Pasar al contenido principal

13 pequeñas acciones para luchar contra el cambio climático

Cambio climático
Pixabay

Pese a que los gobiernos y las empresas juegan un importante papel en la lucha contra el cambio climático -ya que son quiénes disponen las medidas, sanciones o adhesiones a acuerdos como el Pacto de París-, en los cambios de modelo productivo y en el impulso de un mix energético renovable, todos tenemos nuestra porción de responsabilidad para combatir el que ya es el problema más grande al que nos enfrentamos en este siglo XXI.  

A fin de reducir la huella ecológica y causar impacto combatiendo el cambio climático y el calentamiento global -cuyas consecuencias son nefastas: incendios, sequías, inundaciones. acidificación del mar, subida del nivel de aguas, aumento de las temperaturas, extinción masiva de especies animales y vegetales, proliferación de enfermedades, refugiados climáticos o aumento de la incidencia y de la dimensión de catástrofes como los huracanes y las tormentas tropicales– existen numerosas acciones y medidas que puedes llevar a cabo en tu vida diaria.¡Toma buena nota de ellas!

13 cosas que puedes hacer en tu día a día para luchar contra el cambio climático

  • Di adiós al coche y hola a tus pies: Cuanto menos utilices el coche, mejor. Apuesta por acudir andando o en bicicleta a tu puesto de trabajo y si necesitas el coche, es mejor decantarte por uno de tipo híbrido o eléctrico, así como compartir trayecto para reducir emisiones, poniendo en práctica el carsharing. El transporte urbano también es muy aconsejable.
  • Recicla: Poco hay que decir en este apartado, ya que reciclar y arrojar los diferentes tipos de residuos a su contenedor debería ser asignatura obligatoria en todos los hogares, a fin contribuir al ahorro de materia prima, recursos naturales, energéticos y económicos. Así disminuirás la emisión de gases invernadero que emite la fabricación del plástico.
  • Practica las tres R’s: Reducir, Reutilizar, Reciclar. Además de reciclar es importante no tener un estilo de vida consumista, reutilizar todos los objetos que puedas, romper con la obsolescencia programada y apostar por darle una segunda vida útil a otros objetos. Una alternativa es adquirir productos de segunda mano.
  • Uso eficiente del agua: Estar una hora bajo la ducha, poner una lavadora con dos prendas, abusar del lavavajillas o lavarte los dientes dejando que el agua corra sin fin es todo un desperdicio para un recurso tan limitado en el planeta como el agua potable, y más en tiempos de sequía.
  • No abuses de la calefacción ni del aire acondicionado: Revisa la potencia eléctrica, procura que tu hogar esté aislado y no pongas la calefacción todo el día. En el futuro, si puedes apostar por el autobastecimiento energético para tu hogar, mucho mejor.
  • Invierte en electrodomésticos que ahorren energía: Compra modelos con etiquetado energético de clase A y adecuados por tamaño y prestaciones a tus necesidades. Además, utiliza el lavavajillas o la lavadora solo cuando estén llenos, garantiza la limpieza y el mantenimiento adecuados para su rendimiento óptimo y si puedes, opta por la nevera más pequeña posible, ya que el frigorífico representa entre el 10 y el 15% de toda la energía consumida en el hogar, según informan desde Gas Natural Fenosa. 
Reciclaje, cambio climático
Pixabay
  • No abuses de la calefacción ni del aire acondicionado: Recuerda que a calefacción y el aire acondicionado representan casi la mitad del uso de energía en el hogar. Por tanto, revisa la potencia eléctrica, procura que tu hogar esté aislado -por ejemplo, invirtiendo en unas ventanas que te aíslen de corrientes- y no pongas la calefacción todo el día. En el futuro, si puedes apostar por el autobastecimiento energético para tu hogar, mucho mejor. Para ello, puedes consultar las diferentes ayudas y alternativas -que en nuestro país, dicho sea de paso, no son demasiadas debido al freno gubernamental de las renovables-.
  • Invierte en electrodomésticos que ahorren energía: Compra modelos con etiquetado energético de clase A y adecuados por tamaño y prestaciones a tus necesidades. Además, utiliza el lavavajillas o la lavadora solo cuando estén llenos, garantiza la limpieza y el mantenimiento adecuados para su rendimiento óptimo y si puedes, opta por la nevera más pequeña posible, ya que el frigorífico representa entre el 10 y el 15% de toda la energía consumida en el hogar, según informan desde Gas Natural Fenosa. 
  • Cambia tus bombillas: Cambiar tu iluminación por bombillas LED te garantiza una mejor eficiencia energética en tu hogar, ya que consumen un 80% menos de energía que las incandescentes, duran hasta 12 veces más y ahorran la emisión anual de 20 kg de CO2 a la atmósfera según Greenpeace. Además, recuerda apagar el ordenador al finalizar el día.
  • Rechaza los envases de usar y tirar: Los envases desechables -por ejemplo, aquellos que se emplean en el café para llevar- contribuyen en gran medida al cambio climático por su composición de plástico, un material no biodegradable y que debes, en la medida de lo posible, evitar. No en vano, Francia destacaba en 2016 como el primer país en prohibir los vasos, platos y cubiertos de plástico.
  • Dieta vegetariana: el cambio de una dieta omnívora a vegetariana podría reducir la huella de carbono de una persona en aproximadamente un 30% y se evitaría la emisión de 0,8 toneladas de gases de efecto invernadero (tCO2) por persona y año. 
  • …o al menos, elimina o reduce la carne roja: La producción de carne roja genera toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero -como el CO2 y el metano- y ocupa grandes porciones de tierra, ocasionando graves desperfectos para el medio ambiente. Es más, se gastan entre 500 y 3.000 litros de agua para la producción de un solo kilo de carne. El planeta te agradecerá que abandones su consumo.
  • Comercio local y de proximidad: Es importante apostar por los productos locales y de temporada, realizando las compras en comercios locales y de proximidad. Es fundamental consultar la distancia que ha recorrido la comida y el transporte involucrado, así como los recursos hídricos gastados o la relación entre el clima y la producción de la zona. En este artículo te explicamos la diferencia entre alimentos ecológicos, biológicos, orgánicos y sostenibles, términos que usualmente se confunden.
  • Pequeñas accionesUtiliza buscadores como Ecosia, participa en alguna iniciativa local de tu zona para fomentar el reciclaje, luchar contra la deforestación, proponer iniciativas saludables, plantar árboles o realizar campañas pro-reciclaje. Evita todo aquello que provoque riesgos de incendio, compra madera con certificación o sello de origen sostenible y firma en campañas para exigir a los políticos un mayor compromiso ambiental y un cambio de modelo energético y productivo. 

[Fuentes | Forbes/Thought.co/NRDC]

Te puede interesar