8 errores de novato que debes evitar a toda costa al comenzar a invertir en bolsa

Montaje de la película el Lobo de Wall Street

TV

  • Equivocarse es muy normal cuando comienzas a introducirte en áreas que desconoces: Esto también ocurre cuando te adentras en el mundo de los mercados y la inversión.
  • La importancia de formarse en el entorno bursátil es esencial para desarrollar estrategias que no impliquen que pierdas patrimonio constantemente.
  • En este sentido, muchos errores son simples en apariencia, pero más difíciles de evitar de lo que parece.
  • A continuación, puedes ver los 9 errores de novato que son muy comunes y que no debes tener cuando empieces a invertir en bolsa. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Equivocarse es muy normal cuando comienzas a introducirte en áreas que desconoces. Esto también ocurre cuando te adentras en el mundo de los mercados y la inversión. Es muy habitual realizar operaciones que te lleven a perder dinero por desconocimiento y por la realización malos hábitos a la hora de operar

La importancia de formarse en el entorno bursátil es esencial para desarrollar estrategias que no impliquen que pierdas patrimonio constantemente. Para ello hay múltiples cursos gratuitos de inversión en bolsa con los que puedes comenzar para así ampliar tus conocimientos y evitar fallos que acarreen grandes pérdidas patrimoniales. 

En este sentido, muchos errores son simples en apariencia, pero más difíciles de evitar de lo que parece. Y es que todos los inversores tienen miedos similares, ilusiones y expectativas. Muchas veces parecen fotocopias.

Leer más: Cómo invertir en bolsa desde cero: 12 consejos para principiantes 

A continuación, puedes ver los 9 errores de novato que son muy comunes y que no debes tener cuando empieces a invertir en bolsa. 
 

1. Invertir con visión de corto plazo y cambiar el horizonte de inversión cuando falla la operación

Trader observando su pantalla de ordenador.
Reuters

Es mejor asumir un error que esperar a que tu suerte cambie con el paso del tiempo. Es probable que a veces no te apetezca bloquear tu dinero a varios años vista, sino sólo unas semanas, o como mucho meses. Por eso, si compras una acción, pero con el ánimo de venderla con beneficios en pocas semanas, y fallas en tu estrategia es mejor que asumas esas pérdidas –poniendo siempre una limitación de lo que puedes asumir perder–.

Imagina que, al no poner ese límite de pérdidas –stop loss– tus títulos caen un 27% y, en ese momento, decides cambiarte a inversor de largo plazo para intentar que el valor se recupere con el paso del tiempo. En este sentido, los expertos siempre recuerdan que lo normal es que tarde mucho tiempo en cerrar esa brecha, si es que lo termina haciendo. 

De ahí a que sea posible que acabes acabas atrapado en pérdidas por un tiempo indefinido. Es preferible que te traces una estrategia, ya sea de corto y largo plazo, y que la cumplas, asumiendo que no siempre se gana. 
 

2. Invertir porque escuchas o lees una noticia especialmente favorable

Un manifestante lee un periódico falso en una protesta en Nueva York, Estados Unidos.
Un manifestante lee un periódico falso en una protesta en Nueva York, Estados Unidos.
REUTERS / Mark Kauzlarich

Si te gusta el mundo de la bolsa es muy posible que sigas con atención las noticias económicas. Procesos de fusión, operaciones corporativas, recompra de acciones… Muchas operaciones pueden suponer subidas en las acciones de las compañías, pero hay que tener cuidado con la interpretación de las informaciones.

Lo habitual es comprar títulos cuando se produce un rumor y vender cuando se ha convertido en noticia. Los inversores tienden a especular y cuando algo previsible se transforma en efectivo es común que ya se haya descontado en el precio del valor con revalorizaciones. Cuando algo sale en prensa, eres el último en enterarte. No uses esa información como elemento de decisión.
 

3. Invertir con un plazo temporal amplio, pero con una táctica personal

Traders en Wall Street operando
Reuters

En muchas ocasiones tienes la idea de que, si inviertes durante varios meses, tienes mayor probabilidad de ganar en bolsa, porque el largo plazo tiende a ayudar.

