Amazon ha estado espiando los grupos privados en Facebook de trabajadores en España, Estados Unidos y Reino Unido para controlar sus planes de organizar "huelgas o protestas"

An Amazon Flex driver delivers packages in Cambridge, Mass., on Dec. 18, 2018.
Pat Greenhouse/The Boston Globe via Getty Images
Pat Greenhouse/The Boston Globe via Getty Images
  • Amazon está controlando de cerca docenas de grupos de redes sociales privados y públicos administrados por conductores de entrega de paquetes de Amazon Flex a través de Estados Unidos, el Reino Unido y España, según informó Vice el martes.
  • Según Vice, una herramienta interna e informaciones dejados online sin querer revelan cómo los empleados de la empresa reciben actualizaciones regulares de los mensajes de los conductores en grupos cerrados de Facebook, así como tuits públicos e hilos de Reddit.
  • La compañía ha estado usando la herramienta para identificar a los conductores que se quejan de las condiciones de trabajo, publicando artículos negativos en los medios de comunicación y "planeando cualquier huelga o protesta contra Amazon", informa Vice.
  • Amazon se ha vuelto cada vez más hostil a la organización de los trabajadores, que se ha disparado durante la pandemia, tomando medidas como el despido de los organizadores de las protestas, el seguimiento de los esfuerzos de sindicalización mediante un mapa de calor y la interrupción de los intentos de los empleados de concienciar sobre cuestiones de seguridad.
  • A principios del martes, Amazon publicó y luego eliminó una oferta de trabajo para un "analista de inteligencia" para controlar "las amenazas de organización laboral".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los trabajadores de Amazon se han hecho más conscientes de las condiciones peligrosas durante la pandemia, manifestándose repetidamente en huelgas, organizando protestas y uniéndose a sus compañeros de trabajo para presionar por el cambio.

A menudo, han recurrido a las redes sociales, ya sea para concienciar al público o para elaborar estrategias en conversaciones privadas sobre cómo obligar a la empresa a abordar diversas cuestiones, pero resulta que Amazon ha estado escuchándoles.

El martes, Vice informó de que Amazon ha estado monitoreando docenas de grupos de redes sociales privados y públicos operados por repartidores de Flex en Estados Unidos, Reino Unido y España.

Amazon no ha respondido a las preguntas de Business Insider sobre este tema.

Según Vice, los empleados de Amazon han estado usando una herramienta interna de control de redes sociales y realizando informes regulares para vigilar las publicaciones de los repartidores, asignándoles categorías, tales como quejas sobre "malas condiciones de trabajo", enlaces a artículos negativos de los medios, si han sido contactados por investigadores para estudios académicos, o si "planean llevar a cabo cualquier huelga o protesta contra Amazon".

La herramienta supervisa las conversaciones que tienen lugar en diversas plataformas, como en los grupos privados de Facebook, los hilos en Reddit sobre las condiciones en Amazon Flex y los tuits que contienen la palabra clave "Amazon Flex", detalla Vice.

Leer más: La responsable de Amazon en España reconoce que esta es la mayor crisis a la que se ha tenido que enfrentar en la empresa: de las protestas de sus sindicatos a la prohibición de vender productos no esenciales

En una pantalla de acceso a la herramienta, según Vice, Amazon describe el contenido como "clasificado", añadiendo: "NO COMPARTIR sin la debida autenticación. La mayoría de las capturas de pantalla de los mensajes/comentarios dentro del sitio son de grupos cerrados de Facebook. Tendrá un efecto perjudicial si cae dentro del alcance de cualquiera de nuestros socios de reparto. NO COMPARTIR sin la debida autentificación".

Spencer Platt/Getty Images

Los repartidores de Amazon y los trabajadores de los almacenes se han vuelto más abiertos en los últimos meses acerca de los bajos salarios, la falta de beneficios y la presión para trabajar en lo que ellos dicen que son condiciones inseguras. Han liderado huelgas en Nueva York, California, Minnesota, Illinois, España e Italia.

Más recientemente, cuando el CEO Jeff Bezos —la persona más rica del mundo— vio su fortuna elevarse por encima de los 200.000 millones de dólares, los trabajadores se manifestaron ante su casa para exigir un mejor salario y beneficios.

Pero al mismo tiempo que los trabajadores se han unido más para hablar sobre cómo son tratados por Amazon, la empresa ha respondido volviéndose cada vez más hostil a sus esfuerzos por organizarse.

Amazon ha despedido al menos a cinco trabajadores que se han manifestado públicamente en contra de la empresa, lo que ha dado lugar a una serie de investigaciones de los reguladores sobre si los actos fueron ilegalmente represivos. Business Insider informó en abril de que la empresa Whole Foods, propiedad de Amazon, ha estado utilizando un mapa de calor para rastrear los posibles esfuerzos de sindicalización.

Ayer, Amazon publicó y luego borró rápidamente una oferta de empleo que buscaba un "analista de inteligencia" que se encargaría de monitorear "las amenazas de organización sindical contra la empresa", así como de reunir material para las acciones legales de Amazon contra los grupos laborales que protestan contra la empresa.

LEER TAMBIÉN: Amazon permite a los grupos y artistas musicales incluir sus retransmisiones en Twitch dentro de Amazon Music

LEER TAMBIÉN: Amazon recibe autorización en Estados Unidos para utilizar una flota de drones como servicio de entrega

LEER TAMBIÉN: El gigante estadounidense Walmart planta cara a Amazon con el lanzamiento de un servicio de suscripción

VER AHORA: X Smart Business Meeting: expertos del sector analizan los retos y el futuro de la educación y la formación en España

    Más:

  1. Amazon
  2. Ciberseguridad
  3. Privacidad