7 veces en las que es más aconsejable gastar que ahorrar

No te cortes a la hora de gastar en cosas que te hacen más feliz.
No te cortes a la hora de gastar en cosas que te hacen más feliz.
Willie B. Thomas/DigitalVision/Getty

Willie B. Thomas/DigitalVision/Getty

El dinero es algo que, en el buen sentido, está destinado a mejorar nuestras vidas.

Así pues, hay veces en las que merece la pena invertir algo más en un producto, servicio o experiencia (siempre y cuando no te lleve a endeudarte). 

Por ejemplo, es mejor gastarse el dinero en una póliza de seguro de vida para proteger a tu familia que no tener ninguna; contratar ayuda profesional si necesitas tomar una decisión financiera importante; y sí, comprarte un café con leche si es algo que disfrutas y no supone un gasto que te aleje de otras metas.

Te presentamos 7 situaciones en las que es mejor gastar que ahorrar:

Leer más: ¿Por qué ahorrar es tan complicado?

1. Tener buena salud

Mireya Acierto/Getty Images

Mireya Acierto/Getty Images

Tu salud no tiene precio. Si estás planteándote contratar un seguro de salud más caro con mejor cobertura, hacerte socio de Equinox o pasarte a los productos orgánicos en el supermercado, no te sientas culpable por gastarte el dinero cuando es tu salud mental o física lo que está de por medio.

2. Proteger a tu familia a través de un seguro

Layland Masuda/Getty Images

Layland Masuda/Getty Images

Si eres el pilar financiero de otra persona, un seguro de vida y otro por incapacidad son dos productos imprescindibles. A cambio de pagar una prima mensual, una póliza de seguro de incapacidad te proporcionará un flujo de ingresos si ya no puedes trabajar debido a una lesión o enfermedad y una póliza de seguro de vida le proporcionará una suma global a tu beneficiario en caso de fallecimiento.

Según Policygenius, el coste medio de una póliza de vida a término de 20 años para un hombre sano de 35 años está entre 18,36 euros al mes por un capital asegurado de unos 230.000 euros y 91,82 euros al mes por 1,84 millones asegurados. Las primas de seguro de incapacidad a largo plazo oscilan entre el 1% y el 3% de tu sueldo.

Pregúntale a cualquiera con seguro de vida o incapacidad y te dirán: es un pequeño precio a pagar por tu tranquilidad y seguridad financiera.

3. Comprar cosas que te hagan feliz o te ahorren tiempo

Flickr/Merlijn Hoek

Flickr/Merlijn Hoek

Mientras reduzcas el consumo de cosas sin importancia, está bien gastarse el dinero en experiencias, servicios y productos que te hagan feliz o faciliten tu vida. Si un café con leche, una serie de tratamientos faciales, un ama de llaves o unos billetes de avión en primera clase mejoran tu vida sin obstaculizar tus objetivos financieros, adelante.

Ser bueno con el dinero es el último acto de equilibrio entre necesidades y deseos. Privarse de uno mismo no es sostenible y rara vez nos lleva al éxito.

4. Comprar aquello para lo que has estado ahorrando.

South_agency/Getty Images

South_agency/Getty Images

Si ha estado ahorrando deliberadamente para dar la entrada de una casa, unas vacaciones de verano o un coche nuevo, es probable que te haya costado meses o incluso años llegar hasta aquí. Puede parecer difícil separarse de esos ahorros, pero el dinero se combina mejor con los objetivos.

5. Contratar ayuda profesional.

Roberto Westbrook/Getty Images

Roberto Westbrook/Getty Images

Si te paralizan la indecisión o la pereza en lo que a tu dinero se refiere, vale la pena contratar ayuda.

Diversas investigaciones muestran que las personas que trabajan con profesionales tienen más probabilidades de ser felices, tener confianza y estabilidad en sus asuntos financieros y personales. Un buen asesor puede ayudarte a identificar tus objetivos más importantes y trazar un plan para alcanzarlos.

También es posible que valga la pena buscar un gestor para la declaración de la renta. Tiene un coste relativamente bajo que en última instancia puede ahorrarte tiempo, dinero y dolores de cabeza.

6. Adquirir productos de calidad para cosas que sean importantes para ti.

l i g h t p o e t/Shutterstock

l i g h t p o e t/Shutterstock

Es posible que no pienses en un colchón de calidad, un par de zapatos, una maleta, o un producto para el cuidado de la piel de calidad como buena inversión, pero cuando existe un producto con el potencial de mejorar otras áreas de tu vida, vale la pena gastar en ello.

Si viajas con frecuencia, busca la mejor maleta. Si eres propenso a problemas en la piel y te funciona un producto más caro, cómpralo. Si duermes mejor en un colchón viscoelástico, no te conformes con menos.

7. Hacer crecer tus ahorros en el mercado de valores.

Shutterstock/goodluz

Shutterstock/goodluz

Tu fondo de emergencia y cualquier ahorro que estés planeando gastar en los próximos meses a un año debes mantenerlo líquido. Cualquier cantidad que sobre se emplea mejor en inversiones

Hay demasiadas personas paralizadas por el miedo a perder que evitan invertir, pero el mercado de valores es una de las herramientas más poderosas que tenemos para generar riqueza. Las devoluciones nunca están garantizadas, pero si te mantienes al margen no solo evitas los días malos, sino que también te pierdes tener días buenos.

LEER TAMBIÉN: 10 sencillos trucos para ahorrar dinero que funcionan, incluso si eres un gran derrochador

LEER TAMBIÉN: 7 cosas por las que merece la pena gastarse más de 1.000 euros en un televisor

LEER TAMBIÉN: 11 libros que debes leer si realmente quieres ahorrar dinero

VER AHORA: Las acciones de Nvidia se han disparado un 31.000% desde su estreno en bolsa: cuánto habrías ganado exactamente si hubieras invertido 1.000 euros el primer día

    Más:

  1. Listas
  2. Ahorro
  3. Dinero
  4. Finanzas personales