Pasar al contenido principal

La Antártida se derrite más deprisa de lo que pensábamos (y no estamos listos para lo que está por llegar)

Grietas en la Antártida
Grietas en la Antártida Ian Joughin, University of Washington
  • Las tasas de derretimiento de hielo en la Antártida se triplicaron entre 2012 y 2017, según un estudio publicado en la revista Nature.
  • El mayor aumento se dio en la Antártida occidental, donde glaciares y capas de hielo son vulnerables a temperaturas oceánicas más cálidas.
  • Los expertos consideran que, si no controlamos rápidamente el cambio climático, las capas de hielo de la Antártida Occidental podrían colapsar. Esto provocaría un rápido aumento del nivel del mar en todo el mundo.

En el futuro, los mares subirán más de lo que lo hacen hoy. La pregunta es si esto sucede rápida o lentamente.

Hay suficiente hielo en la cima de la Antártida para elevar los mares alrededor del mundo en casi 60 metros. Aunque se necesita tiempo para que ocurran cambios importantes, la Antártida se está derritiendo más rápido de lo que pensábamos según un reciente estudio publicado en la revista Nature.

Entre 1992 y 2017, la Antártida perdió más de 3,3 billones de toneladas de hielo, lo que provocó que el nivel del mar en todo el mundo subiera un promedio de 8 milímetros. Cerca del 40% de esa pérdida ocurrió entre 2012 y 2017, según el nuevo estudio. Entre 1992 y 2012, el continente perdió alrededor de 84.000 millones de toneladas de hielo al año; en los cinco años siguientes, más de 240.000 millones de toneladas al año.

Si la aceleración del derretimiento del hielo continúa, podría llegar a producirse en cascada, lo que provocaría un derretimiento desbocado y un rápido aumento del nivel del mar.

Los mayores cambios se han producido en la Antártida occidental, donde los glaciares que retienen las capas de hielo reposan sobre aguas oceánicas que se calientan rápidamente, lo que hace que se derritan más deprisa.

El profesor de ciencias climáticas Chis Rapley, del University College de Londres, ha descrito a la Antártida como un "gigante dormido".

"Este documento sugiere que está estirando sus extremidades", aseguró al Centro de Medios Científicos del Reino Unido.

Un campo de dos hombres del British Antarctic Survey junto al Obelisco en Alexander Island, Península Antártica
Un campo de dos hombres del British Antarctic Survey junto al Obelisco en Alexander Island, Península Antártica Hamish Pritchard, BAS

Hielo derritiéndose, mares en ascenso

Para el nuevo estudio, científicos de 44 organizaciones internacionales combinaron datos de 24 estudios satelitales diferentes.

"Gracias a los satélites de nuestras agencias espaciales, ahora podemos rastrear mejor las pérdidas de hielo y la contribución global al nivel del mar", afirma Andrew Shepherd, de la Universidad de Leeds, que dirigió el estudio junto con Erik Ivins del Laboratorio de LJP de la NASA. "El continente está causando que el nivel del mar suba más rápido hoy que en cualquier otro momento en los últimos 25 años".

Esta investigación actualiza nuestra comprensión del estado actual del hielo antártico, según investigadores que no participaron en el estudio.

8 milímetros pueden no sonar extremos. Pero los rápidos cambios asociados deberían ser suficientes para reflexionar sobre ello.

En el siglo XX, el nivel del mar en todo el mundo subió unos 15 centímetros de promedio, dijo Michael Oppenheimer, profesor de geociencias de Princeton, durante una reciente conferencia de prensa sobre el aumento del nivel del mar. Suficiente para estrechar una playa de la Costa Este unos 15 metros.

Desde mediados de los 90, lugares como Miami han visto un aumento adicional de cinco pulgadas del nivel del mar. Los mares suben más rápido en algunos lugares que en otros debido a las corrientes oceánicas y a los efectos de la gravedad.

La pérdida de hielo en un lado del mundo tiende a provocar que los mares suban por el otro debido a la gravedad. A medida que se pierde masa de la capa de hielo antártica, la gravedad en esa región disminuye. Así, los lugares más alejados de esa capa de hielo tienden a ver mayor aumento del nivel del mar.

Actualmente hay tres factores que contribuyen al aumento del nivel del mar en el mundo, según Oppenheimer. Uno: a medida que el mundo se calienta como resultado de la quema de combustibles fósiles, los océanos absorben la mayor parte del calor. El agua más caliente se expande, lo que ocupa más espacio. Dos: los glaciares se derriten y añaden más agua al sistema. Tres: las capas de hielo en la Antártida y Groenlandia aún están protegidas por los glaciares.


Cuando los glaciares que sostienen esas capas de hielo colapsen, las capas de hielo se convertirán en la principal causa del aumento del nivel del mar. Y una de las capas de hielo más vulnerables es la de la Antártida Occidental, donde la tasa de derretimiento ha aumentado más rápidamente.

 

El tiempo se acaba

En un artículo publicado junto a la nueva investigación, un equipo de investigadores describió dos posibles escenarios para el futuro cercano.

Dentro de poco habremos tomado medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y el cambio climático.

Si reducimos drásticamente las emisiones y evitamos que la temperatura global suba más de dos grados para finales de siglo, es mucho más probable que evitemos el rápido colapso de la capa de hielo, según los autores.

Ya hemos permitido cierta cantidad de elevación del nivel del mar en el sistema del planeta. Las temperaturas globales están cerca de lo que eran hace unos 125.000 años, cuando los mares eran de 20 a 30 pies más altos de lo que son ahora, según Andrea Dutton, geóloga de la Universidad de Florida que habló en la misma sesión informativa sobre el aumento del nivel del mar. Eso significa que el planeta verá por lo menos esa cantidad de elevación del nivel del mar con el tiempo, aunque con suerte tardaremos cientos o miles de años en llegar allí.

En caso de no reducir las emisiones, el escenario es mucho más preocupante. En ese caso, los autores del artículo en Nature argumentan que, para 2070, podríamos empezar a ver la rápida pérdida de las capas de hielo.

Si los glaciares que retienen las capas de hielo en Groenlandia y la Antártida colapsaran, cantidades masivas de hielo podrían verterse en los océanos del mundo, lo que llevaría a un rápido aumento del nivel del mar. Esto se conoce como "pulso".

Si tal escenario ocurriera, las predicciones actuales de aumento del nivel del mar para ciudades vulnerables como Miami serían demasiado bajas. En el caso de un pulso, algunos expertos piensan que las ciudades costeras podrían ver más de 3 metros de elevación del nivel del mar para el año 2100.

"Si no estamos alerta a los peligros que plantea el cambio climático, esto debería ser una enorme llamada de atención", dijo Martin Siegert, codirector del Instituto Grantham del Imperial College London, al Science Media Center.

Te puede interesar