Pasar al contenido principal

6 razones por las que puede tener sentido comprar un bono con rentabilidad negativa

Trader observando pantallas en Wall Street
Reuters
  • Las tensiones comerciales, junto con la caída del crecimiento y las expectativas de inflación, han llevado a que el rendimiento de los bonos estadounidenses a 10 años baje del 3,2% al 1,5%. 
  • Para los inversores de bonos, esta caída de los rendimientos ha generado las mayores ganancias desde el inicio del año hasta la fecha desde 1995 (los precios se mueven de forma inversa al rendimiento).
  • Kristjan Mee, analista de Schroders, destaca seis motivos por los que puede ser interesante invertir en bonos con rentabilidad negativa.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Mucho se ha comentado sobre la entrada de los bonos en terreno negativo. Una situación que algunos analistas han tildado de “burbuja” dentro de la renta fija. Así, el colapso de rentabilidad de los bonos mundiales desde finales del año pasado se ha hecho patente en los mercados financieros. Las tensiones comerciales, junto con la caída del crecimiento y las expectativas de inflación, han llevado a que el rendimiento de los bonos estadounidenses a 10 años baje del 3,2% al 1,5%. 

Para los inversores de bonos, esta caída de los rendimientos ha generado las mayores ganancias desde el inicio del año hasta la fecha desde 1995 (los precios se mueven de forma inversa al rendimiento).

Sin embargo, la atención de los inversores se centra ahora en las perspectivas de futuro más sombrías. Las curvas de rendimiento alemanas y suizas son totalmente negativas, e incluso el rendimiento de sus bonos a 30 años se sitúan en el -0,1% y el -0,5%, respectivamente. Esto significa que un inversor que invierte 100 euros en bonos alemanes a 30 años sólo recibirá 97 euros dentro de tres décadas. En los países de la periferia, las curvas de rendimiento de España y Portugal son negativas hasta el vencimiento a 8 años.

Teniendo en cuenta el esquema actual, ¿por qué ha de resultar interesante comprar bonos con rentabilidades negativas? Kristjan Mee, analista de Schroders, destaca seis motivos en un último informe.

Leer más: Este es el dinero que debes ahorrar para jubilarte a los 40 años

1. Rentabilidades cubiertas

Traders en la bolsa de Nueva York
Reuters

En el caso de los inversores que invierten en renta fija, el conjunto de oportunidades incluye varias regiones diferentes. Normalmente, las inversiones en bonos en moneda extranjera “se cubren para eliminar el riesgo de fluctuaciones cambiarias”, destaca el analista. De esta manera, el coste adicional de la cobertura de divisas “puede cambiar el atractivo de los bonos, a menudo de forma bastante drástica”.

Aunque se espera que la Reserva Federal recorte los tipos de interés, mientras el diferencial entre EE.UU. y la zona euro continúe siendo elevado, los bonos alemanes “seguirán siendo atractivos para los inversores estadounidenses”, destaca Mee. La cobertura de divisas puede transformar “las rentabilidades negativas en positivas”.
 

2. Rentas frente a las ganancias de capital

Qué son las rentas exentas en el IRPF
rawpixel / pixabay

Más allá del tema de la cobertura de divisas, los inversores de bonos con rendimiento negativo tienen la garantía de perder dinero “si los mantienen hasta el vencimiento”. Sin embargo, muchos inversores “no tienen la intención de hacerlo”, concreta Meer. Así, un inversor que considere que es probable que los rendimientos “sigan cayendo podría comprar bonos con rendimiento negativo con la expectativa de que se beneficiará de venderlos, si su visión resulta correcta”.

Las rentabilidades negativas no son un impedimento para “obtener rentabilidad positiva”, analiza el experto. Por supuesto, esto funciona en ambos sentidos. Cualquier aumento de los rendimientos “podría acarrear pérdidas significativas”, añade.
 

3. Beneficios al diversificar carteras

Mujer mirando un calendario en el ordenador
Getty Images

Ampliando más la fotografía en cuanto a la asignación de los activos, el experto sostiene que los bonos siguen desempeñando “un papel vital”, incluso con “rendimientos negativos”. Una muestra de ello es la correlación a tres años entre los bonos alemanes y el índice DAX alemán. 

Dicho de otra manera, los bonos han tendido a rendir bien cuando “la renta variable ha caído y viceversa”. El aspecto de la reducción del riesgo es especialmente importante en tiempos de crisis. En los episodios de "fuga hacia activos refugio", los bonos gubernamentales suelen ser los principales beneficiarios del capital que sale de las acciones.
 

4. Inversores con pasivo

Dos traders repasan la sesión en Wall Street
Reuters

Por otra parte, los inversores relacionados con la responsabilidad o un pasivo, como las compañías de seguros y los fondos de pensiones, “no siempre están preocupados por los niveles absolutos del rendimiento o las perspectivas de rentabilidad de los bonos”, dice Mee. 

A menudo compran bonos como una "contrapartida" de sus obligaciones. El valor actual de estas responsabilidades se calcula de diversas maneras, pero suele está fuertemente influenciado por el rendimiento de la deuda pública. 

Por ejemplo, en la zona euro, los tipos utilizados por el sector asegurador son negativos hasta el vencimiento a 11 años. Por lo tanto, estos inversores pueden.

5. Bonos para cubrirse ante la deflación

Riesgos de invertir en paladio
FreePhotos / Pixabay

Casi todos los activos sufren en periodos de deflación (cuando los precios caen). Los bonos soberanos con cupones fijos son una excepción. Debido a sus pagos de cupón fijo y del principal, retienen su valor y ofrecerán una rentabilidad real positiva (ajustada a la inflación) si la inflación cae por debajo de su rendimiento, tal y como describe Mee. 

Es decir, un bono de rendimiento negativo puede proporcionar un retorno real positivo si hay deflación. Por lo tanto, los bonos de rendimiento negativo pueden actuar como cobertura contra la deflación. 
 

6. Sin alternativas a la vista

Cuál es el dato clave para elegir tu hipoteca
Getty Images

pagar por prestar su dinero “tienen pocas alternativas que no impliquen asumir un mayor nivel de riesgos”. Principalmente, porque los depósitos apenas rinden e incluso se están viendo casos en los que los bancos están repercutiendo en sus clientes tipos de depósito negativos; almacenar el efectivo físicamente tiene un coste elevado y es demasiado poco práctico; y porque el resto del espectro de la renta fija (corporativa o high yield) implica más riesgo y no es inmune a los tipos negativos.

Así las cosas, pese a que en un principio no parezca excesivamente racional, Mee piensa que todos estos argumentos “respaldarán la demanda de bonos con grado de inversión”.

Y además