Pasar al contenido principal

Los analistas dudan sobre si incorporar acciones de Iberdrola a la cartera tras el rally acumulado en el último año

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, en el Foro de Davos.
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, en el Foro de Davos. Iberdrola
  • Iberdrola cuenta con un catalizador que sería la evolución de la libra, que ha repuntado un 1,2% frente al euro, y la revalorización del dólar, con una suma del 7,6%
  • La mayoría de firmas de análisis, como es el caso de Deutsche Bank o Independent Research, consideran que esas previsiones ya las tiene descontadas en el precio de sus títulos en los mercados. 
  • El principal factor por el que la compañía no aglutina gran cantidad de recomendaciones de compra es porque lleva una subida del 30% en el último año en bolsa.

Iberdrola suele ser una de las compañías que primero presenta sus cuentas dentro del mercado español. El sector eléctrico siempre recibe bastante atención por parte de los inversores. Más aún cuando nos encontramos en un clima de poca certidumbre, con muchos nubarrones en el horizonte, porque suele actuar como valor refugio por parte de los ahorradores. 

¿Esto es algo que puede aguantar en las próximas fechas? Para el consenso de mercado las acciones de la compañía ya han corrido mucho, aunque los principales números de su balance podrían mantener la senda del crecimiento que han mostrado hasta ahora. 

Los expertos de Renta 4 esperan que el ebitda avance un 3,8%, situándose en 2.411 millones de euros. Además, la menor hidraulicidad del periodo y la menor producción renovable en España, así como la menor producción en Reino Unido tras la venta de sus ciclos combinados, señalan, serían “compensadas por la mayor capacidad renovable internacional y la mayor producción”.

Estos analistas también ven como punto positivo el buen comportamiento de las redes “en Estados Unidos y Brasil, y los mayores precios en España”.

Otro viento favorable para la eléctrica española sería la evolución de la libra, que ha repuntado un 1,2% frente al euro, y del dólar, con una suma del 7,6%. Esto resulta bastante importante, teniendo en cuenta la exposición a Reino Unido y Estados Unidos por parte del grupo eléctrico cotizado dentro del Ibex 35.

A ello habría que añadirle, que la suspensión del impuesto a la generación favorece a Iberdrola. Precisamente como consecuencia de ese aumento de los precios de la energía, el Gobierno decidió el pasado mes de octubre suprimir temporalmente el impuesto que grava con un 7% la generación de energía. Algo que se realizó con el objetivo de detener el avance de los precios en el mercado mayorista.

La tasa volvió a aplicarse desde el pasado 1 de abril, pero la ausencia del gravamen en los tres primeros meses del año "podría llegar a tener un impacto positivo" en las cuentas de la eléctrica española de unos 60 millones de euros”, según cálculos de los expertos de Citigroup.

Leer más: 5 acciones de la bolsa española que caen este año más de un 10% y los motivos

Recompra continuada de acciones propias

Por otra parte, Iberdrola comprará acciones propias hasta un 2,07% del capital social. La empresa puso en marcha un programa de adquisición de acciones propias con el que aspira a recomprar hasta un máximo de 135,029 millones de títulos, representativos de un total del 2,07% del capital social.

El programa estará vigente hasta el próximo 14 de junio, pero la compañía no descarta finalizar antes las compras si alcanza los objetivos marcados.

Expectativas bursátiles

Con todo este esquema la incógnita que falta por despejar es por qué los expertos no ven potencial mucho más allá, pese a que las cuentas parece que van a ser mejores que las presentadas en el mismo periodo del año anterior. En esta línea, la mayoría de firmas de análisis como es el caso de Deutsche Bank o Independent Research, consideran que esas previsiones ya las tiene descontadas en el precio de sus títulos en los mercados. 

Por su parte, Morgan Stanley cree que puede tener potencial de en torno al 8% sobre los niveles en los que cotiza en la actualidad; mientras que CFRA Research o UBS, piensan que ya habría excedido su precio objetivo. 

Renta 4 es la entidad que ve con más optimismo el futuro en bolsa de la eléctrica al recomendar sobreponderar sus acciones y fijar un precio objetivo de 7,82 euros por acción.