómina. A cambio obtendrás beneficios como no pagar comisiones. Hay quienes van más allá, como la Cuenta Bankinter que ofrece una remuneración del 5% anual o la Cuenta 1,2,3 de Santander, que regala acciones del banco, entre otras cosas.
  • Cuentas infantiles. Son cuentas corrientes al uso que suelen ofrecer regalos a su contratación. Además, también cuentan con comisiones reducidas. Es el lugar más habitual para tener el dinero de los niños, pero ni mucho menos el mejor, como más tarde explicaremos.
  • Cuentas de valores. Son cuentas destinadas a la inversión en las que depositar títulos como acciones o bonos. Si quieres invertir, necesitas una de estas cuentas bancarias.

Leer más: Por qué es mejor invertir tu dinero en lugar de guardarlo en el banco

A estos tipos de cuentas hay que sumar las cuentas para autónomos y las cuentas para empresas. Entre ellos se puede volver a encontrar cuentas corrientes y cuentas de ahorro.

Claves para elegir tu cuenta bancaria

Como acabas de ver, cada cuenta tiene sus particularidades y su cometido. Por eso, lo primero que debes tener claro es para qué vas a utilizar tu cuenta corriente. A partir de ahí, estas son las cosas que debes valorar al escoger cuenta bancaria.

  • Qué comisiones cobra. Las comisiones son lo que marca la diferencia entre pagar y no pagar por tener tu dinero en el banco. Son una de las claves que debes valorar.
  • Red de oficinas, cajero y operativa online. ¿Hay una oficina de la entidad cerca de casa? ¿Y de tu trabajo? ¿Qué red de cajeros puedes usar? Si res de los que le gusta acudir a la sucursal o pagar en efectivo en lugar de con tarjeta de crédito, estas cuestiones serán importantes para ti. Por el contrario, si eres 2.0, una de las cosas a valorar al contratar la cuenta bancaria será el funcionamiento de la página web y la operativa de banca online o a distancia.
  • ¿Incluye tarjeta de débito o crédito? Todas las cuentas te van a permitir tener una tarjeta de crédito o débito –aquí puedes ver las diferencias entre ambas- pero muchas te cobrarán por ella.
  • Cuidado con los regalos. Desde una vajilla hasta un tablet PC o una televisión. Los regalos por domiciliarla nómina abundan, pero casi siempre a cambio de pagar comisiones por tener tu nómina domiciliada. En cualquier caso, estas son las mejores cuentas con regalo.

Lo que de verdad importa en una cuenta bancaria

Lo más habitual es que hayas contratado la cuenta para la gestión de dinero en el día a día, no como herramienta para ahorrar e invertir a largo plazo. Si es el caso lo que más debería importante de la cuenta es que no cobre comisiones, que no tengas que pagar por el manejo diario de tus finanzas.

Con esa parte resuelta, ya puedes empezar a buscar alguna cuenta que te devuelva parte de los recibos para sacarle partido o que te remunere tu dinero. Sin embargo, antes de invertir horas en buscar la cuenta que más te da por tu dinero, quizás sea mejor que aproveches formándote para aprender a invertir o te acerques a otros productos como los fondos de inversión o la gestión pasiva.

Y es que al final, ni tu dinero del día a día tiene la finalidad de darte rentabilidad ni la cuenta corriente es el mejor sitio para buscarla a largo plazo. Por eso mismo una cuenta infantil puede no ser el mejor lugar para los ahorros de un niño.

Te puede interesar