Esto no siempre es verdad. Los mercados tienen un comportamiento fractal, es decir, tiene un comportamiento similar en plazos largos que en cortos. Los horizontes temporales amplios ayudan a rebajar la urgencia y a tomar decisiones con una mayor meditación.

Sin embargo, que recibas o no rentabilidad va a depender de tu tolerancia al riesgo y de tu método de compra o de venta, no del plazo.
 

4. Hacer inversiones o desinversiones porque el escenario invita a ello: seguir al rebaño

Un rebaño de ovejas en París.
Reuters

Es un fallo habitual, pero no por ello es fácil de evitar. Casi todo el mundo piensa que no sigue al rebaño, que es racional, y que sigue su estrategia para comprar y vender. Con todo, cuando el ambiente en prensa, o en televisión, es de enorme pesimismo y además se pierde dinero, no se suelen hacer buenos razonamientos

Ahí es cuando lo común es dejarse llevar y vender los activos que se tienen en cartera en pleno pánico. Esto es lo que debes evitar a toda costa. Sigue tu propio criterio.
 

5. Seguir ciegamente el consejo de un amigo para invertir

Tres amigos ven en casa un partido de fútbol.
Tres amigos ven en casa un partido de fútbol.
Getty/Antonio_Diaz

En muchas ocasiones por inexperiencia, inseguridad o incluso por envidia, te ves impulsado a replicar las acciones que hace el resto. Hay quienes por el hecho de no saber de bolsa no se percatan de que sus amigos tampoco, y están aquellos que actúan como en la lotería.

Generalmente, esto provoca muchos fallos y pérdida de dinero. No siempre hay que hacer caso a los conocidos. Además, como siempre han expuesto inversores como Warren Buffett, es aconsejable no invertir en aquello que no comprendas. Es preferible dejarse llevar por las recomendaciones de los asesores financieros. 
 

6. Invertir el dinero de la hipoteca

Cómo influye el plazo en una hipoteca
Getty Images

Se trata de la norma número 1 de la inversión en los mercados. Resulta vital invertir solo el dinero que no se necesita a corto plazo. 

Es aconsejable recapacitar mucho antes de tomar una decisión que puede llevarte a tener pérdidas inesperadas y con un capital del que no puedes prescindir y que no puedes recuperar con el paso del tiempo. 
 

7. Las compañías más grandes no son las más seguras por las que apostar

Trader con preocupación en Wall Street
Reuters

Las empresas de gran capitalización no siempre son las más seguras. No es verdad. Por ejemplo, Enron fue una de las 30 compañías de mayor capitalización de Estados Unidos, del sector eléctrico, con 21.000 empleados y presencia en 40 países justo antes de que quebrase. 

Sin embargo, en 2001 se descubrió que la empresa maquillaba en los balances financieros sus gigantescas pérdidas. Hay que analizar muy bien en lo que se invierte y no siempre lo más grande es lo más estable.
 

8. La diversificación siempre importa

Cómo diversificar tus inversiones
Getty Images

Al margen del riesgo del mercado (que se asume por el simple hecho de invertir), debes asumir el riesgo diversificable propio de las acciones concretas en las que inviertas

Hay múltiples opciones de inversión, pero siempre se puede perder y una forma de reducir el riesgo es diversificando, buscando compañías o activos que tengan poca correlación entre ellos.
 

LEER TAMBIÉN: Ley de Segunda Oportunidad: qué es y cómo utilizarla

LEER TAMBIÉN: 6 cosas que hacer con tu dinero que te situarán a años luz de tus amigos

LEER TAMBIÉN: 7 consejos para saber cómo actuar con tus finanzas personales ante situaciones convulsas

VER AHORA: Ángel Sáenz de Cenzano, CEO de LinkedIn España: “El mayor reto del mercado laboral será la capacitación de las personas para dar respuesta a las necesidades del futuro”