Pasar al contenido principal

Así es cómo Theresa May espera salvar el acuerdo del Brexit en la Unión Europa

El jefe negociador de la UE para el Brexit, junto a Theresa May. [RE]
El jefe negociador de la UE para el Brexit, junto a Theresa May. Jack Taylor/Getty Images
  • Theresa May se reúne con el Consejo Europeo tras sortear la moción de censura del parlamento británico.
  • La primera ministra llega a Bruselas buscando unos cambios en el acuerdo del Brexit que la UE no parece dispuesta a conceder.
  • Conservadores y diputados del Partido Unionista quieren básicamente que se elimine la cláusula de salvaguarda que establece una unión aduanera con la UE hasta que se llegue a un acuerdo comercial. 
  • La UE explica que esta parte del acuerdo no puede ser renegociada.
  • May pospuso el voto parlamentario sobre su acuerdo para el Brexit esta semana por el temor de Downing Street a una contundente derrota.

Theresa May ha viajado a Bruselas este jueves por la mañana tras sortear el intento de diputados conservadores de relevarla como su líder y primera ministra, antes de la votación prevista para su acuerdo del Brexit.

La primera ministra persigue un respaldo público, o incluso algunas modificaciones en el acuerdo, mientras lidia en el parlamento británico para lograr apoyos suficientes de los diputados de cara a la votación.

Este lunes, se vio obligada a posponer la votación planeada sobre el acuerdo ha alcanzado con la UE, después de que más de 100 diputados conservadores y el Partido Unionista Democrático, que apoya su Gobierno en minoría, se comprometiesen a votar en contra.

May se reunirá con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el jefe de Gobierno de Irlanda, Leo Varadkar, antes de la cena de esta noche con los líderes de la UE.

¿Qué esperanzas tiene May de asegurar suficientes concesiones de la UE para salvar el acuerdo del Brexit y el futuro de su Gobierno?

¿Cuál es el problema?

Asi es cómo Theresa May espera salvar el acuerdo del Brexit [RE]
YouTube

Más de 100 diputados conservadores y cada uno de los miembros de Partido Unionista han anunciado que rechazarán el acuerdo. Esto se debe principalmente a que se ha incluido una cláusula de salvaguarda, denominada en inglés backstop, que establece la posibilidad de que se extienda una unión aduanera entre la UE y Reino Unido hasta que Bruselas y Londres no pacten un futuro acuerdo comercial. 

Esta condición está diseñada para evitar que haya una frontera dura en la isla de Irlanda, independientemente de lo que ocurra tras el Brexit.  

El acuerdo de salida establece que si cuando finalice el período de transición post-Brexit, que está previsto que dure 21 meses, no se ha acordad un nuevo pacto comercial entre Reino Unido y la UE que incluya suficiente protección para la isla de Irlanda, la cláusula de salvaguarda se activará para evitar una frontera dentro de la isla de Irlanda. 

En este escenario, Reino Unido al completo se quedaría dentro de la Unión Aduanera de la UE y, consecuentemente, tendría que cumplir los requisitos establecidos en el marco del acuerdo comercial con la UE y su regulación, mientras que Irlanda del Norte permanecería en parte en el mercado único. 

Los diputados conservadores se oponen porque no hay una fecha fijada para la finalización de esta unión aduanera temporal y Reino Unido no puede tomar la decisión unilateral de abandonarla. En teoría, se podría quedar atrapado indefinidamente en esta situación de fuera de la UE, pero dentro de la Unión Aduanera. 

El Partido Unionista también se opone porque crearía nuevos controles fronterizos entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte. Eso, en su opinión, representaría una rebaja inaceptable de la posición de Irlanda del Norte dentro de Reino Unido.

Decenas de diputados conservadores y todos los miembros del Partido Unionista está preparado para votar en contra del acuerdo, a menos que esta cuestión sea resuelta.

E, incluso si May consigue de alguna manera arreglárselas para conseguir un acuerdo en el parlamento británico en esos términos, el Partido Unionista ha prometido que retirará su apoyo al Gobierno, traducido en otra moción de censura y unas posibles nuevas elecciones.

¿Hay una solución?

Arlene Foster, líder del Partido Unionista [RE]
Arlene Foster, líder del Partido Unionista. Clodagh Kilcoyne/Reuters

May comentaba a los diputados hostiles este miércoles que buscaría "soluciones en el marco legal" a la controvertida solución de la unión aduanera cuando se reúna con los líderes europeos en Bruselas; ¿pero qué significa esto?

Es un lenguaje enrevesado, pero lo que significa es que May pedirá a la UE un anexo en el acuerdo del Brexit que incluya claramente y por escrito garantías de que intentará por todos los medios evitar la unión aduanera y que, si se produce, será solo temporal.

Si bien la UE ha comentado que está abierta a proporcionar ciertas garantías, también está claro que la esencia del marco legal del acuerdo de salida no puede ser renegociado. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y los líderes del Parlamento Europeo han dejado este punto claro en repetidas ocasiones.

Aparentemente, esto significa que lo máximo a lo que aspira May de la UE es un anexo en el que se refleje su compromiso para encontrar acuerdos alternativos a la unión aduanera.

Una fuente de Gobierno británico explicaba esta semana a Business Insider EEUU, que trabaja en lo que podría ser el anexo, que este se inició secretamente en Westminster hace semanas, en previsión de una reacción violenta de los parlamentarios pro-Brexit.

Adam Fleming, de la BBC, informa de que el anexo podría comprometer a la UE a negociar un acuerdo de libre comercio con el Reino Unido tan pronto como sea posible para evitar que la unión aduanera se establezca durante años después del día del Brexit. Esto podría incluir una fecha explícita en la que la UE intentaría negociar un nuevo acuerdo comercial con el Reino Unido, según otras informaciones.

¿Funcionará?

Theresa May, en Westminster [RE]
Getty

Teniendo en cuenta la posición actual de la UE, esos cambios no parece que vayan a producirse. 

Una declaración de intenciones que acompañe al acuerdo del Brexit podría convencer a un puñado de diputados conservadores, pero el núcleo de partidarios del Brexit que ha intentado echar a May esta semana son difíciles de convencer. Y, sin el apoyo de otros partidos, May solo necesita una pequeña rebelión de miembros conservadores de su partido para perder su mayoría en el Parlamento.

Liam Fox, ministro de Comercio Exterior, explicaba esta semana que incluso los ministros de su gabinete podrían no apoyar el acuerdo revisado si no incluye cambios legales, más allá de compromisos

En realidad, a menos que la posición de la UE cambien dramáticamente, lo que May previsiblemente traerá a Westminster desde Bruselas no parece que pueda satisfacer las demandas de sus críticos, y una derrota parlamentaria para su acuerdo es lo que le espera.

Te puede interesar

Lo más popular