Pasar al contenido principal

Así puede cambiar el Supremo el terreno de juego para los taxis, Uber y Cabify

Un usuario utiliza la app de Uber.
PEXELS

La batalla entre taxistas y plataformas de transportes da un paso más al llegar al Tribunal Supremo. La CNMC llevó hace dos años a los tribunales parte del texto del Real Decreto de Ordenación del Transporte Terrestre (conocido por sus siglas como ROTT). El organismo consideraba que algunos de los puntos que establecía esta norma podían crear "restricciones injustificadas a la competencia que perjudican a los consumidores, las empresa, los autónomos y al propio sector público".

La CNMC llevó ante la Audiencia Nacional algunos apartados del ROTT que considera que restringía la libre competencia del transporte. Este texto no hace alusión a ninguna empresa de transporte o plataforma concreta pero sienta las bases de las licencias que tanto Uber como Cabify necesitan para operar de acuerdo a la legislación española.

La Audienca instó al organismo a que llevara esta demanda al Tribunal Supremo. La CNMC así lo hizo y este caso ha seguido su cauce hasta el momento actual.  A este recurso se unieron también algunas plataformas de transporte y la patronal Unauto. Este martes 17 de abril se celebra una vista que puede ser el comienzo de un cambio en el terreno de juego. Se trata de una vista publica de los recursos presentados con los letrados de las partes personadas en este caso. 

¿Qué puede cambiar la decisión del tribunal? 

Concretamente, el punto más controvertido es en el que se establece la proporción del 1/30. Esta estipula que solo puede haber una licencia de VTC (las que utilizan los conductores de las plataformas como Uber y Cabify en España) por cada 30 taxis. El regulador considera que este punto es uno de los que va contra la libre competencia del sector del transporte.

Sin embargo, que se cumpla esta proporción ha sido una de las peticiones recurrentes de los taxistas en las numerosas manifestaciones de los últimos meses. Aunque, es un equilibrio que ya está roto en algunas ciudades como Madrid donde las licencias VTC actuales ya superan la cifra. 

Se da la circunstancia además de que el número de licencias VTC aumentará en los próximos meses. El vacío regulatorio creado tras la aprobación de la ley Omnibus de 2009, que liberalizaba este y otros sectores, hizo que muchos solicitantes de licencias VTC decidieran acudir a los tribunales para conseguir su permiso. Así que hasta que la normativa estableció el límite, la justicia está concediendo aquellos permisos que se habían negado por la vía administrativa. 

La CNMC además se opone al punto que establece el reglamento que para poder operar dentro de las VTC es necesario tener una flota de siete coches (aunque se establece un regimen transitorio para quienes actualmente tienen solo uno puedan seguir operando). Además, también van contra el artículo que delimita la actividad de las VTC a la comunidad autónoma donde se haya concedido la licencia. 

En el caso de que el alto tribunal fallara a favor de las peticiones de la CNMC podría abrir la puerta a un mayor número de licencias de este tipo, lo que podría llevar a un incremento de la actividad de las plataformas de transporte como Uber y Cabify. 

Te puede interesar

Lo más popular